Sur de la Florida

VIDEO: Cubanos varados en Colombia piden investigación tras cancelación de visas

Los dentistas cubanos Raquel Lobato, Oddy Ginarte y Martha Martín muestran sus “pasaportes rojos”. Ellos se encuentran varados en Bogotá desde hace más de 90 días, sin respuesta de las autoridades estadounidenses tras cancelarles intempestivamente las visas que recibieron.
Los dentistas cubanos Raquel Lobato, Oddy Ginarte y Martha Martín muestran sus “pasaportes rojos”. Ellos se encuentran varados en Bogotá desde hace más de 90 días, sin respuesta de las autoridades estadounidenses tras cancelarles intempestivamente las visas que recibieron. Foto de cortesía

Tres dentistas cubanos varados desde hace más de 90 días en Colombia solicitaron a las autoridades estadounidenses investigar lo que describen como la intempestiva cancelación de visas que les fueron otorgadas tras haber sido aceptados en un programa que acoge a profesionales médicos de Cuba.

Los odontólogos Raquel Lobato, Martha Martín y Oddy Ginarte, dijeron que originalmente las visas les fueron otorgadas en marzo por la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, pero poco antes de disponerse a abordar distintos vuelos hacia Miami fueron “extrañamente impedidos de hacerlo”.

“Nadie nos ha explicado qué pasó y realmente me siento triste, frustrada y abandonada”, dijo Lobato, odontóloga habanera de 25 años. “Nadie nos dice nada. No tengo permiso de trabajo en Colombia [...] y sobrevivo con lo que me manda mi mamá que trabaja como empleada de limpieza en Las Vegas”.

La agregada de prensa de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, Kathy Bentley, dijo el viernes a través de un correo electrónico enviado a el Nuevo Herald que no tenía información sobre esos casos.

El presidente de Solidaridad Sin Fronteras (SSF), Julio César Alfonso, expresó el viernes su preocupación por la situación de los tres dentistas cubanos a pesar de haber sido aceptados como parte del programa estadounidense popularmente conocido como “Barrio Afuera”.

Las gestiones de SSF fueron claves para que el Departamento de Estado creara en el 2006 el Cuban Medical Professional Parole, una autorización especial de ingreso a Estados Unidos de profesionales la salud de origen cubano que se encontraban en terceros países en las llamas “misiones internacionalistas” organizadas por el régimen cubano.

“Le pedimos a las autoridades que resuelvan este problema lo más rápido posible”, dijo Alfonso en su oficina de Hialeah. “Ellos son profesionales médicos cubanos que ya calificaron al programa de visas y no hay razón para retenerlos más tiempo en un país donde literalmente están en la calle”.

Alfonso agregó que desde hace casi una década cerca de 9,000 profesionales de la salud de origen cubano se han acogido al programa “Barrio Afuera” tras escapar de las misiones internacionalistas organizadas por La Habana.

Consultado sobre este caso el viernes, el portavoz del Departamento de Estado, Justen Thomas, dijo que hasta el momento no existía ningún plan para eliminar el programa de otorgación de visas estadounidenses a médicos cubanos que desertan de las “misiones internacionalistas”.

En el caso de Martín, una dentista camagüeyana de 24 años, relató que tras abandonar en enero la misión médica del municipio venezolano de Cabimas, en el Estado Zulia, llegó a Bogotá para presentar ante la embajada estadounidense sus papeles para acogerse al programa de visas.

Casi dos meses después, la joven dentista fue notificada sobre su aprobación para el programa. Acudió a la embajada, entregó su pasaporte y un par de días después se lo devolvieron con la visa estadounidense. Luego, compró un pasaje aéreo a Miami por $590 para el 30 de marzo.

“Estaba muy contenta, pero cuando estaba en la sala de espera, a sólo 40 minutos para abordar, una supervisora de la aerolínea me dijo sin mayor explicación que había un problema y que no podía viajar”, dijo Martín. “Rompí en llanto, me fui a la embajada y una persona que, creo trabajaba como seguridad, hizo una llamada, pero me dijo que lo único que podía hacer era contar todo lo que me había pasado por correo electrónico a la embajada”.

Martín dijo que la respuesta inicial fue que “debía esperar”. No obstante, desde hace un mes, no tiene mayores noticias. Sin permiso de trabajo, Martín apenas puede pagar la renta de una habitación en el sur de Bogotá gracias al dinero que le envía su novio, un barbero que trabaja en el suroeste de Miami Dade.

Hace un par de meses, en esa misma casa bogotana, Martín conoció a Oddy Ginarte, un dentista de Granma, que también fue impedido de volar a Miami a pesar de haber recibido la visa como parte del programa de médicos cubanos.

Ginarte, de 28 años de edad, sostuvo que el 2 de abril, poco antes de abordar el vuelo de Bogotá a Miami, le dijeron sin mayores explicaciones que su visa “había sido bloqueada y no podía viajar”.

“Fui a la embajada, me pusieron un cuño de cancelación de la visa y me dijeron que iban a investigar el caso”, aseguró Ginarte. “Ahora vivo a expensas de amistades que desde Estados Unidos me ayudan a pagar la renta de un cuarto [...] por eso les pido a las autoridades de Estados Unidos que, por favor, me ayuden a resolver este problema”.

La reportera Nora Gámez contribuyó con este reportaje..

Siga a Enrique Flor en Twitter en @kikeflor

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios