Sur de la Florida

Dirigente del exilio cubano al que EEUU negó la residencia pedirá asilo político

El dirigente del exilio cubano en Miami Ramón Saúl Sánchez anunció este viernes a Efe que va a solicitar asilo político en EEUU, dado que las autoridades de inmigración rechazaron reconsiderar la negativa a darle la residencia legal después de 52 años viviendo en este país.

“Se trata de llegar ante un juez para que decida si otorga o no el asilo”, señaló por teléfono sobre los próximos pasos que va dar para evitar ser deportado, una vez que ha agotado todas las posibilidades de lograr la residencia.

Según Sánchez, líder de Movimiento Democracia, su abogado ya está haciendo los trámites para presentar la solicitud de asilo.

El opositor cubano, llegado a Estados Unidos en 1967, agradeció el “increíble” apoyo que ha recibido después de que este jueves el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) le comunicase que se reafirma en su negativa de no otorgarle el permiso de residencia.

Destacó que esas muestras de solidaridad contrastan con la afirmación de que él es “un problema para su comunidad” contenida en la carta en la que USCIS le comunicó en julio pasado que no le daría el permiso solicitado, decisión que él apeló inmediatamente aunque sin éxito.

Al preguntarle a qué cree que se deba esa postura inamovible de las autoridades, la achacó a “movimientos políticos entre bastidores” y rehuyó el dar detalles.

Sobre si mantiene las esperanzas, señaló que sus abogados son “optimistas” y él más bien “realista”, por lo que sigue temiendo ser deportado a Cuba.

Todavía no ha recibido la comunicación de USCIS diciéndole que se ha quedado sin estatus legal.

Sánchez consideró “importante” que el senador republicano de origen cubano Marco Rubio esté “involucrado” en buscar una solución a su caso y que sus abogados vayan a plantear su situación a la Gobernación de Florida.

Agradeció el apoyo que le han manifestado distintas instituciones de Miami, otros dirigentes del exilio cubano y la comunidad.

“Amigos, les informo con tristeza que el departamento de inmigración me acaba de denegar el recurso de apelación para la reconsideración de la negativa de mi aplicación de residencia”, señaló Sánchez, de 64 años, en un mensaje colgado en Facebook.

El Movimiento Democracia, organización que lidera Sánchez, se ha destacado por el envío de barcos hasta cerca de las costas de Cuba, las llamadas “flotillas de la libertad”, y estaba preparando una, que ha suspendido debido a la comunicación de USCIS.

El exiliado, llegado a EE.UU. en 1967, inició el proceso para obtener un permiso de residencia en 2002. En 2016 hizo una nueva solicitud, que le fue denegada en primera instancia y ahora en apelación.

Sánchez dijo a Efe hace unos meses que adoptó una “lucha cívica no violenta” tras haber pasado cuatro años y medio en prisión en EE.UU. durante la década de los años 80 por negarse a declarar ante un gran jurado en un caso relacionado con la organización armada Omega 7, a la que él no pertenece tal como lo determinaron las autoridades estadounidenses.

No obstante, aquel caso a la larga le valió la revocación del permiso (“parole”) con el que se mantenía en Estados Unidos.

Sánchez nunca pidió la ciudadanía estadounidense por considerarlo una “traición” a la causa cubana.

En una conferencia de prensa ofrecida en Miami esta semana, el senador estatal floridano de origen cubano José Javier Rodríguez y Frank Mora, exsubsecretario adjunto de Defensa durante el Gobierno de Barack Obama, criticaron el trato de las autoridades de EEUU a Sánchez.

Lo hicieron al criticar al Gobierno de Donald Trump por las deportaciones de cubanos y solicitar a congresistas republicanos, entre ellos a Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, a interceder por ellos ante el presidente.

Rodríguez se mostró sorprendido de que congresistas como Rubio y Díaz-Balart, ambos de origen cubano, no se unan a los demócratas para evitar las deportaciones y la obstaculización del asilo político a los cubanos.

El pasado 16 de julio la Asamblea de la Resistencia Cubana tachó de injusticia que se le niegue la residencia a Ramón Saúl Sánchez, “un hombre honesto, íntegro y decente, que ha defendido los derechos a la libertad del pueblo cubano, en consonancia con los más altos valores y principios democráticos de esta gran nación americana”.

  Comentarios