Sur de la Florida

Comisión del Senado estatal recomienda confirmar despido de jefe policial de Broward

En una victoria política para el gobernador Ron DeSantis, la Comisión de Reglas del Senado estatal votó 9 a 7 no reintegrar al despedido jefe de la Policía de Broward, Scott Israel, a quien el gobernador prometió sacar del cargo como en una promesa de campaña.

La votación ocurrió después de una audiencia de casi 10 horas en la que líderes republicanos dijeron que es “un período extraordinario de sesiones de tres días que sienta precedentes. El pleno del Senado votará este miércoles sobre el asunto, pero la decisión de la Comisión pudiera tener consecuencias a largo plazo.

La decisión, que ocurre 20 meses después de la masacre del 14 de febrero de 2018, será una de las últimas repercusiones de los hechos en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, en que fallecieron 17 estudiantes y profesores, y que dejó 17 lesionados.

El republicano DeSantis suspendió a Israel, demócrata, tres días después de asumir el cargo, sobre la base de negligencia e incumplimiento del deber. Pro como Israel es un funcionario debidamente elegido por los electores, las leyes estatales exigen que el Senado apruebe o rechace la decisión del gobernador y le da a Israel la oportunidad de impugnarla.

El presidente del Senado, Bill Galvano, contrató a Dudley Goodlette, abogado de Naples y ex legislador republicano, en calidad de árbitro especial para evaluar las alegaciones del gobernador. Pero en un informe de cumplimiento no obligatorio al Senado, Goodlette rechazó las alegaciones de DeSantis y dijo que no había suficientes pruebas para apoyar alegaciones de que Israel no supervisó adecuadamente la Policía de Broward antes de los hechos en la secundaria de Parkland.

Durante preguntas ante la Comisión de Reglas del Senado el lunes, Goodlette dio que su decisión de rechazar la suspensión del gobernador de un funcionario sobre la base de la evidencia “que se me presentó” había sido una “decisión muy apretada”.

Goodlette concluyó que el gobernador no ofreció las pruebas necesarias para sacar a Israel del cargo. “Si hubiera habido más pruebas, mi recomendación hubiera sido suspender el jefe policial’, dijo. “Pero era algo que había que probar, y no se probó”.

La decisión de sacar del cargo a un funcionario debidamente elegido, sobre la base de evidencia en disputa, también puede afectar el caso de Scot, Peterson, ex policía de Broward, el agente cuyo juicio por abandono de responsabilidad debe comenzar el 21 de noviembre.

El único republicano que impugnó a DeSantis el lunes fue el senador Tom Lee, de Thonotosassa, quien se marchó de la reunión de la Comisión de Reglas antes de la votación. Lee criticó al Senado por permitir que el gobernador presentar pruebas que Israel y sus abogados no pudieron evaluar y por votar sobre suspender a alguien de un cargo público sin seguir las reglas de procedimientos civiles.

Los senadores republicanos dedicaron la mayor parte de la audiencia a tratar de impulsar una teoría, sobre la base de una ley estatal de hace 160 años, que porque, en el caso de la Policía de Broward, los agentes se consideran representantes del jefe policial, Israel debe considerarse responsable de los fallos de sus agentes durante los hechos en la secundaria de Parkland.

Goodlette dijo a la Comisión de Reglas que concluyó que los agentes escolares que estaban ese día en la escuela estaban debidamente supervisados y capacitados, y pero que Peterson, quien estaba a cargo, “no hizo lo que le correspondía”. Peterson dijo a los demás agentes que no se acercaran al edificio cuando se escuchaban los disparos.

“En esta tragedia se puede señalar a muchos”, dijo Goodlette a la Comisión, agregando que no estaba de acuerdo con Israel, quien ha enfurecido a muchos por culpar a otros y no asumir su responsabilidad.

El abogado de Israel, Benedict P. Kuehne, enfatizó que si el Senado toma en cuenta pruebas que Israel no puede impugnar, eso pudiera ser una violación del derecho constitucional de Israel al proceso debido. Kuehne agregó que es el Senado, no el gobernador, quien tiene la autoridad para sacar del cargo a un funcionario electo y que si le niegan su derecho al proceso debido Israel puede impugnarlo en los tribunales federales.

Sacar al cargo a Israel debido a fallas de liderazgo fue el tema de declaraciones emocionales de muchos de los familiares de Parkland y otros, quienes culpan a Israel por las 17 muertes.

Los padres y partidarios hablaron ante los senadores, y muchos recordaron la sensación de culpa y dolor que sienten. También culparon a Israel directamente por lo que calificaron de “fallas sistémicas” y “liderazgo incompetente”, y exhortaron al Senado a no reintegrar a Israel.

Por otra parte, reintegrar Israel al cargo fue el tema de los testimonios de partidarios del suspendido jefe policial, quienes dijeron al Senado que el gobernador les había robado a un funcionario popular elegido a quien escogieron en 2016.

Terry Scott, de Broward, dijo que él fue uno de 572,000 electores de ese condado que eligieron a Israel en 2016. “Mi voto no debe quedar en manos de una municipalidad’’, dijo en referencia a la enorme influencia de la comunidad de Parkland en el proceso. “Les pido hoy que me devuelvan mi voto... Yo también he perdido”.

  Comentarios