Sur de la Florida

Scott se benefició de la publicidad negativa pero no del voto hispano

El gobernador de Florida, Rick Scott saluda a partidarios el domingo 2 de noviembre de 2014 durante un mitin en Hialeah, Florida, dos días previo a las elecciones del 4 de noviembre.
El gobernador de Florida, Rick Scott saluda a partidarios el domingo 2 de noviembre de 2014 durante un mitin en Hialeah, Florida, dos días previo a las elecciones del 4 de noviembre. EFE

En última instancia, los votantes hispanos de la Florida no fueron factor decisivo en el resultado que le dio la victoria por estrecho margen al gobernador republicano Rick Scott. Pero sí lo fueron en poner al rival demócrata Charlie Crist muy cerca de la victoria en la reñida elección por la gobernación del estado.

Otro factor que pudo haber influido en el triunfo de Scott son los millones de dólares que gastó en la publicidad negativa contra Crist. Scott gastó al menos $70 millones en anuncios de televisión negativos, muchos de ellos en español. Crist y sus aliados gastaron menos de $40 millones.

Estas son las conclusiones de expertos políticos del sur de la Florida que en entrevistas con el Nuevo Herald el miércoles analizaron a profundidad los resultados de la elección del martes en la que Scott fue reelegido con más de 2.8 millones de votos – una ventaja de poco más de 70,000 sufragios sobre Crist. Y quizás lo más sorprendente es que de los hispanos que votaron por Crist, un 50 por ciento eran cubanoamericanos, según una encuesta de votantes entrevistados al salir de los recintos de votación. Los analistas esperaban que el mayor porcentaje de votantes cubanoamericanos votaran por Scott, siendo republicano.

Los analistas políticos dijeron que los votantes que sí jugaron un papel preponderante en la reelección de Scott fueron los republicanos blancos no hispanos, que en gran número salieron a votar por el gobernador en los condados del oeste de la Florida que se consideran afluentes y mayormente republicanos. Esto, según los expertos, fue un reflejo de la ola de votantes republicanos que se alzaron en todo el país y barrieron con los demócratas no solo en la Florida sino en el resto de la nación, como repudio a las políticas del presidente Barack Obama.

Como prueba de esto, dijo Darío Moreno, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), los electores, incluyendo los hispanos, en los condados urbanos de Miami-Dade, Broward, Palm Beach y Osceola, cerca de Orlando, no salieron a votar en gran número mientras que los votantes en los condados considerados como suburbanos sufragaron con mayor entusiasmo.

En los condados como Sarasota, Manatee y Marion, el flujo de votantes a las urnas fue superior al 50 por ciento, dijo Moreno, mientras que el número de votantes en los condados con grandes centro urbanos, donde residen gran número de electores hispanos, el porcentaje de sufragantes fue inferior a esa cifra.

“Osceola, donde hay un número significativo de votantes hispanos, la concurrencia a las urnas fue de 41 por ciento. Lo mismo pasó en Miami-Dade, donde el porcentaje que fue a votar fue de algo más del 40 por ciento,” dijo Moreno, que también es consultor político.

Aunque el voto hispano no jugó el papel decisivo que se esperaba, sí parece haber ayudado a Crist a acercarse a la victoria.

“Charlie Crist ganó el voto hispano, pero no con el mismo porcentaje que ganó Obama en el 2012”, dijo Fernand Amandi, socio gerente de la firma con sede en Miami Bendixen & Amandi International. “Podría haber hecho un mejor trabajo en persuadir a los votantes hispanos a salir a las urnas”.

Apuntó también Amandi que, a pesar de las percepciones en la comunidad cubana sobre Crist, este ganó el voto cubano.

“Según las encuestas de votantes al salir de las urnas, Crist obtuvo el 50 por ciento del voto cubano y Scott el 46 por ciento.

Un sondeo de CNN entre electores que salían de los recintos de votación el martes, publicado en el sitio web de la cadena, muestra que el 50 por ciento de los entrevistados votaron por Crist contra 46 por ciento por Scott. El mismo sondeo mostró que el 66 por ciento de los hispanos no cubanos votaron por Crist mientras que solo 31 por ciento de esta categoría lo hizo por Scott.

“Los hispanos jugaron un papel, llevando a Crist a tiro de piedra de Scott”, dijo Amandi. Pero otro elemento interesante hacia el futuro es que esto marca tres ciclos electorales consecutivos en los que el voto cubano ha sido para los demócratas”.

El redactor del Miami Herald Marc Caputo contribuyó a este informe.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios