Sur de la Florida

Peligran cientos de casos de DUI por testigo acusado de comentario racista

Pablo Espinoza
Pablo Espinoza - Facebook

Pablo Espinoza, ayudante de servicio público de Miami-Dade, tenía una responsabilidad única en el sistema de justicia penal: era la única persona en el departamento de policía más grande del condado que testificaba en las audiencias sobre el mantenimiento y la integridad de los alcoholímetros que usan las autoridades para medir la presencia de alcohol en el aliento y arrestar a conductores ebrios.

Pero ahora Espinoza está involucrado en una controversia de tono racial, que ha llevado a que lo asignaran a otro puesto y ha quedado bajo investigación por supuestamente decir que una sargento policial negra acusada de conducir ebria “parece una mona”.

A raíz del escándalo, inicialmente reportado el lunes por el Miami Herald, la Policía de Miami-Dade dice que ha encontrado un reemplazo para Espinoza, quien estaba a cargo de dar mantenimiento y probar los alcoholímetros Intoxilyzer 8000 del condado.

Pero todavía no se sabe exactamente cómo su situación afectará a cientos de casos pendientes en que está incluido como testigo.

Abogados defensores dicen que Espinoza no estuvo esta semana en el Edificio de Justicia Penal Richard E. Gerstein de Miami-Dade, donde escuchan casos de DUI a diario. No se sabe si declarará en las próximas audiencias, ni si los jueces permitirán que abogados defensores hablen de la pesquisa interna sobre los comentarios de Espinoza.

“En este momento nos preparamos para asegurar que sigan adelante los casos de DUI en que Espinoza puede haber participado” dijo Ed Griffith, portavoz de la Fiscalía Estatal de Miami-Dade, quien no ofreció más detalles.

Robert Reiff, abogado defensor de Miami especializado en casos de DUI, dijo que la fiscalía ya ha demorado uno de sus casos esta semana porque Espinoza no estaba a la mano. Agregó que la ley exige que el técnico que calibra los equipos testifique sobre la precisión de los equipos.

Eso significa que Espinoza sigue siendo un testigo clave de los fiscales que tratan de probar que el dispositivo midió con exactitud el contenido de alcohol en el aliento, que corresponde con cierto contenido de alcohol en la sangre, dijo Reiff.

intox8000.source.prod_affiliate.143.jpg
El Intoxilyzer 8000 es el alcoholímetro estándar que se usa en las pruebas para detectar la presencia de alcohol en el aliento e identificar a conductores ebrios.

“Si despiden al hombre, perderíamos cientos, quizás miles, de casos”, dijo Reiff.

Espinoza ha declinado hablar con el Miami Herald. Espinoza fue testigo en el caso de DUI contra la sargento Tracy Moore, de la Policía Escolar de Miami-Dade, acusada de conducir ebria. El martes los fiscales la acusaron también de poner en peligro a menores porque sus hijos estaban en el auto cuando la detuvieron.

Su abogado defensor, Michael Catalano, se opone a ese cargo y dice que Moore no estaba ebria. El 4 de septiembre, Moore tuvo una audiencia por la suspensión de su licencia de conducir en el Departamento de Seguridad en las Carreteras de la Florida.

Catalano dijo que Espinoza lo agarró por el hombro y le dijo que Moore “parece una mona sentada allí”. El abogado dijo que el asistente de servicio público admitió posteriormente haber hecho el comentario, en un mensaje de texto y en una declaración jurada.

“La fiscal estatal Katherine Fernández Rundle ya se ha comunicado con el jefe de la Policía de Miami-Dade, Juan J. Pérez, para hacer énfasis en su repugnancia por los comentarios atribuidos a Pablo Espinoza” según el portavoz Griffith.

Aunque Espinoza por lo general no administra la prueba de alcoholemia, su testimonio es clave porque los abogados defensores muchas veces impugnan la precisión del alcoholímetro, que usa luz infrarroja para medir el alcohol en el aliento

Las autoridades han tenido repetidos problemas con estos dispositivos.

Hace unos años, la Policía Estatal de la Florida (FDLE) fue objeto de escrutinio por no probar debidamente los alcoholímetros durante varios años.

Hace más de un decenio, Sandra Veiga, empleada del FDLE, fue despedida después que la agencia informó que desconectaba los alcoholímetros que parecía iban a fallar en las pruebas de precisión. La máquina usada en la prueba fue descalificada el menos en un tribunal de Broward.

  Comentarios