Sur de la Florida

Los ecuatorianos de Miami permanecen callados sobre la crisis, pero tienen una preferencia 

Los ecuatorianos en Miami han permanecido relativamente callados sobre las protestas en ese país sudamericano. No han organizado eventos ni concentraciones ni a favor ni en contra de las manifestaciones que ya dejan al menos cinco muertos y cientos de detenidos.

“Estoy de acuerdo con las medidas tomadas por el presidente”, dijo a el Nuevo Herald Rita Alvarado, una ecuatoriana que tiene 20 años viviendo en Miami y se encuentra en Guayaquil de visita. “Lo que está viviendo el país es horrible”, dijo, y añadió que considera que son medidas que debieron tomarse hace tiempo.

Hace unas semanas el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció un paquete de medidas económicas, entre ellas que eliminaría los subsidios al combustible, argumentando que es uno de los pasos que se tomarán para mejorar la economía en el país. Esta decisión causó protestas inmediatas de los transportistas que duraron pocos días, pero cientos de jóvenes e indígenas se han mantenido protestando y presionando al gobierno.

El lunes, Moreno anunció que movería el gobierno a Guayaquil después de que 50 miembros del ejército fueron secuestrados por manifestantes, según reportes.

Alvarado participó en una marcha pacífica en Guayaquil el miércoles convocada por las autoridades municipales. “La gente quiere trabajar, y eso es lo que dejaron claro con esta marcha”, dijo Alvarado. “No al vandalismo, no a la violencia y no al odio”.

José Portes, quien fue presidente estudiantil del Miami Dade College West Campus el año pasado y ha representado a Ecuador en varios foros juveniles, dijo a este diario que las medidas tomadas por Moreno eran necesarias, aunque no está de acuerdo con el momento en que el presidente decidió anunciarlas. Justo antes de un año de elecciones, dijo, las protestas y el descontento le favorece al partido del ex presidente Rafael Correa, Compromiso Social.

Moreno y muchos ecuatorianos creen que las protestas son una jugada de la izquierda. El Parlamento Venezolano esta investigando el posible rol del gobernante Nicolás Maduro en las protestas.

“Es una gestión acertada en un muy mal momento, que carece del respaldo de los líderes políticos de otros partidos con peso”, dijo Portes.

El joven cree que Moreno afectó el día a día de la gente con las medidas, y que es normal que salgan a protestar. Al mismo tiempo dice que estas personas son los mismos que votaron por Correa, y por eso la situación se ha vuelto un juego de política.

Karla Apolinario, abogada en Ecuador que vive desde hace dos años en Miami, activista de derechos humanos y voluntaria en diferentes organizaciones, dice que entiende la indignación de todo el país, mas cree que las medidas eran inevitables.

“El anterior gobierno maquilló la situación y endeudó el país,” dijo Apolinario, quien opina que el ex presidente Correa también hizo muchos cambios en el país, pero nunca anunció tantas medidas a la vez, y la gente se quedaba callada.

“Yo como ciudadana entiendo”, dijo Apolinario acerca de la decisión de Moreno de acabar con los subsidios. “El anterior gobierno nos dejó totalmente inflados en la economía. Estamos endeudados y es por eso que creo que la opción es replantear [las mismas medidas que anunció Moreno].

Apolinario piensa que lo peor del paquete que anunció Moreno el 2 de Octubre es la medida laboral que, dice, vulnera los derechos y principios fundamentales de los trabajadores.

“Si [Moreno] no se rectifica o no mejora las propuestas que hizo, los niños seguirán sin ir a clases, seguirá el paro, la gente no podrá trabajar, y ahí sí se formaría un caos”, dijo.

Apolinario se considera una activista independiente, colabora con distintas organizaciones, como el grupo Youth and Democracy in the Americas y participará en un evento de la organización en Washington este mes. Si Moreno no se pronuncia antes de esa reunión, Apolinario piensa hablar del tema durante esa cumbre, que contará con la presencia del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, y otros políticos.

María Mercedes Pérez, quien representa a un grupo de talentos ecuatorianos en Miami y fue jefa de comunicaciones de Moreno cuando era vicepresidente en el gobierno de Correa, dijo que las manifestaciones son completamente fuera de la realidad. Ella piensa que entre los manifestantes violentos existen infiltrados de la izquierda, incluyendo cubanos y venezolanos, que están incitando a la violencia.

Lo que están haciendo es un “un destrozo sin limites, sin márgenes de entendimiento”, dijo.

El grupo de talentos, compuesto por artistas músicos, actores y periodistas, está preparando un video para compartir en las redes sociales con “un mensaje positivo pidiendo calma, paz y cordura en estos momentos tan importantes para nuestro país”, dijo Pérez.

Paola Maldonado, una ecuatoriana que reside hace 12 años en Florida, también está de acuerdo con las medidas de Moreno, pero no con la violencia que se ha formado a raíz del anuncio. La joven ecuatoriana, que pertenece a un grupo de Facebook de 7,000 ecuatorianos viviendo en Florida, dice que han tratado de organizar un evento por la paz en su país, pero aún no han confirmado nada.

“Los policías ya no pueden controlar mucho la situación”, dijo preocupada Maldonado, quien vive en Miami.

La representante de Florida Debbie Mucarsel-Powell, de origen ecuatoriano, dijo a el Nuevo Herald que continúa monitoreando la situación en el país sudamericano y que le ha expresado su preocupación los gobiernos de Estados Unidos y de Ecuador. La única forma de encontrar una solución, dice, es “a través de un diálogo productivo entre el gobierno y los manifestantes”. La congresista espera una solución diplomática a la crisis para la estabilidad de toda la región.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios