Sur de la Florida

A juicio en Miami cuatro colombianos por cocaína incautada cerca de R. Dominicana

Un tripulante del Servicio de Guardacostas descarga uno de los fardos de cocaína incautada en altamar en la base de Miami Beach el 20 de noviembre.
Un tripulante del Servicio de Guardacostas descarga uno de los fardos de cocaína incautada en altamar en la base de Miami Beach el 20 de noviembre. Cortesía U.S. Coast Guard District 7

Después de que el escampavías de la Guardia Costera de Estados Unidos Bernard C. Webber atracara en la base de Miami Beach, un día del mes pasado, los tripulantes descargaron cocaína valorada en $17 millones que había sido incautada a presuntos narcotraficantes que la transportaban a bordo de una lancha rápida interceptada cerca de la República Dominicana.

Portando mascarillas, que les cubrían la nariz y la boca, los tripulantes del Bernard C. Webber descargaron cuidadosamente los 22 fardos que contenían la cocaína incautada durante la operación al sureste de Isla Beata (ubicada frente a la costa y cerca de la frontera) entre la República Dominicana y Haití.

Fue sólo el más reciente de una serie de incautaciones de narcóticos en el Atlántico, el Caribe y el Pacífico realizadas por barcos de Estados Unidos y de países aliados que buscan interrumpir las rutas utilizadas por narcotraficantes de Colombia y México. Estas operaciones han sido efectuadas por escampavías de la Guardia Costera con la asistencia de buques de guerra extranjeros, en gran parte de Europa occidental.

En este caso, en la operación de interceptación participaron escampavías de la Guardia Costera y el buque patrullero de la Marina Real Holendesa HNLMS Friesland.

Las incautaciones se llevan a cabo, en general, como parte de dos grandes redadas internacionales antidrogas conocidas como Operación Martillo y Operación Caribbean Venture.

Mientras que la Guardia Costera proporcionó algunos detalles sobre los 22 fardos de cocaína descargados en su base de Miami Beach el 20 de noviembre, la historia más completa sobre el operativo surgió en los registros judiciales del Tribunal Federal en Miami.

Una denuncia penal presentada por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), proporcionó más detalles del caso.

Según la denuncia, todo comenzó cuando la lancha rápida, impulsada por dos motores fuera de borda, zarpó de la costa norte de Colombia y se dirigió hacia el norte en el Océano Atlántico.

Atrajo la atención de los funcionarios estadounidenses cuando un avión de patrulla marítima la avistó el 15 de noviembre cuando surcaba el mar en dirección a la costa de la República Dominicana, de acuerdo con la denuncia penal.

“El avión identificó a la nave sospechosa como una lancha rápida con dos motores, cuatro personas a bordo, y varios fardos visibles en la cubierta”, dice la denuncia penal.

El avión de vigilancia siguió a la lancha rápida hasta que llegó a un punto al sur de la República Dominicana. En algún momento, de acuerdo con la denuncia penal, el personal del barco patrulla HNLMS Friesland lanzaron una pequeña embarcación con tripulantes de la Guardia Costera para interceptar y abordar la lancha rápida.

Uno de los miembros de la tripulación de la lancha rápida informó al personal de la Guardia Costera que su embarcación era de nacionalidad colombiana, pero la denuncia penal dice que los funcionarios estadounidenses no pudieron confirmarlo.

Por ende, el Guardacostas declararon a la lancha rápida como embarcación apátrida. Luego la registraron.

Los agentes de la Guardia Costera que abordaron la lancha rápida encontraron los 22 fardos en la cubierta así como a cuatro individuos – Darío Apshana, José Olaya Deluque, Marlon Pinto Díaz y Edgar Ibáñez Parra – todos colombianos, de acuerdo con la denuncia penal.

Los cuatro hombres y los 22 fardos finalmente fueron trasladados al HNLMS Friesland. El contenido de los fardos, que pesaban unos 500 kilos, resultó ser cocaína, dice la queja de HSI.

Poco después, los cuatro colombianos fueron trasladados al escampavías Bernard C. Webber, que los trajo a Miami Beach, donde los agentes federales los arrestaron.

Los acusados enfrentan ahora juicio en el Tribunal Federal de Miami.

HSI no hizo comentarios porque el caso todavía está bajo investigación. Los abogados de los acusados no pudieron ser localizados para que hicieran comentarios.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios