Sur de la Florida

Comparece ante Tribunal Federal el segundo cubano simpatizante del Estado Islámico

Los abogados defensores de Harlem Suarez llegaron a un acuerdo con los fiscales para que su cliente permanezca detenido mientras estudian el caso más a fondo.
Los abogados defensores de Harlem Suarez llegaron a un acuerdo con los fiscales para que su cliente permanezca detenido mientras estudian el caso más a fondo. Tomada de la página web del acusado

El segundo cubano en ser acusado de simpatizar con el Estado Islámico compareció el lunes ante el Tribunal Federal de Miami, ataviado en un uniforme caqui de detenido, con las muñecas esposadas y los tobillos encadenados.

Harlem Suárez, de 23 años, iba a solicitar que el juez le otorgara fianza mientras espera juicio – pero sus abogados defensores le dijeron al magistrado Edwin Torres que habían llegado a un acuerdo con los fiscales para que su cliente permanezca detenido mientras estudian el caso más a fondo. Su siguiente comparecencia en la corte será el próximo martes cuando tiene programado ser instruido de cargos.

Hablando con periodistas luego de la audiencia, Richard Francis Della Fera dijo que su cliente es inocente, que nunca contactó a nadie en el Estado Islámico y que no tiene una idea clara de lo que ha pasado ya que su habilidad mental no es buena, tiene un bajo intelecto, no habla inglés bien y nunca antes había tendido problemas con la ley.

“No es un joven muy inteligente, y tiene una madurez intelectual muy baja”, dijo Della Fera. “No es un peligro para la comunidad. No es un terrorista”.

También dijo Della Fera que su cliente había sido alentado por un informante a preparar la bomba que supuestamente iba hacer estallar en una playa llena de bañistas. El defensor de oficio del primer cubano acusado de simpatía con el Estado Islámico – Miguel Morán Díaz – dijo en la corte el viernes último que su cliente había sido “alentado” en sus actividades por un informante.

Ambas declaraciones parecen indicar que Suárez y Morán Díaz piensan que fueron “victimas” de informantes o agentes demasiado entusiastas.

Los casos han atraído el interés de la prensa porque las denuncias penales contra Súarez y Morán Díaz -- presentadas por agentes del FBI -- les acusaba de preparar ataques contra civiles. En el caso de Suárez se le acusa de haber preparado un arma de destrucción masiva – una bomba con clavos que presuntamente iba hacer volar en la playa. En cuanto a Morán Díaz, la denuncia penal dice que quería convertirse en francotirador y matar civiles.

El caso de Suárez surgió precisamente un día después de que la jueza federal Joan Lenard condenará a Morán Díaz, de 45 años, a 10 años de prisión.

Aunque Della Fera, el abogado principal de Suárez, dijo que su cliente no conoce a Morán Díaz, ambos fueron descubiertos por el FBI por presuntamente expresar simpatías con el Estados Islámico a través de paginas de Facebook.

Los agentes del FBI que investigaron a los dos hombres son diferentes, pero el fiscal a cargo de ambos casos es el mismo: Marc Stuart Anton. Ambos casos también tienen ciertos paralelos.

En el caso contra Morán Díaz, que llegó a Estados Unidos hace un poco más de 20 años, su simpatía por el Estado Islámico fue descubierta por el FBI en enero cuando los agentes se dieron cuenta que mantenía una pagina en Facebook donde usaba el nombre Azizi al-Hariri y donde tambíen incluía numerosos artículos sobe el Estado Islámico.

Según la denuncia penal contra Morán Díaz, un informante del FBI se reunió con el acusado en un restaurante donde el cubano le reveló que deseaba comprar armas pero no podía porque era un delincuente convicto ya que había ido a prisión en el 2005 por un caso de cocaína.

La denuncia penal también relataba que Morán Díaz le dijo al informante que podía meter de contrabando un rifle en un estadio y convertirse en francotirador para crear caos en la ciudad.

El caso contra Suárez, que llegó de Cuba con su familia cuando tenía 12 años en el 2004, tuvo un comienzo similar al de Morán Díaz.

El 15 de abril, dice la denuncia penal, el FBI recibió información de parte de la Oficina del Alguacil del Condado Palm Beach sobre una pagina de Facebook bajo el nombre de Almlak Benítez.

Durante la investigación, el FBI ubicó la cuenta del computador que utilizaba Benitez en un apartamento en Cayo Hueso, en el que Suárez vivía con sus padres.

Aunque Suárez ha estado en Estados Unidos por 11 años, este no entiende ingles bien y solicitó una interpreta durante la audiencia de la corte el lunes.

En su conferencia de prensa después de la audiencia, Della Fera describió a Suárez como “perturbado” y “muy preocupado” por las acusaciones en su contra.

“Nunca había sido arrestado, y ahora se encuentra detenido en una unidad especial de aislamiento del centro de detención federal en el downtown” dijo Della Fera. “Para el es una experiencia impactante. Extraña terriblemente a sus padres, que son una familia humilde y sin sofisticación”.

Al preguntársele si Suárez conocía a Morán Díaz, también cubano, Della Fera dijo que no y que si ambos son cubanos es por “mera coincidencia”.

En cuanto a si era verdad que Suárez simpatizaba con el Estado Islámico, Della Fera dijo que su cliente había quedado “encaprichado y obsesionado” con el grupo terrorista debido simplemente a que este aparecía constantemente en las noticias.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios