Sur de la Florida

Hombre de la Florida mata a golpes a mirón que lo espiaba a él y a su novia por una ventana

Según informó la policía, un hombre del Condado Palm Beach mató a golpes a un mirón que lo espiaba a él y a su novia por una ventana de la casa.

La policía de Fort Lauderdale arrestó el jueves a Victor Vickery, de 30 años, y lo acusó de homicidio culposo por haber matado a Asaad Akar, de 57 años, el año pasado. Akar miraba por una ventana de la casa de Fort Lauderdale de la novia de Vickery cuando tenían relaciones intimas, dijo la policía.

En julio de 2018, la policía recibió una llamada de Samantha Hobi, la novia de Vickery, donde le decía que Akar había sido atrapado cuando husmeaba por la ventana, y que Vickery estaba afuera de la casa, con el hombre detenido en espera de las autoridades.

Cuando llegaron los patrulleros, encontraron a Akar “lleno de sangre e inconsciente”, de acuerdo con el reporte policial.

Los rescatistas de Fort Lauderdale llevaron a Akar al Hospital Broward North, donde posteriormente murió.

Cuando los detectives hablaron con Vickery, tenía sangre seca en el cuerpo y las manos, y tenía puesto hielo en un pie hinchado donde también tenía sangre.

La policía dijo que Vickery declaró que se quedaba con mucha frecuencia en la casa de su novia. Poco antes, Hobi le había dicho que había un hombre que miraba hacia dentro la casa por una ventana.

Hobi le dijo también a la policía que en los últimos años reportó que alguien se acercaba a las ventanas de su casa, y espiaba lo que ocurría dentro.

La noche del incidente, Vickery dijo que estaba en la cama con Hobi cuando escucharon un ruido que sonaba como arañazos.

Vickery corrió afuera, desnudo y descalzo, y encontró a Akar de pie cerca de la ventana del dormitorio con el pene en la mano. De inmediato, se desató una pelea entre ambos, que continuó durante varios minutos.

Vickery le declaró a la policía que pateó a Akar solo una vez, pero un reporte de autopsia indica lo contrario.

Un médico forense determinó que Akar murió de fuertes golpes en la cabeza y en el torso, y que se trataba de un homicidio.

Cuando la policía escuchó la llamada original del 911, se puede escuchar a Hobi cuando dice “Tori para. Tori ya basta”, dijo la policía.

Según documentos judiciales, Vickery salió en libertad con una fianza de $75,000, mientras espera un juicio por agresión sexual en un caso sin relación con la acusación de homicidio culposo.

  Comentarios