En el Centro Sandra Delucca, para adultos con discapacidades, en el momento que el grupo comenzó a tocar La Bamba todos se levantaron de sus asientos, apartaron las sillas y mesas y empezó el baile.
En el Centro Sandra Delucca, para adultos con discapacidades, en el momento que el grupo comenzó a tocar La Bamba todos se levantaron de sus asientos, apartaron las sillas y mesas y empezó el baile. MARSHA HALPER mhalper@miamiherald.com
En el Centro Sandra Delucca, para adultos con discapacidades, en el momento que el grupo comenzó a tocar La Bamba todos se levantaron de sus asientos, apartaron las sillas y mesas y empezó el baile. MARSHA HALPER mhalper@miamiherald.com