Sur de la Florida

Su hija adoptiva murió llena de lesiones. Un año después, la mujer sigue trabajando como enfermera

Cuando la hija adoptiva de Gina Emmanuel murió en noviembre del año pasado, tenía el cuerpo lleno de cicatrices y quemaduras. Poco después, las hermanas de la niña de siete años le dijeron a la policía un escalofriante secreto: como castigo Emmanuel las golpeaba con cinturones, les quemaba las manos en las hornillas de la cocina, y las ataba a muebles de la casa.

Emmanuel, que trabaja como enfermera registrada desde el 2006, ha continuado trabajando, según indican documentos.

El jueves, dos días después que la policía del Condado Miami-Dade arrestó a Emmanuel y la acusó de tres cargos de abuso infantil con agravantes, negligencia infantil y abuso psicológico, su licencia seguía activa. La mujer salió en libertad bajo fianza con un monitor en el tobillo.

Las autoridades empezaron a investigar a Emmanuel en en noviembre de 2018, cuando los rescatistas hallaron a una de sus tres hijas adoptivas, Samayah Emmanuel, desmayada en la casa de Emmanuel en el norte de Miami-Dade. Posteriormente, la pequeña de siete años fue declarada muerta en el hospital.

De acuerdo con el Departamento de Medicina Forense del Condado Miami-Dade, la niña murió después que una gripe que no se atendió se convirtió en neumonía y en septicemia, se dice en el reporte del arresto. Emmanuel evitó buscar tratamiento para Samayah “para tratar de ocultar el abuso físico que les propinaba a las víctimas”, dice el reporte.

Investigadores de la Unidad de Homicidios de la policía de Miami-Dade se percataron de lesiones sospechosas en el cuerpo de Samayah, lo que hizo que el Departamento de Niños y Familias de la Florida (DCF) abriera una investigación sobre la muerte de la pequeña.

Todo este tiempo, Emmanuel siguió trabajando como enfermera. El jueves, en el portal del Departamento de Salud de la Florida, su licencia aparece como “sin incidentes” y “activa”.

Varias fuentes le dijeron al Miami Herald que los otros hijos adoptivos de Emmanuel —un niño de cuatro años, una niña de seis años y otra niña de 12 años— se quitaron de su cuidado poco después que Samayah falleció, y los derechos de Emmanuel sobre los menores se terminaron en mayo del presente año. Emmanuel comenzó a cuidar a los cuatro niños en el 2014, y los adoptó en el 2017, se señala en el reporte.

Tras la muerte de Samayah el año pasado, expertos médicos en abuso infantil examinaron a las otras dos hijas adoptivas de Emmanuel, cuyos cuerpos estaban llenos de diversas lesiones como “antiguas marcas de golpizas” y cicatrices de quemaduras en las manos y dedos, se indica en el reporte del arresto.

Las hijas de Emmanuel le dijeron a los detectives que Emmanuel “les pegaba maliciosa e intencionalmente” con cinturones, un cepillo y un rascador de espalda.

Emmanuel nunca buscó atención médica para las lesiones de los menores, dijo la policía, y las manos de las niñas quedaron desfiguradas permanentemente.

Las niñas le dijeron a los investigadores que Emmanuel las obligaba a permanecer de pie durante horas y les ataba las manos a muebles cuando ya no podían estar paradas. También las obligaba a dormir en el piso como castigo por haberse orinado en la cama.

“La disciplina que la acusada usó fue excesiva, si se tiene en cuenta la edad y el tamaño de las víctimas, además del tipo de castigo inflingido y las insignificantes razones para semejantes abusos”, se dice en el reporte.

Hasta ahora, Emmanuel no ha sido acusada de asesinato ni de homicidio culposo en la muerte de Samayah. Según el reporte, una gripe que no se atendió se convirtió en neumonía, y “terminó causándole la muerte”. Sin embargo, el jueves, el Departamento de Medicina Forense del Condado Miami-Dade dijo que aún no ha determinado la causa de la muerte de la pequeña.

“Todavía no se ha llegado a una conclusión sobre la causa de la muerte”, dijo Darren Caprara, portavoz del departamento. “Aún seguimos realizando más estudios”.

Los reporteros David Ovalle y Dan Chang contribuyeron a este reportaje.

  Comentarios