Sur de la Florida

Advierten que ya es hora de declarar un estado de emergencia para la Bahía de Biscayne

Atrapada entre la urbanización creciente y la demanda sobre sus aguas, la Bahía de Biscayne lucha por sobrevivir.
Atrapada entre la urbanización creciente y la demanda sobre sus aguas, la Bahía de Biscayne lucha por sobrevivir. pfarrell@miamiherald.com

La Bahía de Biscayne padece una crisis de salud. Está jadeando. Está en un punto de inflexión. Está condenada.

Los ambientalistas han sonado la alarma durante al menos dos décadas, advirtiendo que las plácidas aguas turquesas de la bahía y la rica vida marina pronto sucumbirían a la contaminación por el malfuncionamiento de los tanques sépticos y el escurrimiento de las aguas pluviales, la contaminación con plásticos, la pesca excesiva, el calentamiento del océano y la creciente presión del desarrollo.

Ahora, los amantes de la Bahía de Biscayne, desde los guías de pesca que han visto disminuir las poblaciones de cherna en los últimos años hasta los científicos que miran con incredulidad cómo se esfuman las praderas marinas y los reguladores ambientales que han ordenado estudios para comprender qué está sucediendo exactamente, están de acuerdo en una cosa: ya basta de estudios, investigaciones y propuestas. Es hora de declarar un estado de emergencia para la Bahía de Biscayne.

“Vamos a seguir trabajando duro para asegurarnos de que nuestra bahía sobreviva y prospere”, dijo el alcalde de Miami, Francis Suárez, a una audiencia de científicos, activistas y legisladores que se reunieron el viernes en el campus de Biscayne Bay de la Universidad Internacional de Florida para abordar la difícil situación de la bahía.

La Bahía de Biscayne ha perdido más del 80 por ciento de sus pastos marinos y una enfermedad de los corales que comenzó por Virginia Key en el 2014 ya ha llegado a Cayo Hueso.

IMG_Biscayne_Bay_ecoadve_3_1_LLGHHJVR_L496477270
Biscayne Bay ha perdido más del 80 por ciento de sus praderas marinas. Caitlin Granfield Miami

La declaración de emergencia propuesta fue uno de los resultados de la segunda edición de la Cumbre de Salud Marina de la Bahía de Biscayne, un evento de un día de ciudadanos preocupados por los problemas que afectan a la bahía, funcionarios electos y políticos que pueden hacer algo para remediarlos. Otras ideas incluyeron la creación de una autoridad de la Bahía de Biscayne para centrarse en los esfuerzos de restauración, el establecimiento de objetivos regionales de calidad del agua y objetivos de reducción de la contaminación y el aumento de las tarifas de alcantarillado para ayudar a mejorar la infraestructura de Miami-Dade.

Las recomendaciones sobre infraestructura y obras públicas, políticas gubernamentales, necesidades de investigación y educación y divulgación serán utilizadas por el grupo de trabajo Miami-Dade Biscayne Bay que se creó a principios de este año para abordar el empeoramiento de las condiciones de la bahía. Se espera que el panel presente acciones concretas para enero.

La salud de la Bahía de Biscayne ha generado un nuevo escrutinio en los últimos meses después de que un informe de un gran jurado de Miami-Dade y los estudios de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica dibujaran un sombrío cuadro de la bahía de Miami. Mientras, el Parque Nacional Biscayne está trabajando en un nuevo Plan de Gestión Pesquera, ya que algunas poblaciones de peces están al borde del colapso.

Hace dos años, una extinción masiva de pastos marinos en la cuenca de Tuttle Bay reavivó los llamados a medidas correctivas más estrictas y una aplicación más eficiente de las regulaciones para proteger la bahía. Dan Kipnis, capitán de un barco pesquero y defensor del clima, recuerda cómo el agua en la cuenca protegida del norte entre las calzadas de Julia Tuttle y la calle 79 solía ser inmaculada, lo que hacía del área sea un lugar popular para bucear. “El agua aquí era tan clara que podíamos ver la hierba en el fondo y una gran cantidad de peces”, dijo Kipnis. Pero en solo unos años, las siete especies de pastos marinos que solían cubrir el fondo de la cuenca se marchitaron y murieron, convirtiendo el agua en una sopa turbia y sin vida.

Tuttle Basin 05
Miami Beach resident, Ben Mostkoff. holds up a Mangrove Snapper that he caught and then released, while out examining the waters of the Tuttle Basin on Friday, April 14, 2017. The urban end of Biscayne Bay is sick. Since 2012, more than half the meadow of sea grass has died. Google Earth images from 2012 that show seagrass covering nearly all the bay between the Julia Tuttle and 79th Street causeways is now bare bottom. Emily Michot emichot@miamiherald.com

Los científicos han señalado factores conocidos que han empeorado la calidad del agua en la Bahía de Biscayne: tanques sépticos viejos y con fugas que contaminan la bahía y hacen reproducirse las algas que a su vez reducen la cantidad de luz que llega a los pastos marinos; tormentas y aguas residuales que fluyen de canales sucios con altos niveles de fósforo, lo que dispara la población de algas; dragado y aumento de sedimentos del puerto de Miami y el creciente tráfico de barcos.

También se consideró sospechoso un masivo sistema de bombeo instalado por Miami Beach en el 2017 para hacer frente al aumento del nivel del mar. Ese año, la ciudad comenzó a bombear a la bahía aguas pluviales no tratadas, utilizando un sistema que filtraba grandes escombros y petróleo, pero no trataba el agua en busca de fertilizantes y otros desechos, como excremento de animales.

El escurrimiento de aguas pluviales y los tanques sépticos con salideros han sido un problema durante mucho tiempo, pero en los últimos años más de las 108,000 unidades en Miami-Dade han fallado debido al aumento del nivel del mar. El condado decidió examinar el problema con más detalle el año pasado y encontró que para el año 2040, el 64 por ciento, o más de 67,000 unidades, podrían tener problemas cada año. Esto se debe a que las fosas sépticas necesitan una capa de suelos debajo para realizar el trabajo de filtración final, capturando los sólidos y devolviendo los desechos líquidos al acuífero. En el sur de Florida, no hay tanto suelo entre las casas y el agua debajo de ellas, y a medida que aumenta el nivel del mar, el agua subterránea sube aún más. Está humedeciendo una capa de tierra que se supone que está seca. Las aguas residuales no se filtran eficientemente en suelos saturados.

Otra revelación sobre la salud de la bahía fue un estudio reciente de NOAA que analizó los parámetros de calidad del agua entre 1995 y el 2014. Los investigadores concluyeron que la Bahía de Biscayne puede estar enfrentando un “cambio de régimen”, ya que sus exuberantes pastos marinos están siendo sofocados gradualmente por densas algas alimentadas por el aumento de los niveles de nutrientes en el agua. El estudio analizó la clorofila, una indicación de la presencia de floraciones de algas en la bahía, y fósforo, y concluyó que la bahía puede estar cambiando de un ecosistema dominado por las praderas marinas a uno de algas.

“Tenemos muchos datos sobre lo que está sucediendo en la bahía y estos cambios que hemos observado en este reciente estudio son muy alarmantes”, dijo Chris Kelble, coautor del estudio y oceanógrafo del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico Atlántico de NOAA en Virginia Key.

El mes pasado, un gran jurado convocado por la Fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández-Rundle, emitió un alarmante informe diciendo que el daño a la “joya de la corona de nuestro medio ambiente” pronto podría volverse irreversible. El informe se enfocó en una serie de factores que dañan la bahía, desde la vieja infraestructura de aguas residuales hasta el uso de plásticos desechables y los canales de enfriamiento en la planta nuclear de Turkey Point.

La planta, operada por Florida Power & Light, utiliza un sistema de enfriamiento anticuado que produce una cuña subterránea de agua salada que se está filtrando de la Bahía de Biscayne. Eso amenaza no solo la salud del ecosistema sino también el suministro de agua potable, ya que el acuífero de la Bahía de Biscayne se encuentra justo debajo de la superficie.

Siga a Adriana on Twitter @AdriBras

  Comentarios