Sur de la Florida

Un muerto y dos heridos en accidente marítimo en la Bahía de Biscayne

No se sabe con certeza si el alcohol tuvo algo que ver con la muerte de Maria del Valle, de 29 años, ocurrida después de las 10 p.m. del sábado.
No se sabe con certeza si el alcohol tuvo algo que ver con la muerte de Maria del Valle, de 29 años, ocurrida después de las 10 p.m. del sábado.

Después de un fatal accidente marítimo que ocurrió el pasado 4 de Julio en la Bahía de Biscayne, los capitanes de barcos pidieron que las aguas fueran más seguras mientras las autoridades prometieron perseguir y estar a la caza de los pilotos imprudentes. Ese día feriado, cuatro personas murieron en las abarrotadas aguas de la bahía, lo que elevó a siete el total de muertes en el 2014 en aguas del Condado Miami-Dade.

La cantidad de muertes de nuevo aumentó este fin de semana por el Día de la Hispanidad y la policía se ha visto obligada a investigar otra tragedia en el mar.

El domingo un yate Sea Ray de 63 pies de eslora se encontraba anclado en la base de Miami Beach del Servicio Guardacostas, después que fue llevado allí por el accidente fatal en el que se vio envuelto el sábado por la noche. Según las autoridades, el yate chocó con un yate Pro Line de 27 pies en la Bahía de Biscayne, lanzando las personas que iban en el barco más pequeño a las oscuras aguas a unas tres millas y media al suroeste de Biscayne Channel. Una mujer murió y otras dos personas resultaron lesionadas.

Entretanto, una nadadora que estaba en la zona de Mashta Flats cerca de Key Biscayne fue impactada por una motocicleta acuática cuyo piloto se dio a la fuga. La mujer fue trasladada al Hospital Jackson Memorial con heridas que no representran riesgo de muerte, de acuerdo con las autoridades.

Charles Press, jefe de policía de Key Biscayne, dijo el domingo que no podía entender cómo había sucedido el último incidente en el agua.

"No tengo palabras para describir todo lo furioso que estoy”, dijo Press. “La emoción va más allá de mis palabras".

Press, que ayudó a crear una fuerza especial para detener a los pilotos ebrios que estaba lista para entrar en acción durante el fin de semana por el Día de la Hispanidad, dijo que él y sus compañeros esperaban que la jornada transcurriera sin ningún problema.

"No estamos aquí dando un paseo turístico", dijo, indicando que había más de 25 embarcaciones de la policía y del Servicio Guardacostas en el agua parando a embarcaciones para verificar que todo estuviera en orden. "Estamos trabajando".

Cientos de embarcaciones de todo tipo se lanzaron a las aguas de la bahía durante el fin de semana, aprovechando el sol, escuchando música, fiestando. Cuando el sol se puso, los capitanes de barco regresaron a las muchas marinas del área.

No se sabe con certeza si el alcohol tuvo algo que ver con la muerte de Maria del Valle, de 29 años, ocurrida después de las 10 p.m. del sábado, dijo Jorge Pino, portavoz de la Comisión de Peces y Conservación de la Vida Silvestre de la Florida (FWC).

En su página de Facebook, Del Valle aparece con varios niños. En la cuenta se dice que es ex alumna de la secundaria Miami Springs.

Pino dijo que la embarcación más pequeña, llamada MimSeas, era piloteada por el novio de Del Valle, Maykel Perdomo, de 33 años. Perdomo está ingresado por lesiones leves en el Mercy Hospital de Coconut Grove.

La tercera persona a bordo, Dayron Baralt, de 23 años, fue llevado al Centro de Traumatismos Ryder con lesiones graves.

Pino identificó al piloto del barco más grande como Steven Trypis, de 49 años, que se cree vive en Toronto. Ninguna de las 21 personas que viajaban en este barco resultó lesionada.

Las autoridades le realizaron una prueba de sobriedad a Trypis, pero no ha sido acusado en tanto están pendientes los resultados del examen de sangre.

Un testigo del accidente que no quiso ser identificado dijo que le pareció que el barco mayor le pegó por un costado al menor, volcándolo.

Las tres víctimas de la embarcación más pequeña cayeron al agua y tuvieron que ser rescatadas por los propios pasajeros del barco que la embistió.

Pino dijo que hasta el momento la investigación muestra que el barco más grande se dirigía hacia el norte en la bahía y el más pequeño iba rumbo sur, pero luego agregó que esa información es “muy preliminar”. El testigo del choque dijo que había visto antes al barco más grande anclado en Elliott Key donde miles de personas se reunieron para celebrar el fin de semana largo por el Día de la Hispanidad.

El accidente del sábado por la noche sucedió a pesar de haberse establecido una zona con un límite de velocidad desde el viaducto Rickenbacker hasta Black Point, dado la cantidad de barcos que se estimaba estarían en el agua el fin de semana.

La lancha patrullera de la policía regresará a recorrer las aguas de la bahía el lunes, el último día feriado.

"La gente sale al agua con el propósito de fiestar desenfrenadamente", dijo Press. "Es una cultura sin ley, una cultura de borrachera. Tenemos que cambiar esos hábitos".

La reportera del Miami Herald Kathryn Varn contribuyó a este reportaje.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios