Sur de la Florida

Informe: elecciones llevaron a la Casa Blanca a tratar de eliminar el TPS para centroamericanos

Los demócratas de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado liberaron el jueves un informe que alega que el plan del gobierno del presidente Donald Trump de 2017 de poner fin al Estatus de Protección Temporal en un plazo de 18 meses para Haití, El Salvador y Honduras se debió al deseo de evitar el “impacto electoral” de deportar a miles de personas que llevaban muchos años viviendo en Estados Unidos durante la campaña de reelección de Trump en los comicios de 2020.

El informe usó documentos obtenidos del Departamento de Estado para mostrar que nombrados políticos de Trump no hicieron caso a preocupaciones de personal diplomático de carrera sobre la mejor forma de manejar el fin de TPS para los tres países.

El TPS es un estatus legal temporal que se otorga a ciudadanos de países oficialmente designados como afectados por conflictos armados o desastres naturales, lo que les permite vivir y trabajar en Estados Unidos un período limitado.

El personal de carrera advirtió que la deportación de casi 300,000 tendría efectos negativos y dividiría a familias en comunidades como Miami, donde vive la mayor población de haitianos del país, y crearía consecuencias negativas políticas y económicas en otros países.

Pero el gobierno de Trump ignoró esas preocupaciones, y el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, pasó por alto recomendaciones sobre Haití, en el sentido de que eliminar el TPS en un plazo de 36 meses sería mejor que en los 18 meses originalmente anunciados en noviembre de 2017, indica el informe. El período de 36 meses habría significado que aproximadamente 46,000 haitianos en el crucial estado electoral de la Florida pudieran enfrentar la deportación alrededor del día de las elecciones de 2020.

Un fallo judicial detuvo los planes que habrían llevado a deportaciones en el verano de 2019, y el Departamento de Seguridad Nacional anunció la semana pasada que el TPS para Haití, El Salvador, Honduras, Nepal, Nicaragua y Sudán se prorrogaría hasta enero de 2021 para cumplir la orden judicial.

El senador republicano floridano Marco Rubio dijo que el gobierno de Trump está dispuesto a trabajar sobre el TPS pero le preocupa la forma en que el programa está estructurado y cuánto tiempo los países puedan mantener la designación. Estados Unidos otorgó a Haití la designación del TPS en 2010, en el caso de Honduras fue en 1999 y en El Salvador en 2001.

“Yo creo que la administración está dispuesta a hacer mucho con el TPS si podemos hacer algo con la prohibición de eliminar el Estatus de Protección Temporal” dijo Rubio. “Francamente, aunque apoyo la prórroga de estos programas, no es temporal si no termina nunca”.

Pero los demócratas dicen que nombrados políticos en el Departamento de Estado que trabajaron con Stephen Miller, asesor de la Casa Blanca, presionaron a favor de un fin expedito del TPS para los tres países que tienen la mayor cantidad de beneficiarios del programa. Haití, El Salvador y Honduras representan unos 298,000 de las aproximadamente 315,000 personas en el TPS.

“Tenemos evidencias muy fuertes de que la decisión fue afectada por consideraciones políticas de la campaña de reelección de Trump”, dijo Tom Jawetz, vicepresidente de Políticas de Inmigración del grupo de estudios Center for American Progress, de inclinación izquierdista.

Los autores del informe obtuvieron un memorando de Thomas Shannon, el diplomático de carrera de más rango en el Departamento de Estado en 2017, en que alegaba a Tillerson que debía renovar el TPS para Haití, El Salvador y Honduras.

“Es poco común que se pida al Departamento de Estado que comente sobre un tema con tales ramificaciones políticas tan inmediatas”, escribió Shannon en el memorando, que no se había dado a conocer, en octubre de 2017. “Entiendo la naturaleza delicada de la decisión. Sin embargo, nuestro propósito es ofrecer la mejor asesoría posible en política exterior y diplomacia. Desde mi punto de vista, ese consejo es obvio: ampliar el TPS para los países indicados”.

Un mes más tarde, el Departamento de Seguridad Nacional, que recibe instrucciones oficiales del Departamento de Estado sobre las designaciones del TPS, anunció que el programa terminaría.

En una conferencia de prensa celebrada el jueves en el Capitolio, Juana Villanueva, hondureña beneficiaria del TPS quien vive en Estados Unidos desde 1998, y su hija, Liane Taracena, ciudadana estadounidense de 19 años quien está estudiando en la universidad, dijeron que poner fin al TPS separaría a la familia.

“Ella es una madre soltera y es mi apoyo”, dijo Taracena. “Como nosotros, hay cientos de miles de otras familias con TPS, muchas de ellas con hijos, y es descorazonador pensar que las puedan separar y tener que decir quedarse en Estados Unidos o irse a un país que posiblemente no conocen”.

  Comentarios