Sur de la Florida

Con el tiempo, apertura hacia Cuba beneficiará a negocios en Florida

El “Ana Cecilia” zarpa el 11 de julio del 2012 del puerto del Río Miami con un flete de artículos catalogados como ayuda humanitaria, que constituyó el primer envío marítimo directo de mercancías entre esta ciudad y La Habana en más de cinco décadas.
El “Ana Cecilia” zarpa el 11 de julio del 2012 del puerto del Río Miami con un flete de artículos catalogados como ayuda humanitaria, que constituyó el primer envío marítimo directo de mercancías entre esta ciudad y La Habana en más de cinco décadas. EFE

Mientras Estados Unidos toma medidas para normalizar las relaciones con Cuba, los negocios del sur de la Florida centrados en la banca, los envíos, el comercio, las telecomunicaciones y los viajes están en posición para beneficiarse, con el tiempo.

“Las implicaciones inmediatas no van más allá de observar con esperanza un ambiente que acabará convirtiéndose en una transición democrática”, dijo Adolfo Henriques, presidente y ejecutivo principal de Gibraltar Private Bank & Trust, con sede en Coral Gables. “Va a tomar algún tiempo antes de que los verdaderos requisitos, oportunidades, etc. se materialicen. No es algo que pueda pasar de un día para otro”.

Tras un intercambio de prisioneros que trajo de vuelta a casa a dos estadounidenses que llevaban encarcelados mucho tiempo, el presidente Barack Obama anunció el miércoles un cambio importante en la política de EEUU hacia Cuba que incluye establecer relaciones diplomáticas, permitir a instituciones financieras estadounidenses abrir cuentas con bancos cubanos, aumentar la capacidad de exportación estadounidense y relajar las restricciones a los viajes.

El anuncio de Obama no mejorará por sí solo unas relaciones económicas rotas 54 años atrás. Unas regulaciones relacionadas con los cambios de política probablemente demorarán meses, y todavía están en vigor sanciones económicas contra Cuba implementadas por el Congreso.

Barry E. Johnson, presidente y ejecutivo principal de la Cámara de Comercio del Gran Miami, opinó: “Es prematuro comentar sobre los efectos de este anuncio. Como todas las proclamaciones significativas y monumentales, los detalles son lo vital”.

En Miami, el embargo era un tema candente el miércoles entre muchos ejecutivos de negocios, quienes se negaron a comentar sobre los cambios o su posible impacto. No obstante, es inevitable el impacto al paisaje empresarial del sur de la Florida dada la proximidad y los lazos culturales con Cuba. “Ahí hay un millón de oportunidades”, dijo Milton Vescovacci, abogado y accionista de GrayRobinson en Miami, hablando de los servicios financieros y de viajes.

De acuerdo con un alto funcionario de la administración federal, la exportación de bienes necesarios a los cuentapropistas — empleados por cuenta propia — de Cuba será permitida, así como la de suministros agrícolas para granjeros particulares a pequeña escala y materiales de construcción destinados al pueblo cubano. Se espera que las telecomunicaciones y la penetración de la Internet se expandan, creando oportunidades para las compañías tecnológicas estadounidenses.

Las compañías de envíos también tienen las de ganar.

“La reacción inicial es de mucho entusiasmo”, dijo Jay Brickman, vicepresidente de servicios gubernamentales de Crowley Maritime Corp., empresa que hace viajes por mar entre Port Everglades y Cuba llevando productos alimenticios y medicinas de acuerdo con la Ley de Reforma de las Sanciones de Comercio y de Aumento de la Exportación. Brickman habloo por teléfono el miércoles desde el Aeropuerto Internacional de Miami mientras esperaba la partida de vuelo chárter Falcon Air Express a La Habana. “Todavía hay muchos detalles que fijar. En general, va a haber mucha conversación, y eso es algo bueno. No sé, creo que me sentiré mejor informado cuando lleguemos allá y hablemos con la gente”.

Tom Murphy, presidente y ejecutivo principal de Coastal Construction Group, una gran firma de construcción radicada en Miami, dijo que la decisión del presidente Obama “es un primer paso. A mí me gustaría ver que se elimine el embargo. Creo que muchos buenos urbanizadores y constructores se dirigirían a Cuba. Lo mejor que podemos hacer es ir y reconstruirla. Y, mientras estamos en eso, construir un par de casinos”.

Las restricciones a los viajes también están siendo relajadas. Aunque la decisión del Presidente no elimina la prohibición de viajar para todos los estadounidenses, sí permite que 12 grupos de visitantes autorizados viajen a Cuba bajo licencias generales sin la aprobación previa del gobierno de EEUU que se requería antes.

Se permitirá a instituciones financieras estadounidenses abrir cuentas correspondientes en bancos cubanos. La nueva relación permitirá con el tiempo a los viajeros estadounidenses usar tarjetas de débito y crédito para sus transacciones en Cuba.

La noticia hizo que las acciones del Fondo Herzfeld Caribbean Basin, un fondo de capital limitado que se centra en negocios que podrían beneficiarse de la eliminación al embargo a Cuba, subieran en un 29 del por ciento a $8.78 por acción en NASDAQ.

Algunas de las acciones del fondo que según él se beneficiarían probablemente de la reanudación de las relaciones con Cuba son las de Copa Holdings, una aerolínea panameña; Coca Cola Femsa, una embotelladora; Seaboard Corp., firma de envíos, comida y electricidad; y MasTec, compañía cotizada en bolsa de Miami que se dedica a la ingeniería y construcción de infraestructuras tales como transmisiones eléctricas, oleoductos y gasoductos, energía renovable y redes inalámbricas.

Jorge Mas, presidente de MasTec e hijo del fundador Jorge Mas Canosa, dijo que la liberalización de las telecomunicaciones y el mejoramiento del acceso a Internet conducirá a mayores libertades para el pueblo cubano. Pero, hablando sobre MasTec, afirmó: “Nosotros no haremos negocios con Cuba en el presente o el futuro próximo. Para empezar, allí no hay estado de derecho, no hay sistema democrático… Tendrían que tomarse medidas significativas para que tengamos esa posibilidad en cuenta”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios