Sur de la Florida

Operativo contra fraude a seguros en Hialeah

VIDEO: Taller allanado por policías e investigadores en operativo contra fraude a seguros

Policías e investigadores de compañías aseguradoras lanzan operativo contra fraude en negocio de Hialeah el viernes, 11 de septiembre del 2015.
Up Next
Policías e investigadores de compañías aseguradoras lanzan operativo contra fraude en negocio de Hialeah el viernes, 11 de septiembre del 2015.

Un taller de reparación de carrocerías en Hialeah fue allanado el viernes por la policía de esa ciudad y tanto el dueño como el administrador del negocio fueron arrestados y acusados de robo en mayor cuantía y fraude a tres compañías aseguradoras.

Francisco Ronquillo, de 51 años de edad y propietario de Hi Tech Auto-Body; así como Javier Valea, de 45 años y administrador del establecimiento, fueron capturados y sindicados de estafar a las aseguradoras United Auto, All State y Windhaven.

“Este taller cobraba [a las aseguradoras] por reparar los vehículos, pero en vez de emplear repuestos originales por los cuales se pagaba, utilizaban repuestos usados para llevarse miles de dólares al bolsillo”, dijo el detective Oscar Oliveros, uno de los investigadores del caso. “No sólo se trata del robo de dinero sino de poner en riesgo la seguridad de los conductores”.

Poco después de las 9 a.m., 15 agentes especiales de la policía de Hialeah intervinieron sorpresivamente el taller localizado en el 1777 West 39 Place. Junto con los policías al menos seis investigadores del Buró Nacional del Crimen contra Seguros (NICB por sus siglas en inglés) y de las compañías aseguradoras iniciaron la revisión de numerosa documentación contable y de las piezas empleadas en decenas de automóviles que eran reparados en el taller.

Oliveros dijo que tras dos años de investigaciones, la estafa inicial ascendería en ese taller a unos $35,000. La cifra no considera el análisis de nuevos documentos que empezaron a ser revisados tras el allanamiento del taller.

El detective Oliveros agregó que las quejas contra el taller de Ronquillo empezaron en el 2013. A comienzos de ese año, una residente de Hialeah sufrió el choque de su Nissan Máxima y la aseguradora estimó que los daños sumaban $2,500. El monto permitiría reemplazar los faros y el capó, entre otras partes. Sin embargo, Oliveros dijo que ese taller de Hialeah usó piezas usadas que apenas sumaban $300.

El agente especial del NICB, Tony Fernández, indicó que el taller solía obtener los repuestos en junkers, depósitos donde se ofertan piezas de carros chocados. El experimentado detective dijo que uno de los casos investigados en ese taller es el de una conductora cuya camioneta Toyota fue chocada el año pasado en Hialeah.

Tras una evaluación, la aseguradora All State le pagó al taller unos $600 para reemplazar una puerta nueva del lado posterior izquierdo, indicó Fernández. Sin embargo, los inspectores que ya sospechaban de la estafa del taller, descubrieron que la puerta instalada en el Toyota había sido comprada en un junker.

Durante el allanamiento del viernes, los inspectores advirtieron casos “más preocupantes”, como el de un auto Lexus cuyo chasis frontal había sido arreglado de manera superficial, a punta de soplete.

“En lugar de cambiar esta parte por una pieza original, han preferido ‘arreglar’ todo de manera cosmética”, dijo Fernández. “Pero tan preocupante como eso es que al parecer ese arreglo no garantiza la activación de la bolsa de aire, que le puede salvar la vida a un conductor”.

El supervisor de la Oficina de Protección al Consumidor del Condado Miami-Dade, Jorge Herrera, destacó la importancia de realizar este tipo de intervenciones para frenar el fraude en la reparación de vehículos.

“Hemos recibido varias quejas de personas que alegan que el monto pagado por el seguro no se refleja en el trabajo que se ha hecho en la reparación de los vehículos”, dijo Herrera. “Por eso es que se realizan investigaciones como esta”.

Herrera indicó que en Miami-Dade operan más de 3,500 talleres de reparación de carrocería, de los cuales unos 200 se encuentran en Hialeah. Los investigadores enfatizaron que una amplia mayoría incurre en estafas, pero estas demandan tiempo para documentarlas.

El vocero de la policía de Hialeah, Eddie Rodríguez, destacó el hecho de que la estafa de los talleres termina afectando a los propietarios de vehículos al elevarse las cuotas por los costos del seguro.

“Este fraude afecta el sistema completo”, dijo Rodríguez. “Es como una pequeña bola de nieve en la cima de una montaña, que va creciendo a medida que va cayendo, nos afecta a todos”.

Siga a Enrique Flor en Twitter: @kikeflor

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios