Sur de la Florida

VIDEO: Expertos advierten sobre peligro en acercamiento a Cuba

Víctor Manuel Domínguez García, periodista independiente y Director del Centro Nacional de Capacitación Sindical y Laboral , María Elena Mir Marrero, secretaria general de la Confederación Obrera Nacional de Cuba, Omar Laffite Rojas, periodista independiente, y Elba María Carrazana, secreataria organizadora del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos.
Víctor Manuel Domínguez García, periodista independiente y Director del Centro Nacional de Capacitación Sindical y Laboral , María Elena Mir Marrero, secretaria general de la Confederación Obrera Nacional de Cuba, Omar Laffite Rojas, periodista independiente, y Elba María Carrazana, secreataria organizadora del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos. el Nuevo Herald

Varios expertos advirtieron el jueves en Miami sobre los posibles riesgos para la seguridad nacional de Estados Unidos y del continente a raíz del acercamiento con Cuba propuesto por el presidente Barack Obama.

Otto Reich, ex subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, calificó la situación de “alarmante” y opinó que la nueva política de Obama “solidificará la dinastía de los Castro por otra generación”, al participar en la reunión anual de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE por sus siglas en inglés).

“Hay implicaciones de seguridad muy importantes en las decisiones del Presidente no solo con respecto a Cuba sino en general en su política exterior, que son alarmantes —en mi opinión— y las consecuencias no se van a sentir hasta mucho después que se vaya este Presidente de la Casa Blanca”, dijo Reich.

Vigésima quinta Reunión anual de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (Video por Roberto Koltun / el Nuevo Herald)

“Obama quiere ganarse el premio Nobel que le dieron, realmente cree que es el gran protector de la paz”, comentó el diplomático.

Joseph Humire, experto en la influencia iraní en América Latina del Center for a Secure Free Society, consideró que la amenaza más importante para la seguridad hemisférica no es la situación interna en Cuba sino la alianza geopolítica que ha establecido con otras naciones poderosas como Rusia y China, “que a largo plazo pueden cambiar la configuración política de la región”.

Según estudios conducidos por ese Centro, Cuba habría formado parte junto a Venezuela de un esquema para permitir que combatientes de Hezbolá entraran a América Latina y Canadá, alegó Humire.

El analista también dijo estar al corriente de debates en Washington acerca del futuro de la Base Naval de Guantánamo y advirtió que en caso de que EEUU devolviera la base el gobierno cubano debería asegurar que este no la dará a su vez a otra potencia extranjera como China o Rusia, ambas con intereses expansionistas en el área.

Ana Quintana, analista política sobre América Latina de la conservadora Heritage Foundation y miembro del US-Cuba Democracy PAC, que aboga por mantener las sanciones al gobierno cubano, se refirió también a las amenazas provenientes del régimen cubano, entre ellas su alta capacidad de inteligencia, su influencia en la región—que cree ha erosionado la influencia estadounidense—y sus relaciones con adversarios de EEUU.

Quintana también criticó duramente a la administración de Obama. “Creer que la diplomacia sola puede alterar a un régimen dictatorial es delirante”, opinó.

¿UN PARAÍSO PARA LOS FUGITIVOS?

Por su parte, María Werlau, directora del Archivo Cuba, estimó que en la isla han encontrado refugio más de 70 fugitivos estadounidenses —entre ellos Joanne Chesimard, Charlie Hill y “macheteros” como Guillermo Morales— y alrededor de 1,000 de origen cubano que llegaron a EEUU sobre todo en la última década y han escapado de condenas por fraude al programa Medicare, el robo de cargamento o el narcotráfico.

“Por cinco décadas Cuba ha sido un paraíso seguro para fugitivos estadounidenses”, subrayó Werlau, que espera que los diplomáticos estadounidenses traten este tema con su contraparte cubana como parte de los diálogos para la normalización, como ya ha anunciado el Departamento de Estado.

En otro panel auspiciado por el InterAmerican Institute for Democracy, el abogado y periodista César Vidal se refirió a las relaciones económicas de Cuba con otros países como “parasitarias”, lo cual va a continuar, aseguró, pero esta vez con países “que creen en la economía de mercado”.

Enrique García, antiguo oficial de la seguridad del Estado cubano, destacó la dependencia de la economía cubana de la política estatal y que el 75 por ciento de la economía cubana está controlada por Gaesa y Cimex, empresas administradas por militares. Asimismo comentó acerca de los esfuerzos de la inteligencia cubana por “captar” empresarios extranjeros, sobre todo estadounidenses.

“Los oficiales de inteligencia saben que la mayoría de los empresarios extranjeros van a terminar con las manos vacías pero quieren usarlos como cabilderos. Apuestan a que en EEUU logren derogar el embargo y acceder a la obtención de crédito, y sirvan de socios de la implementación de un capitalismo cautivo y de apartheid”, señaló.

“La pobre isla de Cuba posee el servicio de inteligencia más efectivo y agresivo del hemisferio occidental, con una influencia muy significativa en los medios de comunicación y entre políticos de EEUU”, agregó.

Por su parte, Carlos Sánchez Berzáin, también del InterAmerican Institute for Democracy, comentó sobre el origen y las características de la alianza entre Cuba y Venezuela, a través de la cual “la dictadura castrista ha desplegado su dominio en la región”.

Según Sánchez, el socialismo del siglo XXI es “un producto castrista”, originado por la necesidad del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez por consolidar su mandato y la aguda necesidad económica del gobierno cubano, tras años de Período Especial. En este proyecto de influencia regional, “Chávez pone el dinero y Cuba pone el know how, el hacer política”, comentó.

“¿Quién es el líder político de América Latina? Está en La Habana”, señaló el analista.

La reunión anual de la ASCE, que sesionará hasta el sábado, se centra en el análisis de las implicaciones del nuevo giro político hacia Cuba y sus consecuencias para Estados Unidos y América Latina en general.

Con la mirada puesta en las perspectivas económicas tras la restauración de relaciones diplomáticas, varios expertos y académicos discutieron este jueves sobre las perspectivas de desarrollo del turismo y el pequeño empresariado, el estado de los cambios económicos impulsados por el gobierno cubano—que no constituyen una reforma, señaló el periodista independiente Oscar Laffita—así como la posible reintegración de Cuba a los organismos financieros internacionales.

“Hay que tener un optimismo moderado”, comentó la periodista Myriam Celaya, que participó en uno de los paneles sobre el futuro de las relaciones entre EEUU y Cuba.

“Los grandes medios de prensa de EEUU han magnificado este tema de las relaciones como si fuera la solución de Cuba y significara inmediatamente la democratización del país”, dijo la periodista de 14ymedio y señaló que “en Cuba todavía no hay ninguna señal ni esto se ha revertido en beneficio para los cubanos”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios