Sur de la Florida

Madre que condujo mar adentro auto con 3 hijos quedará internada en hospital

Una jueza del condado de Volusia, en la costa noreste de Florida, decidió el martes que Ebony Wilkerson, la madre que condujo en marzo pasado su coche mar adentro con sus tres hijos en el interior, quede temporalmente bajo supervisión de un hospital estatal, informó una fuente judicial.

La jueza Leah R. Case, que debía dictar si Wilkerson, de 32 años, accedía a la libertad condicional o permanecía bajo la atención de un hospital estatal, indicó que la mujer es todavía potencialmente peligrosa y es mejor que permanezca bajo vigilancia temporal en un centro médico.

La magistrada solicitó al Departamento de Niños y Familia (DCF) que le remita un informe dentro de seis meses, o antes, sobre el estado mental de la mujer para evaluar la posibilidad de dejarla en libertad, recogió el diario Orlando Sentinel.

Case fundamentó su decisión de que Wilkerson, oriunda de Carolina del Sur y madre de cuatro hijos, permanezca internada no solo en los hechos que se registraron el pasado mes de marzo, sino en un episodio similar anterior que, en opinión de la jueza, apunta a que la mujer presenta todavía problemas mentales.

Wilkerson pidió a la jueza que emitiera un juicio sobre su estado mental cuando se declaró no culpable del cargo de abuso de menores a causa de sufrir un episodio de enajenación.

En el acuerdo judicial, la Fiscalía, por su parte, retiró los cargos de intento de asesinato que pesaban en contra de la mujer.

Wilkerson condujo en marzo pasado su vehículo hasta dentro del mar en una playa de Daytona Beach, con sus hijos de 3, 9 y 10 años en el interior. Cuando el auto estaba casi sumergido, paseantes lograron abrir las puertas y rescatar a los niños.

Según la Policía, familiares de la mujer señalaron que esta vivía una “relación de abuso” y que había viajado con sus hijos a Florida huyendo de su marido.

Durante el juicio, los abogados de la mujer argumentaron que Wilkerson padece de esquizofrenia y trastorno psicótico y que sufrió una bajada de azúcar en sangre que le alteró la conducta y le impidió tener conciencia de sus actos.

La mujer, que estaba embarazada durante el incidente, dio a luz a un niño en mayo pasado en un hospital psiquiátrico, bajo custodia de las autoridades.

  Comentarios