Sur de la Florida

Empleado del Departamento de Defensa se declara culpable de mentir

Cuando un empleado trabaja en una posición sensible del gobierno de Estados Unidos, con el acceso a información clasificada, está obligado a reportar contactos con extranjeros para evitar suspicacias e incluso chantaje o extorsión.

Si el empleado no reporta esos contactos o miente acerca de ellos, esto podría resultar en un delito grave y posible condena.

Eso fue lo que pasó con Pedro A. Nuñez, un trabajador del Departamento de Defensa en Miami, arrestado en septiembre bajo sospecha de mentir sobre una relación romántica con una colombiana, según documentos de la Corte Federal.

Núñez, de 55 años, compareció ante el Tribunal Federal de Miami el martes por la tarde donde se declaró culpable de mentir (a sabiendas e intencionalmente) acerca de la mujer que era su novia y con la que había vivido durante los últimos cinco años.

Si Nuñez, nacido en Puer to Rico, hubiera sido enjuiciado por un jurado, podría haber sido condenado a un máximo de cinco años de prisión, así como tres años de libertad supervisada y una multa de hasta $250,000, según documentos de la Corte.

Pero como se declaró culpable , la Fiscalía recomendó a la jueza federal Úrsula Ungaro que le imponga una sentencia más leve, aunque ésta no fue especificada durante la audiencia en la Corte.

Con la declaración de Nuñez , Úngaro dijo que proyecta condenarlo en una audiencia en enero y le dejó permanecer en libertad bajo fianza. El fiscal a cargo del caso, Marc Stuart Anton, no se opuso a que Nuñez quedara en libertad antes de la sentencia.

Nuñez no hizo comentarios a el Nuevo Herald después de la sentencia, pero su abogado —James Angelo DeMiles— dijo que su cliente es un patriota.

“Por cuatro décadas, él ha defendido a este país y nuestro interés nacional”, dijo DeMiles. “Es un ser humano maravilloso”.

Ni en la sala de audiencia del tribunal ni afuera , Nuñez o DeMiles dieron detalles sobre el pasado de Nuñez, ni dónde trabajaba. Los documentos judiciales utilizados por la Fiscalía para procesarlo indican sólamente que Nuñez estaba vinculado al Departamento de Defensa.

El caso salió a la luz el 25 de septiembre, cuando los fiscales presentaron una información en la Corte Federal contra Núñez, en lugar de una acusación formal de un Gran Jurado.

Un abogado de Núñez firmó un documento en el tribunal renunciando al derecho de su cliente a ser acusado por encausamiento del Gran Jurado.

A Nuñez se le concedió fianza, y luego se declaró inocente y exigió ser llevado a juicio. No hay explicación en los documentos judiciales por qué Nuñez cambió de opinión acerca de la defensa de su caso.

El martes se presentó ante la jueza Úngaro y se declaró culpable, diciendo que entendía las consecuencias de su decisión.

No había ningún familiar, amigo o amiga de Nuñez en la sala de audiencia. Sólo estaban presentes, además de Nuñez y la jueza, su abogado, el fiscal, un agente investigador federal, un periodista y los empleados del tribunal.

La colombiana con la que Nuñez tenía una relación no fue identificada por su nombre, sólo por las iniciales S.M.M.C.

“El acusado escribió en un cuestionario sobre contacto con extranjeros, que había tenido contacto el 6 de mayo del 2011 con S.M.M.C., una mujer colombiana, y que luego tenía contactos ocasionales de tipo profesional y de negocios por más de tres años”, dice la información utilizada en contra de Nuñez. El “acusado sabía que cohabitaba y tenía una relación personal y romántica con S.M.M.C. desde por lo menos el 2010”.

Ni la información ni ningún otro documento del tribunal explica cómo fue que los investigadores descubrieron la relación secreta de Nuñez.

Una directiva del Departamento de Defensa, disponible en internet, dice que el personal autorizado a recibir información de inteligencia debe informar contactos con extranjeros, para frustrar la actividad de agentes de inteligencia de otros países.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

ue

  Comentarios