Sur de la Florida

Congresistas de EEUU abogan por médicos cubanos varados en Colombia

Los dentistas cubanos Raquel Lobato, Oddy Ginarte y Martha Martín muestran sus “pasaportes rojos”. Ellos se encuentran varados en Bogotá desde hace más de 100 días, sin respuesta de las autoridades estadounidenses tras cancelarles intempestivamente las visas que recibieron.
Los dentistas cubanos Raquel Lobato, Oddy Ginarte y Martha Martín muestran sus “pasaportes rojos”. Ellos se encuentran varados en Bogotá desde hace más de 100 días, sin respuesta de las autoridades estadounidenses tras cancelarles intempestivamente las visas que recibieron. Foto de cortesía

Cinco congresistas estadounidenses solicitaron el miércoles la ayuda del director del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), Leon Rodríguez, y al embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitake, para atender el caso de tres odontólogos cubanos varados en Bogotá.

Ileana Ros Lehtinen, Mario Díaz Balart y Carlos Curbelo, parlamentarios cubanoamericanos del sur de la Florida, así como Albio Sires, cubanoamericano de Nueva Jersey, y Jeff Duncan, republicano de Carolina del Sur, enviaron cartas a Rodríguez y al embajador Whitaker expresando preocupación por la situación que enfrentan esos dentistas.

Raquel Lobato, Martha Martín y Oddy Ginarte permanecen en Bogotá en un limbo legal luego de que los tres, en diferentes momentos, fueran impedidos de abordar sus vuelos a Miami por un abrupto bloqueo de sus visas. Ellos habían llegado a Colombia tras desertar de misiones médicas internacionalistas en Venezuela.

“El Cuban Medical Professional Parole Program (CMPP) fue diseñado para que personal médico [cubano] escape de la opresión brutal que caracteriza al régimen de Castro, que utiliza este trabajo forzado para sus propios fines políticos”, indicó un comunicado difundido el miércoles por el despacho de Ros Lehtinen. “Estados Unidos debe continuar ayudando al pueblo de Cuba y asegurar que los solicitantes bajo el CMPP reciban consideración justa bajo la ley”.

El pronunciamiento del grupo parlamentario ocurre luego de que El Nuevo Herald revelara la situación que enfrentan desde hace más de 100 días el grupo de dentistas en Bogotá. Tanto los reportajes con testimonios de los dentistas así como un editorial de esta casa editora fueron adjuntados en las cartas enviadas por los congresistas al despacho de Rodríguez, en Washington, y al embajador Whitaker, en la capital colombiana.

El miércoles, el presidente de Solidaridad Sin Fronteras (SSF), Julio César Alfonso, expresó su alegría por la acción de los parlamentarios a favor de los jóvenes odontólogos.

“Estamos muy contentos por el apoyo que están demostrando los congresistas a favor de estos profesionales de la salud”, dijo Alfonso. “Ojalá todo salga bien y la verdad es que no podemos ocultar nuestro temor de que, debido a las negociaciones para restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, este caso sea un intento para eliminar el programa que otorga estas visas a los médicos cubanos”.

El portavoz del Departamento de Estado, Justen Thomas, ha dicho a el Nuevo Herald que hasta el momento no existe ningún plan para eliminar ese programa.

La organización SSF, con sede en Hialeah, fue clave para que en el 2006 fuera lanzado el Cuban Medical Professional Parole, autorización de ingreso a Estados Unidos que beneficia a profesionales de la salud de origen cubano enviados a terceros países para cumplir misiones internacionalistas organizadas por el régimen cubano.

Oddy Ginarte, uno de los tres dentistas varados en Bogotá, agradeció a los parlamentarios por preocuparse del caso. Ginarte desertó de una misión médica en el municipio Irribarren, del estado Lara, Venezuela, a la que fue enviado en marzo del 2013.

El pasado 10 de enero, Ginarte llegó a Bogotá y presentó su solicitud ante la Embajada de Estados Unidos para acogerse al programa de visados para médicos cubanos. Ginarte relató que el 18 de marzo le informaron que su pedido de visa había sido aprobado.

“Fui al aeropuerto el 2 de abril para viajar a Miami, pero cuando estaba chequeando mi boleto de vuelo me dijeron que la visa estaba bloqueada”, dijo Ginarte, odontólogo de 27 años y natural de Granma. “En ese momento me desesperé, me puse a llorar, quería que la tierra me tragara”.

Luego, Ginarte acudió a la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, pero asegura que nunca le dieron explicación sobre la abrupta cancelación de la visa. Con sus ahorros y el dinero que le enviaron amistades en Estados Unidos, Ginarte ha podido pagar la renta de un cuarto, pero la situación se le complica porque carece de permiso para trabajar en Colombia.

“Quiero agradecer a los congresistas que se han interesado por nuestra situación”, dijo Ginarte.“La angustia que estamos pasando aquí es inexplicable y de todo corazón les damos las gracias por la preocupación que están demostrando”.

Siga a Enrique Flor en Twitter en @kikeflor

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios