Sur de la Florida

Florida vigilará la conducta de sus jueces

Jorge Labarga, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Florida.
Jorge Labarga, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Florida. Corte Suprema de Justicia de la Florida

El magistrado principal de la Florida ha ordenado a los 20 jueces principales del estado que supervisen la labor de cada juez en su circuito en busca de errores, una medida que ha puesto nerviosos a los jueces en el sur de la Florida y en otras partes.

En una orden administrativa dada el 1 de diciembre, el presidente del Tribunal Supremo de la Florida, Jorge Labarga, ordenó a cada juez principal que “comunique por separado” a cada juez de tribunal litigante de su circuito “la importancia de una ética profesional y de rendir cuentas a la rama judicial, lo cual es un compromiso a tiempo completo”.

Toda ofensa de “negligencia de sus deberes” será reportada por el juez principal al magistrado principal de este tribunal”, reza la orden de Labarga.

Labarga rechazó una solicitud de entrevista para discutir las razones de la orden.

“El presidente del Supremo simplemente quiere asegurar que los jueces principales y aquellos jueces que ellos supervisan comprendan que las violaciones de la confianza del público pueden tener consecuencias”, dijo el vocero del Tribunal Supremo Craig Waters. “Por supuesto que nos damos cuenta de que la mayoría de nuestros jueces cumplen con su deber, pero consideramos que es saludable recordar a todos de sus obligaciones éticas”.

Broward, donde la mala conducta de los jueces ha sido tema de los titulares nacionales y donde la jueza del Condado Gisele Pollack y la jueza de circuito Laura Marie Watson están defendiéndose de cargos de ética presentados contra ellas por la Comisión de Calificación Judicial (JQC), es uno de varios circuitos de los que se piensa motivaron la orden de Labarga.

“El Tribunal Supremo tiene que tener una perspectiva a nivel estatal”, dijo Waters. “Las personas del Circuito 18 [condados Brevard y Seminole] están convencidas de que la orden está dirigida a ellos”. Tres jueces del Circuito 18 tienen casos disciplinarios pendientes ante la JQC.

No obstante, durante años Broward ha compartido una buena parte de las preocupaciones sobre jueces que supuestamente no han estado cumpliendo con sus deberes.

Larry Seidlin, el llorón juez testamentario que ganó notoriedad al presidir sobre el famoso caso de Anna Nicole Smith, tenía la reputación de ocuparse más de su juego de tenis que de sus casos antes de su retiro en el 2007. Y las elecciones de este otoño incluyeron alegaciones de que el juez titular derrotado Stephen Feren se ausentaba con frecuencia del juzgado.

Los jueces principales son electos a mandatos de dos años por sus colegas y sirven como funcionario administrativo de su circuito, con autoridad de supervisar a todos los jueces y todo el personal judicial.

La nueva orden administrativa obliga a los jueces principales a asegurar que tienen que rendir cuentas por los jueces que supervisan.

“Hasta que se emitió esta orden, el juez principal, al menos en Broward, era más que nada un título ceremonial que servía para ir a almuerzos oficiales y cortar cintas de inauguración en el juzgado”, dijo el defensor público de Broward Howard Finkelstein. “Al menos cuatro jueces principales me dijeron que, si un juez estaba embriagado en el tribunal o si violaba los derechos de las personas al no cumplir con la ley, ellos carecían de autoridad para hacer nada... Esta orden, según la veo, pone la responsabilidad de lleno sobre los jueces principales”.

El juez principal de Broward Peter Weinstein tiene la nueva y ardua tarea de supervisar el trabajo de sus colegas en el Circuito Judicial 17. ¿Cómo va a hacerlo?

“Esa es una pregunta excelente cuando se tiene 90 jueces”, dijo. “Es difícil cuantificar el trabajo de un juez”.

JAABBLOG, blog judicial escrito por el abogado William Gelin, reportó el martes que la orden administrativa del presidente del Supremo puede haber sido dada en respuesta a una investigación potencial de la rama judicial en Broward por parte de la Comisión Judicial del Senado. El blog afirmó que el senador David Simmons, republicano de Altamonte Springs, confirmó que se había considerado la posibilidad de audiencias públicas, pero que fueron evitadas por la orden de Labarga.

Simmons no devolvió un mensaje telefónico en busca de comentarios.

A Waters, el portavoz del Supremo, le fue preguntado si Labarga estaba al tanto de las preocupaciones del Senado, y de si eso había sugerido su orden.

“Por supuesto que nosotros siempre estamos dialogando con la Legislatura, y por supuesto que estamos abiertos a cualquier preocupación que ellos tengan”, dijo Waters.

Broward Bulldog es un periódico sin afán de lucro publicado sólo en Internet creado para brindar reportajes locales de interés público. www.browardbulldog.org. 954-603-1351.

  Comentarios