Sur de la Florida

BERNADETTE PARDO: Un Museo Latino para todos

Bernadette Pardo

Casi nadie sabe que uno de los héroes de la guerra de independencia estadounidense fue un español.

En 1781, Bernardo de Gálvez y Madrid, Conde de Gálvez y ex gobernador de Cuba y Louisiana derrotó a las tropas británicas en la Batalla de Pensacola.

Muchos también desconocen que la primera celebración del Día de Acción de Gracias en estas tierras no fue en Plymouth Massachusetts en 1621, sino más de cincuenta años antes, en San Agustín, Florida, y que los anfitriones de esa primera cena con los indígenas locales no fueron los Peregrinos de Inglaterra sino los españoles del Nuevo Mundo que celebraron comiendo potaje de garbanzos.

Y muchos ignoran que durante casi 20 años el CEO de una de las compañías más emblemáticas de este país, la Coca Cola, fue un cubano, Roberto Goizueta, quien la convirtió en una exitosa empresa global.

En estos momentos, en que en muchos sectores nos ven como intrusos, apestosos, indocumentados, e incluso cosas peores, las contribuciones de los latinos a este país durante los últimos 500 años no deben ser ignoradas.

Esa es la idea detrás de un proyecto para construir un Museo Latino Nacional en la explanada de los museos en Washington D.C.

La idea recibió el beneplácito del presidente George W. Bush y la aprobación inicial de un comité exploratorio de un Congreso mucho menos dividido en el 2008. Pero ahora el proyecto está estancado gracias a la intransigencia de un grupo de congresistas republicanos en Washington que se oponen a todo lo que lleva la palabra latino.

Javier Becerra, el congresista de California que ha sido el principal propulsor del mueseo, considera que es hora de celebrar en grande las contribuciones de los latinos a la historia, la ciencia el arte y la cultura de nuestro país. Nuestros congresistas republicanos Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart también han estado al frente de esta larga e inconclusa batalla por lograr el reconocimiento que merecemos a nivel nacional.

“Ya somos el segmento de mayor crecimiento y en solo unos años los latinos serán una cuarta parte de nuestra población”, nos dice la publicista emérita Aida Levitan, integrante del comité exploratorio del Museo Latino. “No nos pueden seguir ignorando”. Y además según Levitan “sería un museo muy divertido lleno de música, sabor y color”.

En la explanada de los museos del Smithsonian en Washington ya inauguraron el Museo del Indio Americano. El año entrante se inicia la construcción del Museo de Historia y Cultura Afro Americana a un costo de $500 millones.

El gobierno federal ha sufragado dos terceras partes del costo del Museo del Indio Americano y ¿el Latino? Bien, gracias.

Se estima que el costo de construir un Museo Latino en la capital sería de unos $600 millones. El costo inicial sería sufragado con donaciones del sector privado. Varias compañías, entre ellas la Coca Cola y Exxon Mobil, han expresado su intención de contribuir al proyecto. Pero el problema de fondo no es la plata sino el prejuicio. Es por eso que el Museo Latino languidece en este congreso fragmentado.

Y es precisamente por eso que hace tanta falta este museo. El prejuicio nace de la ignorancia y la incomprensión. Integrar la historia, la cultura y el arte de los latinos en esta nación permitiría que todos puedan apreciar la riqueza y diversidad de nuestras contribuciones como americanos legítimos y valiosos y ayudaría a eliminar los prejuicios.

Esta semana la campaña para la creación del Museo Latino en Washington llegó a Miami. En un evento en Coral Gables, el grupo reconoció la labor de líderes locales como el alcalde de Miami, Tomás Regalado, y el director del aeropuerto internacional de Miami, Emilio González.

Miami que acaba de celebrar su gloriosa semana del arte es un gran ejemplo del impacto renovador y unificador de los museos y el arte.

Esperemos que el nuevo congreso en Washington se inspire y tenga al menos el gesto simbólico de llevar a votación la posibilidad de construir un Museo Latino para todos.

  Comentarios