Sur de la Florida

Costoso requisito impediría plan para tren urbano en Miami-Dade

CSX quiere que la Florida compre alrededor de 35 millas de vías férreas que la compañía opera en los extremos oeste y sur de Miami-Dade.
CSX quiere que la Florida compre alrededor de 35 millas de vías férreas que la compañía opera en los extremos oeste y sur de Miami-Dade. el Nuevo Herald

La solución económica del condado Miami-Dade a la creación de una línea de ferrocarril de este a oeste podría verse impedida por un costoso requisito: gastar cientos de millones para comprar vías férreas de carga.

En una carta a la Junta de Transporte del Condado, la compañía de transporte de cargas CSX esbozó la estructura de un plan posible para transportar pasajeros en sus vías férreas entre el Aeropuerto Internacional de Miami y los suburbios del extremo oeste del condado. La condición principal impuesta por CSX podría resultar onerosa: ellos quieren que la Florida compre alrededor de 35 millas de vías férreas que la compañía opera en los extremos oeste y sur de Miami-Dade.

CSX negoció un acuerdo similar para la línea de tren urbano de Orlando, SunRail. La línea de 61 millas — la versión del Tri-Rail del área central de la Florida — se inauguró en el 2014 luego que la Florida adquiriera las vías férreas de CSX por alrededor de $430 millones. Ese precio podría traducirse en unos $245 millones por un tramo de 35 millas.

Por sí solo, ese costo es más del doble del presupuesto de $102 millones anunciado la semana pasada en la presentación del comisionado de Miami-Dade Esteban “Steve” Bovo.

Bovo, quien es presidente del Comité de Transporte de la comisión, es el principal defensor del plan para crear finalmente el tren urbano de este a oeste que se prometió a los votantes en el 2002 cuando ellos aprobaron un aumento del impuesto a la venta para el tránsito. Aunque la promesa inicial tenía en mente una extensión del servicio condal del Metrorail en una nueva línea, el plan de Bovo se considera una ganga porque utilizaría las vías férreas de carga existentes.

La exigencia de CSX de recibir compensación por sus vías férreas no fue una sorpresa para Bovo y sus subordinados, quienes se han reunido en privado con ejecutivos del ferrocarril durante el año para desarrollar la propuesta del tren urbano de este a oeste. Pero la carta enviada el 23 de julio a la Organización de Planeamiento Metropolitano (MPO) del Condado por Marco Turra, ejecutivo de CSX, marca la primera vez que CSX ha declarado en público la manera en que aceptaría participar en el plan de Bovo.

La carta no estableció si la compañía quería vender o no. Pero sí decía que CSX solamente tendría en cuenta el plan de Bovo para crear una línea de pasajeros de 11 millas si el Departamento del Transporte de la Florida (FDOT) aceptaba comprar no sólo el tramo de vía férrea de este a oeste sino además una extensión mucho mayor de vías férreas que se extienden al sur hasta Homestead.

“FDOT tendrá que adquirir la Subdivisión de Homestead entera por un precio de mercado justo”, escribió Turra usando el término sombrilla para ambos tramos de vías férreas.

Funcionarios locales involucrados en las conversaciones subrayan que las discusiones están en un estadio tan temprano que es demasiado pronto para calcular lo que podrían costar las exigencias de CSX o si las condiciones financieras del acuerdo de Orlando deal se impondrían en Miami-Dade.

Pero la carta de Turra reveló un posible punto de contención si la Florida no se interesara en complacer la solicitud de CSX de que adquiera las vías férreas que Miami-Dade quiere utilizar. El gobierno de Miami-Dade trató de llegar a un acuerdo similar con CSX hace alrededor de una década, pero el mismo no adelantó una vez que conseguir las vías férreas pareció imposible.

Bovo dijo el lunes que planeaba reunirse con el secretario de Transporte de la Florida, Jim Buxold, en las próximas semanas con objeto de pedir apoyo para el proyecto.

“Estoy muy interesado en saber si el gobierno estatal está interesado en absoluto en reanudar esa conversación”, dijo. “Y tengo que hacer saber al gobierno estatal lo útil que esto sería para el Condado”.

Una vocera del Departamento del Transporte de la Florida dijo el lunes que la agencia todavía no estaba involucrada en conversación alguna con respecto al proyecto. Una portavoz de CSX afirmó que la compañía no tenía nada que decir más allá de lo expresado en la carta.

Algo clave en el proyecto es el valor que CSX asigna a las vías férreas en cuestión. La línea de este a oeste corre paralela a la Autopista del Dolphin, y presta servicio principalmente a una sola cantera en el área oeste de Miami-Dade. Si una entidad gubernamental comprara las vías férreas, CSX podría negociar su uso permanente sin tener que invertir en mantenimiento y mejoras.

En la carta a MPO, CSX expone una serie de requisitos que giran alrededor de la compra de la línea férrea por parte del estado. Ellos quieren que la agencia estatal se haga cargo del mantenimiento y las operaciones de la misma, e insisten en conservar derechos exclusivos en perpetuidad a las mismas. Aunque la compra de las mismas por parte del Condado no se ha descartado, el gobierno estatal de la Florida cuenta con fondos y garantías mucho mayores para CSX respecto a sus operaciones futuras.

Tri-Rail, la línea urbana financiada por el Condado y el gobierno estatal que conecta los condados Miami-Dade y Palm, también pasa por vías férreas de CSX que ahora son propiedad de la Florida. Tri-Rail podría acabar siendo la operadora de la nueva línea de tren urbano de este a este según el plan de Bovo, de modo que no se trataría de un concepto nuevo. En su carta, Turra de CSX mencionó los acuerdos anteriores al exponer los requisitos de la compañía.

“Estos principios han sido usados con éxito tanto en la implementación del SunRail como del TriRail”, escribió.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios