Sur de la Florida

Revelan nuevos detalles en caso de tráfico sexual de menores en Homestead

Esta semana surgieron perturbadores nuevos detalles en el caso federal de tráfico sexual que se sigue contra un ex empleado de Florida Keys Children’s Shelter (refugio de menores) acusado de llevar a dos adolescentes que entonces eran residentes del lugar, a la prostitución.

Hasta ahora, todo lo que se sabía del caso contra Ricky Jermaine Atkins, de 28 años y residente de Key Largo, era que estaba acusado de conducir a las menores de edad a un motel del Condado Miami-Dade y que una mujer vecina de Homestead, Sandra Simon, fotografió a las chicas y se encargó de correr los arreglos para comenzar a prostituirlas.

Sin embargo, en un nuevo documento que se presentó en la corte, una orden donde manda que Atkins permanezca bajo detención federal hasta que termine su juicio, se alega que Atkins tuvo mucho que ver en cada paso que dieron las víctimas hacia la prostitución.

Atkins fue arrestado el pasado 10 de septiembre, y ese mismo día fue despedido de su trabajo.

Quizás la acusación más grave en la orden de detención con fecha 18 de diciembre es que Atkins, cuya labor en el refugio era supervisar a los menores que corrían riesgo, “probó” las chicas, de 15 y 16 años, respectivamente, antes de llevarlas al Cutler Bay Motel 6 el 15 de agosto. La frase “Probar a las muchachas” quiere decir que fueron obligadas a tener relaciones sexuales con tres hombres en una casa en Homestead.

“Los cargos contra Atkins son muy graves”, escribió en el documento la jueza Alicia M. Otazo-Reyes. “Las acusaciones que se han hecho son abundantes”.

Atkins, que no pudo ser localizado para escuchar qué tenía que decir, se declaró inocente el 15 de diciembre de conspiración para participar en el tráfico sexual de menores y otros dos cargos de tráfico sexual de menores. Un jurado de instrucción encausó a Atkins y a Simon de los mismos cargos el 9 de diciembre.

De ser hallados culpables, tanto Atkins como Simon se enfrentan a una pena de cadena perpetua en una prisión federal, con un mínimo de 10 años de cárcel. La primera comparecencia en una corte de Simon fue el viernes.

Según la orden de detención, Atkins “entregó” a las adolescentes a Simon en el Motel 6. Simon las fotografió y colgó sus fotos en un anuncio de internet dedicado a la prostitución.

“En los días siguientes, las dos menores tuvieron un sinfín de citas con hombres”, escribió la jueza Otazo-Reyes.

Fiscales federales dijeron que Atkins regresó al motel varias veces para cobrar dinero de Simon, dinero que las muchachas ganaron a través de relaciones sexuales, de acuerdo con documentos judiciales. De igual modo, Atkins le entregó un celular prepagado a Simon “que le facilitaría el arreglo de las fechas de prostitución de las menores”.

La fiscalía también dijo que está en posesión de diversos mensajes de texto a Simon del teléfono de Atkins donde él discute los “detalles de la prostitución de las menores”.

“Entre los mensajes de texto hay preocupaciones de que sus colegas del refugio para menores pudieran ver a Atkins con las jovencitas; múltiples preguntas de Atkins a Simon sobre las actividades de prostitución de las menores; y solitudes de Atkins para apoderarse de las ganancias de prostitución de Simon”, escribió Otazo-Reyes.

Otazo-Reyes señaló en la orden de detención que no considera que se corre el riesgo de que Atkins trate de escapar, dado que lleva mucho tiempo viviendo en el sur de la Florida, con su novia de ocho años en Key Largo, con la que tiene tres hijos.

Sin embargo, la magistrada dijo que sí pensaba que Atkins era un “peligro para la comunidad ya que su empleo en el refugio de menores lo colocaba en una posición de confianza, pero violó esa confianza al prostituir a las menores, transportarlas de Tavernier a Homestead con ese objetivo, y participar en todas las actividades relacionadas con la trata de blancas”.

  Comentarios