Sur de la Florida

Misterioso caso de mellizos muertos a tiros da giro inesperado, tras escalofriantes detalles

El misterio del porqué unos hermanos mellizos adolescentes fueron encontrados muertos a tiros en un campo cerca de la casa del sur del Condado Miami-Dade donde los dos vivían, dio otro giro esta semana. Se cree que tal vez estaban envueltos en un asesinato, un crimen que provocó un triángulo amoroso.

Michael y Miking Adams, ambos de 18 años, y estudiantes de último año de la secundaria Miami Southridge, eran considerados “personas de interés” en el homicidio del pasado 8 de septiembre de Keenen Bullard, de 21 años, que trabajaba en un hogar de grupo donde uno de los hermanos también laboraban, le dijeron al Miami Herald varias fuentes policiales .

La policía había interrogado a los mellizos en conexión con la muerte a tiros de Bullard, y el jueves pasado, los detectives entregaron una orden de arresto en la casa de Goulds donde vivían. Ese mismo día más tarde, los jóvenes desaparecieron y se dirigieron a un campo cercano.

Según las fuentes, un hermano le disparó al otro y luego se suicidó, pero no se sabe con certeza si se trató de un homicidio-suicidio, o si los dos hermanos decidieron morir. La Oficina del Médico Forense del Condado Miami-Dade todavía no ha dado a conocer los resultados del caso.

“No querían ir a la cárcel, de modo que se metieron en unas malezas, donde un hermano mató al otro, y después se quitó la vida”, le dijo un amigo de la familia al Miami Herald. “Que descansen en paz las almas de estos tres muchachos”.

Detectives de la policía comenzaron a investigar el caso el pasado 8 de septiembre, cuando Bullard fue hallado muerto dentro de Angel Heart Support Services, localizado en el 11040 SW 172 Terrace.


El departamento de policía describió la casa de una sola familia como una vivienda de asistencia. Por su parte, la Agencia de la Florida para Personas con Incapacidades, dijo que se trata de un hogar de grupo. El lugar está registrado como un “vivienda de servicio”, que ayuda a los ancianos y a las personas con incapacidad a cocinar, limpiar y hacer las compras.

Nadie abrió la puerta del lugar el martes por la mañana, La dueña de la casa, Eartha Mays, que también es propietaria de Angel Heart, no pudo ser localizada.

Bullard se graduó en el 2016 de la secundaria Keys Gate Charter, y asistió a Tallahassee Community College. Poco después, dejó la escuela con la esperanza de entrar en una agencia del orden público, quizás como agente del servicio de patrulla fronteriza.

De acuerdo con un obituario que salió por internet, Bullard era el “director” de la instalación “que cuidaba a personas con diversos tipos de incapacidades”. Su madre, Willicia Mosley, dijo que a Bullard le gustaba su nuevo empleo, y se sentía orgulloso de trabajar con personas con problemas físicos, a quienes alimentaba, bañaba y hacía que se sintieran bien.

“Le gustaba la independencia del trabajo”, dijo Mosley. “Le gustaba sentirse responsable de otras personas”.

Mosley dijo que hace unas tres semanas, Bullard le contó que dos colegas del lugar “pelearon” con él, pero que el conflicto no tuvo mayor importancia. “No pensé que pudiera llegar al punto en que mi hijo perdiera la vida”, dijo. “Todo lo que ha sucedido es una locura”.

Bullard no le dijo a su madre qué provocó la pelea, pero los investigadores creen que Miking Adams y Bullard eran rivales románticos, y discutieron por una mujer que también trabajaba en el sitio, según una fuente policial.

La policía tiene la teoría de que Miking habló con su hermano, y los dos mataron a tiros a Bullard, dijo la fuente policial.

Los investigadores encontraron casquillos de bala de dos armas diferentes en el lugar donde Bullard fue asesinado, lo que sugiere que se usaron dos armas distintas. Además, la policía relacionó el automóvil de la familia con el lugar del crimen, dijo una fuente policial.


La fuente llamó a los hermanos “personas de interés”, si bien no fueron identificados oficialmente como sospechosos. Sin embargo, un portavoz de la policía reconoció que los detectives hablaron con los adolescentes.

“Los hermanos fueron llevados al Buró de Homicidios, donde se les interrogó sobre su participación en la muerte de Bullard”, dijo el detective Alvaro Zabaleta, portavoz de la policía del Condado Miami-Dade.

Los hermanos respondieron las preguntas de los investigadores, pero no admitieron nada, dijo otra fuente. Aunque los hermanos están muertos, los detectives seguirán investigando los archivos telefónicos de los dos, así como pruebas de balística que podría vincularlos con el crimen, dijeron las fuentes.


Amigos y familiares de los mellizos Adams se reunieron el viernes por la tarde en la casa de ambos, en calle 225 del SW, pero no quisieron hablar con la prensa.

Una amiga de la secundaria Southridge que pidió permanecer anónima, dijo que los hermanos asistieron a la escuela Killian el año pasado, donde Miking Adams jugaba football. La joven dijo que lo ocurrido es algo muy duro de aceptar para muchos estudiantes.

“En estos momentos, todo el mundo anda mal por la noticia”, dijo la muchacha. “Es una situación muy dolorosa para todos”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios