Sur de la Florida

Hombre acusado de intentar matar a 10 policías con potente fusil padece de esquizofrenia, dijo el padre

MIAMI HERALD

El hombre acusado de intentar matar a 10 agentes de la policía del Condado Miami-Dade durante una balacera en su casa de Kendall tiene esquizofrenia, y nunca debió tener acceso al fusil de alta potencia que, según la policía, usó durante en intercambio de fuego entre él y las autoridades.

Nadie murió en la confrontación del martes por la noche en la usualmente tranquila calle de Kendall al oeste del Dadeland Mall. Sin embargo, tres agentes sufrieron heridas menores al ser alcanzados por metrallas y escombros cuando buscaban protegerse, dijo la policía. El tiroteo terminó cuando Aramis Khosravi, de 32 años, bajó el arma y se rindió. Ahora, Khosravi está acusado de 10 cargos de intento de homicidio contra un agente de la ley.

aramis.jfif
Aramis Khosravi.

De pie ante a un grupo de reporteros y fotógrafos apostados frente a su casa en el 8001 SW 89th Terrace, el padre de Khosravi, Shawn Khosravi, dijo que la familia ha hecho todo lo posible dentro de sus posibilidades —entre otras gestiones, notificar al estado de la enfermedad de Khosravi y asumir su custodia— para tratar de evitar que pudiese comprar un arma.

El padre le pidió disculpas a los vecinos y le agradeció a la policía de Miami-Dade por actuar de forma profesional, y no matar a su hijo en la refriega.

Después, el padre le pidió al presidente Donald Trump y al gobernador de la Florida Ron DeSantis “que por favor le presten una mayor atención a la crisis de armas y enfermedad mental que se vive en el país”.

Aunque después de la declaración que leyó, el padre respondió algunas preguntas, no entró en detalles sobre a qué agencia estatal se le advirtió de la enfermedad de su hijo y sobre su aparente gusto por las armas. Khosravi dijo que nunca vio a su hijo con el fusil que usó el martes y que no sabía cómo lo había obtenido.

“Antes ha tenido armas. Por eso, decidimos tomar la acción de informarlo”, dijo Khosravi.

La decisión del padre de hablar públicamente acerca de su hijo tiene lugar en un momento particularmente delicado después que una serie de recientes masacres han llevado a los legisladores a debatir si se debe o no realizar una verificación de antecedentes a las personas que compran armas, sobre todo para detectar a las que están mentalmente enfermas.

Juan Pérez, director de la policía del Condado Miami-Dade, dijo que los detectives de la agencia están buscando para ver si Aramis Khosravi aparece en un banco de datos estatal para capacidad mental que podría haberle advertido a un vendedor potencial de la enfermedad que padece. Pérez dijo que los detectives también están tratando de saber dónde Khosravi consiguió el fusil automático, que es similar a un AK-47. Pérez dijo que el padre de Khosravi llegó a la casa cuando la situación todavía estaba candente, y le dijo a los agentes que rodeaban la casa que su hijo estaba enfermo.

La policía de Miami-Dade llegó a la casa Khosravi a las 9:30 p.m. del martes después que el número de emergencia 911 recibiera un sinfín de llamadas sobre disparos hechos en la apacible cuadra. Una vez allí, los patrulleros se percataron de que había dos autos estacionados en la cochera, y que alguien dentro de la casa apagaba y encendía las luces constantemente. Cuando los patrulleros le dieron la vuelta a la casa, encontraron casquillos de bala de un fusil de alta potencia, y luego entraron en la casa.

Casi de inmediato, Aramis Khosravi comenzó a dispararles. A la vez que devolvían el fuego, los patrulleros se retiraron para ponerse a salvo. Al cabo de un tiempo, Khosravi entregó el arma y se rindió. Fue llevado a la cárcel y se le fijó una fianza de ‘$100,000.

Todavía se desconoce por qué ni a qué Khosravi le disparaba antes de que la policía llegara.

El jueves, el único recuerdo que quedaba de la balacera del martes en la 89 Terrace eran tres agujeros de bala en la ventana del frente de la casa de la familia Khosravi. Por lo demás, la calle había vuelto a su tranquilidad de siempre.

“Mi hijo no es una persona violenta”, dijo Khosravi ante los periodistas. “Es muy inteligente y está graduado de la universidad. Esta enfermedad mental y el fácil acceso a las armas es una crisis nueva”.

  Comentarios