Sur de la Florida

Juicio en Miami revela detalles de operaciones del narcotráfico

Miembros de la Guardia Costera bajan a tierra un cargamento de droga confiscado durante una operación en abril de este año.
Miembros de la Guardia Costera bajan a tierra un cargamento de droga confiscado durante una operación en abril de este año. Cortesía

Un caso relacionado con la detención de cuatro hombres a bordo de un bote de pesca que supuestamente transportaba cocaína ha proporcionado nuevos detalles sobre cómo los traficantes tratan de enviar narcóticos fuera de Colombia.

Los acusados, que ahora están detenidos en Miami en espera de ser enjuiciados, son los más recientes en ser capturados en una creciente redada internacional encaminada a desactivar las rutas marítimas de los narcotraficantes .

Este caso es similar a uno que salió a la luz pública en documentos de la Corte Federal de Miami el año pasado. En esa ocasión, dos mexicanos y un ecuatoriano fueron detenidos a bordo de un buque de la marina de guerra de Estados Unidos en el Océano Pacífico. Los arrestados fueron descubiertos transportando cocaína en un bote pesquero interceptado en un punto entre la costa sur de México y las Islas Galápagos de Ecuador.

El caso más reciente que involucra a los cuatro acusados —Ernesto Morales Cana de Guatemala, los ecuatorianos Rafael Enríquez Delgado y Simón Gustavo Saldarriaga Chila, así como el colombiano Yexson Andrés Bastidas Moreno— es casi una copia del anterior.

En ambos casos, los botes partieron de Esmeraldas, Ecuador, para encontrarse con embarcaciones procedentes de cerca de la frontera con Guatemala y México.

Cuando fue interrogado, dice una denuncia penal, Cana reveló que antes del 2 de octubre fue contactado por una persona en Guatemala para hacer un viaje de pesca, que en realidad serviría para transportar drogas.

“Cana estuvo de acuerdo y zarpó a Guatemala”, según la denuncia penal presentada por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) . “Cana navegó hasta un punto en el mar en coordinación con el individuo que lo contactó. Al llegar al lugar, Cana observó a otro bote con cuatro hombres a bordo”.

Entre ellos estaban Enríquez, Saldarriaga y Bastidas, quienes abordaron el bote de Cana, llamado Romeo. El grupo navegó a otra ubicación a unos 150 millas de distancia donde iban a encontrarse con otra embarcación, según la denuncia. En este segundo lugar, el grupo recibió instrucciones para proceder a una nueva ubicación a 500 millas más lejos donde recibieron fardos de cocaína, combustible extra, un teléfono satelital, un dispositivo GPS y un radio VHF , dice la denuncia.

Poco después y durante el regreso a Guatemala, el bote fue descubierto el 2 de octubre por un avión de vigilancia estadounidense que patrullaba la zona a unos 120 millas al sur de la frontera entre Guatemala y El Salvador, según documentos. Un helicóptero con personal de la Guardia Costera de Estados Unidos se sumó al operativo. Fue entonces cuando la tripulación avistó al bote desde el cual hombres lanzaban objetos al mar.

La tripulación del helicóptero recibió autorización para realizar tiros de advertencia a la embarcación y obligarla a detenerse. Después de que los tripulantes del helicóptero hicieron los disparos, el bote se detuvo, de acuerdo con la denuncia penal.

Los miembros de la Guardia Costera a bordo de una pequeña embarcación recuperaron dos de los objetos lanzados al agua. Más tarde, encontraron un total de 29 fardos un peso de unos 700 kilos. La denuncia dice que eventualmente se comprobó que el contenido de los fardos era cocaína.

Los cuatro hombres fueron detenidos a bordo del buque de la Marina estadounidense Gary y posteriormente transportados a Miami. Fueron instruidos de cargos el 28 de ​​octubre. Los cuatro se han declarado inocentes en la Corte Federal de Miami.

HSI dijo que no podía hacer comentarios porque el caso está bajo investigación. Tres de los abogados de los acusados ​​no pudieron ser contactados para que hicieran comentarios.

El abogado Bastidas, Gennaro Cariglio Jr., dijo que su cliente no debería estar en Estados Unidos.

“El señor Bastidas Moreno no debería haber sido traído a un tribunal en los Estados Unidos”, dijo Cariglio “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para impugnar la competencia de la corte de Estados Unidos para conocer este caso”..

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios