Sur de la Florida

Si el tráfico de Miami da dolor de cabeza, este proyecto causará más ansiedad a los conductores

Trate de recordar bien el paisaje la próxima vez que contemple a Biscayne Boulevard desde la autopista I-395, ya que ese tramo de la autopista nunca más volverá a lucir igual después de un proyecto de construcción que se calcula se demore dos años, y que comenzará la semana entrante.

La llamada Madre de Todos los Proyectos de Autopistas —el I-395/SR 836/Interstate 95 Design-Build Project— pondrá en marcha un nuevo patrón vehicular que hará que conducir hacia el downtown de Miami o enfilar hacia el viaducto MacArthur se convierta en una enorme pesadilla hasta que los conductores logren ajustarse.

El patrón vehicular de dos fases afectará el cruce donde la autopista 836 y la autopista I-95 en dirección norte y sur se conectan con la I-395, y continúan hacia las dos salidas de Biscayne Boulevard.

Screenshot (12).png
Nuevo proyecto de tráfico empezaría a afectar la I-395 la semana que viene Miami-Dade Expressway Authority/Florida Department of Transportation

Este nuevo patrón le permitirá a la Autoridad de Autopistas del Condado Miami-Dade y al Departamento de Transporte de la Florida (FDT) comenzar la construcción de puentes segmentados que llevará al nuevo “puente icónico” de la ciudad.

Los puentes segmentados elevarán este tramo de la I-395, que en algunas partes es tan bajo que los pasos a desnivel están sumamente cerca del público, y tiene menos columnas que las cientos que tiene en la actualidad, dijo Oscar González, especialista del proyecto.

Este nuevo concepto le permitirá a la ciudad de Miami la construcción de nuevas áreas comunitarias.

Para llegar a todo esto, los automovilistas tendrán que batallar durante dos engorrosos años con la construcción.

La primera fase comenzará el martes por la mañana.

Los conductores que conduzcan por la SR 836 en dirección a la I-395, se verán ligeramente desviados a la derecha desde la I-95 hacia North Miami Avenue.

Sin embargo, los conductores podrán seguir tomando la Salida 2A hacia Biscayne Boulevard o seguir con rumbo al viaducto MacArthur.

La segunda fase, que empezará el miércoles por la mañana, posiblemente causará más congestión ya que obliga a hacer cambios de patrón vehicular hacia la I-95, tanto en dirección norte como sur.

Los automovilistas que conduzcan por la I-95 en dirección norte se verán ligeramente desviados hacia la izquierda, y seguirán usando la Salida 2B, o continuando hacia el viaducto MacArthur.

Los automovilistas que conduzcan por la I-95 en dirección sur también se verán ligeramente desviados hacia la izquierda, y llegarán a su propia senda, pero tendrán que usar la Salida 2A.

Los automovilistas que conduzcan en dirección sur por la I-95 hacia la I-395 no podrán utilizar la Salida 2B.

González le aconseja a los conductores que estén obligados a circular por el área afectada que salgan con un poco más de tiempo la primera semana con el fin de prepararse para la congestión de tráfico hasta que logren familiarizarse con los cambios. De igual modo, González recomienda visitar el portal www.i-395miami.com para conocer las actualizaciones del ambicioso proyecto.

Aunque el proceso de aprendizaje y de adaptación podría demorarse solo una semana o dos, los problemas y embotellamientos de tráfico estarán presentes los siguientes dos años.

  Comentarios