Sur de la Florida

Exilio pide estar presente en el diálogo con La Habana

Destacados dirigentes del exilio cubano en Miami exigieron el miércoles estar presentes en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba para el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

En declaraciones realizadas en el Café Versalles de Miami, centro neurálgico del exilio cubano, el presidente del Movimiento Democracia, Raúl Sánchez, aseguró que el anuncio de Obama “es un reto” para los opositores cubanos en el interior de la isla y también para el exilio.

“Estamos en el día en el que los Estados Unidos anuncian cambios de política, por lo menos de manera temporal, y los cubanos tenemos que abogar por los derechos de los que no van a estar representados en esa negociación”, reclamó Ramón Saúl Sánchez.

A su juicio, “es importante que se escuche al pueblo de Cuba, porque yo no veo al Gobierno de Castro anunciando que va a legalizar a la oposición cubana que está proscrita en Cuba”.

“No veo al Gobierno cubano anunciando que va a desmontar la industria que ha montado con la división familiar, y yo reclamo el derecho a retornar a mi país aunque tenga una visión diferente al régimen”, continuó el dirigente de Movimiento Democracia.

Según recordó, el régimen “no permite volver a muchos miles de cubanos”, y tampoco veo al Gobierno cubano diciendo que podremos entrar “y luchar pacíficamente por los cambios democráticos de Cuba”.

Otros dirigentes del exilio, como el presidente del Directorio Democrático, Orlando Gutiérrez, se mostró aún más crítico y calificó de “absurdo” el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba por ser el resultado de una “concesión” a un régimen que “sigue manteniendo la opresión sobre el pueblo cubano”.

“Es lo peor que puede hacer Estados Unidos en cuestión de seguridad nacional”, apostilló Gutiérrez, quien insistió en que la apertura de este proceso supone una suerte de premio a un régimen que “asesinó hace dos años a los disidentes Owaldo Payá y Laura Pollán”.

La conclusión del activista es que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países envía una “luz verde” al Gobierno cubano para que “siga matando” a los opositores.

  Comentarios