Sur de la Florida

Operación Martillo, fuerte golpe al narcotráfico en el Atlántico y el Pacífico

Tripulantes del escampavías Vigilant, de la Guardia Costera, organizan fardos de cocaína en la base de Miami Beach el 12 de junio. El 22 de mayo la tripulación del Vigilant y del escampavías Bear interceptaron cocaína con un valor de $10.9 millones.
Tripulantes del escampavías Vigilant, de la Guardia Costera, organizan fardos de cocaína en la base de Miami Beach el 12 de junio. El 22 de mayo la tripulación del Vigilant y del escampavías Bear interceptaron cocaína con un valor de $10.9 millones. U.S. Coast Guard District 7

Cuando el escampavías Vigilant atracó en la base de la Guardia Costera en Miami Beach el 12 de junio pasado su tripulación descargó fardos de marihuana y paquetes de cocaína con un valor de millones de dólares en el mercado ilegal.

Fue el más reciente decomiso de la redada en curso conocida como Operación Martillo en la que buques y aeronaves de los Estados Unidos y más de una docena de países de América Latina, el Caribe y Europa tratan de desarticular las rutas del narcotráfico en el Atlántico, el Caribe y el Pacífico.

Iniciada el 15 de enero del 2012, la Operación Martillo ha decomisado al menos 515,336 kilos de cocaína y 117,754 libras de marihuana. También ha llevado a la detención de al menos 1,348 personas en diversas operaciones dentro del marco del programa. Las incautaciones se han traducido en una pérdida de alrededor de $8 mil millones en ingresos para las organizaciones de narcotráfico, según estimados oficiales del gobierno estadounidense.

Las cifras fueron suministradas por un portavoz del Comando Sur de Estados Unidos. La Operación Martillo está a cargo de la Fuerza de Tareas Conjunta Interagencial Sur (JIATF-Sur), en apoyo del Comando Sur de Estados Unidos.

La Operación Martillo ha proyectado una imagen de ser una estrategia capaz de parar muchos de las embarcaciones cargadas de droga que se dirigen a los Estados Unidos. Sin embargo, algunos funcionarios en el pasado han dicho que sus esfuerzos no son suficientes debido a recursos limitados.

“Debido a las limitaciones en recursos, no podemos ir tras el 74 por ciento del contrabando de drogas que se sospecha cruza por vía marítima”, según dijo el jefe del Comando Sur, el general de los Marines, John Kelly en el 2014.

Sin embargo, desde entonces los funcionarios a cargo de la Operación Martillo han adquirido más recursos y Kelley recientemente expresó más optimismo sobre el operativo.

“El Comandante de la Guardia Costera comparte mi opinión de que la delincuencia organizada transnacional representa una amenaza significativa para nuestro hemisferio, y se ha comprometido a un aumento del 50 por ciento en los escampavías equipados con capacidad para recibir un helicóptero, además de más horas de patrullaje marítimo con aviones”, dijo Kelly en su declaración del 2015 sobra la postura del Comando Sur ante el Congreso.

Cómo el escampavías Vigilant descargó la cocaína y marihuana incautada en la base en Miami Beach es generalmente la forma como funciona la Operación Martillo.

Primero, los escampavías de la Guardia Costera que patrullan aguas internacionales avistan una embarcación sospechosa, la cual podría transportar drogas.

En este caso, la cocaína fue descubierta el 22 de mayo, cuando los miembros de la tripulación a bordo del escampavías Bear y del Vigilant respondieron en forma conjunta a un reporte de un avión de patrullaje colombiano que había avistado una lancha rápida con cargamento sospechoso. El bote, al ver el avión, comenzó a dirigirse hacia las costas colombianas y encalló en una isla. Los miembros de la tripulación del Vigilant luego recuperaron 14 fardos de contrabando que resultó ser la cocaína.

Cinco días más tarde, un helicóptero del escampavías Resolute avistó otra lancha rápida al noreste de Panamá. Los tripulantes del helicóptero observaron como las personas a bordo de la lancha tiraban fardos al agua. El escampavías envió un grupo de abordaje que recuperó 62 fardos con marihuana. Cuatro presuntos traficantes fueron detenidos.

El valor al por mayor de la cocaína fue de $10,9 millones, mientras que el valor de la marihuana se estimó en $13.7 millones, según un comunicado de la Guardia Costera.

Mientras tanto, la Guardia Costera dijo que su personal proyectaba entregar a los cuatro sospechosos detenidos a funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley en Miami.

Este es tal vez el aspecto más polémico de la Operación Martillo.

Eso es porque no importa donde sean detenidos los sospechosos en alta mar, muchos de ellos son transportados a Miami para su enjuiciamiento.

Algunos de estos acusados, con la asistencia de sus abogados, han desafiado las detenciones y el enjuiciamiento como ilegal. Pero hasta ahora, ninguno de estos desafíos legales han interrumpido la Operación Martillo.

Por lo menos uno o dos casos de decomisos de drogas en alta mar surgen mensualmente en los expedientes del tribunal federal de Miami.

“Nuestra continuada Operación Martillo sigue dando éxitos tácticos, gracias al aumento de las contribuciones de nuestros países socios y nuestra coordinación continua con la DEA”, dijo Kelly en su declaración ante el Congreso de este año.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios