Sur de la Florida

Vecinos de Kendall en crisis por falta de electricidad

Las brigadas de FPL tratan de ayudar a los vecinos hasta donde pueden. El edificio necesita una caja de fusibles nueva.
Las brigadas de FPL tratan de ayudar a los vecinos hasta donde pueden. El edificio necesita una caja de fusibles nueva. hgabino@elnuevoherald.com

Muchos en Miami han vivido la experiencia de pasar días sin agua o luz como consecuencia del impacto de un huracán — a 10 años de la última gran tormenta que golpeó el sur de la Florida, un grupo de residentes de Kendall pasa por una situación similar, solo que esta vez no corre ni una brisa.

Desde el viernes, al menos 12 apartamentos del condominio Royal Palm Place, ubicado en la Calle 106 del suroeste y la Avenida 157, no cuentan con luz o agua caliente debido a una falla en un panel de fusibles.

“Dormí una siesta y cuando me levanté a eso de las 5 de la tarde nada funcionaba, ni el refrigerador, ni la cocina o el aire acondicionado”, le dijo a el Nuevo Herald Amisadai Leonardo, residente y dueña de una de las unidades afectadas.

Dos camiones de la compañía Florida Power & Light se encontraban este lunes por la mañana en la comunidad, intentando reparar el ala que carecía de electricidad. Pudieron habilitar la corriente de 120 watts, pero electrodomésticos como la nevera, la cocina, y el aire acondicionado seguían sin funcionar.

Bill Orlove, vocero de la compañía eléctrica, dijo que el cliente, en este caso la empresa que administra la propiedad, debe arreglar o reemplazar el panel de fusibles, y luego conseguir la aprobación de un inspector municipal antes que FPL vuelva a dar la luz.

“Este es un caso donde nosotros podemos proveer el servicio, pero el equipo necesita ser arreglado”, dijo Orlove. “Una vez que se haga el trabajo, recién ahí podremos energizar la propiedad”.

Pero hasta el momento los vecinos dicen que Courtesy Property Management (CPM), la firma responsable por la comunidad, no se ha hecho cargo de los arreglos necesarios que afectan al conjunto.

“No recibimos respuesta de la Asociación, no atienden el teléfono, tampoco nos mantienen al tanto de lo que pasa”, dijo Leonardo, con uno de sus tres hijos en brazos. “Hemos tenido que quedarnos en lo de unos amigos, tuve que tirar todo del refrigerador, al igual que mis vecinos”.

Por su parte, Amy Díaz, la administradora de CPM encargada de Royal Palm Place, no contestó repetidos pedidos de comentario por vía telefónica e email al momento de publicación.

Johanna Morales, otra vecina afectada, dijo que el problema se agrava con el paso de los días.

“Los niños tuvieron escuela hoy, y fue duro. Me tuve que levantar más temprano, tuvimos que quedarnos en lo de mi suegra”, contó Morales, que tiene tres hijos y espera un cuarto. “Fue muy difícil”.

El condominio seguía sin electricidad el lunes por la tarde.

Siga a Sergio Cándido en Twitter: @sncandido.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios