Sur de la Florida

Tomás Regalado: Propuesta de Carlos Curbelo salvaría Ley de Ajuste cubano

Tomás Regalado, alcalde de Miami, habla durante el 25 aniversario del Directorio Democrático Cubano, el viernes 23 de octubre del 2015 en la alcaldía de la ciudad.
Tomás Regalado, alcalde de Miami, habla durante el 25 aniversario del Directorio Democrático Cubano, el viernes 23 de octubre del 2015 en la alcaldía de la ciudad. / rkoltun@elnuevoherald.com

La propuesta de ley del congresista Carlos Curbelo que eliminaría los beneficios automáticos a los cubanos recién llegados al país, podría tener un fuerte impacto en ciudades de Miami-Dade que reciben la mayoría de inmigrantes de la isla, como Miami y Hialeah.

Por ejemplo, este año docenas de cubanos que han cruzado la frontera entre México y Estados Unidos durmieron a la intemperie en Doral y otras áreas, hasta que organizaciones de ayuda, el alcalde de Miami Tomás Regalado y la entidad de asistencia a los desamparados Camillus House intercedieron para conseguirles hogares temporales.

Aun así, el alcalde de Miami Tomás Regalado opinó en entrevista con el Nuevo Herald que la propuesta de Curbelo ayudaría a salvar la Ley de Ajuste Cubano.

“Es cierto, impactaría a ciudades como Miami y Hialeah, porque aquí es a donde llegan la mayoría de cubanos que entran a Estados Unidos”, dijo Regalado. “Pero yo creo que esa propuesta salvaría la Ley de Ajuste Cubano, porque la ley… va a estar bajo asedio por el Congreso, ya que simplemente no tenemos tantos congresistas que simpatizan con la causa de los cubanos”.

Bajo la propuesta de Curbelo, quien es cubanoamericano, los cubanos serían tratados como los inmigrantes de la mayoría de los demás países, a quienes se les exige presentar una solicitud de refugio o asilo político, y esperan años para que se las aprueben, antes de calificar para beneficios especiales. Solo los inmigrantes haitianos, a quienes ya se les trata como a los cubanos bajo a Ley de Asistencia de Educación a Refugiados de 1980, seguirían estando exentos a su llegada legal a EEUU.

De acuerdo con Regalado, eliminar los beneficios automáticos que corresponden a los recién llegados de la isla comunista, como Medicaid y sellos de alimentos, restaría fuerza a los argumentos de los enemigos de la Ley de Ajuste.

La ley se aprobó en 1966 y permite a los cubanos solicitar la residencia permanente luego de pasar 366 días en Estados Unidos.

De acuerdo con una investigación del Sun Sentinel publicada en enero, la política, creada por razones humanitarias hace 50 años, ha dado pie al abuso de los beneficios, creando un canal delictivo entre Cuba y la Florida. El fraude consiste en llegar a Estados Unidos, acogerse a la Ley de Ajuste, recibir beneficios sociales pagados por los contribuyentes, regresar a la isla sin notificar a las agencias federales y continuar recibiendo la ayuda desde allá, lo cual es ilegal. El fraude es de $2,000 millones en más de dos décadas, según la investigación del Sun Sentinel.

“Hay que reconocer que ha habido abusos, lo que hay que determinar es quién es el que está abusando de esa ley”, dijo Regalado. “Porque en definitiva a nosotros nos van a reclamar otras comunidades, de que somos una nacionalidad que lo recibimos todo”.

El director de comunicaciones de la alcaldía de Hialeah, Arnie Alonso, excusó al alcalde Carlos Hernández de hacer declaraciones sobre la propuesta de Curbelo, agregando que no había estudiado el proyecto de ley.

“Queremos entenderlo bien antes de hacer declaraciones”, dijo Alonso. “Estamos tratando de reunirnos con el congresista [Curbelo], que es un amigo”.

Hialeah es un destino popular para los refugiados de la isla, ya que es la ciudad que concentra más cubanos fuera de Cuba.

El Nuevo Herald intentó contactar sin éxito al alcalde del Condado Miami-Dade, Carlos Giménez.

Aunque la ley de Curbelo fuera aprobada, los inmigrantes cubanos calificarían para todos los beneficios federales a los que sean elegibles como residentes y, luego, ciudadanos.

Sin embargo, Regalado opinó que es erróneo sostener que las intenciones de todos los cubanos que llegan a suelo americano son las de solicitar ayuda gubernamental. El tema, y las críticas, han sido la comidilla de los programas locales de radio y televisión en semanas recientes.

“Esa generalización es sumamente injusta”, dijo. “Muchos de estos cubanos que llegan aquí lo que quieren es trabajar, no quieren una dádiva. De hecho yo conozco a varios que están trabajando en la construcción, incluso sin permisos de trabajo aún, porque quieren valerse por sí mismos”.

De acuerdo con Regalado, para amortiguar el éxodo de cubanos que se ha desatado en el último año y medio, el gobierno federal debe acelerar el proceso de otorgamiento de permisos de trabajo.

“[De quitar los beneficios automáticos] lo que deben hacer paralelamente es dar el permiso de trabajo más rápidamente”, dijo Regalado. “Porque aquí hay empleos... con las [organizaciones de ayuda para conseguir trabajos] en Miami estamos empleando a mucha gente”.

Un total de 37,081 cubanos sin visa llegaron a Estados Unidos entre el 1 de octubre del 2014 y el 30 de septiembre de este año, de acuerdo con las cifras más recientes. Es el número mayor del flujo de inmigrantes cubanos sin visa en la última década y la mayoría, unos 27,413, entró por la frontera con México.

Otros legisladores cubanoamericanos se han manifestado a favor de alguna modificacion de la Ley de Ajuste. En octubre, la representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana de Miami, dijo a la asociada noticiosa del Herald WFOR-CBS 4 que, si se eliminara la Ley de Ajuste, “no me rompería el corazón”. El representante Mario Diaz-Balart, republicano de Miami, dijo en febrero al Sun-Sentinel que la Ley de Ajuste está “lista para ser reformada”. Y el senador Marco Rubio, quien se está postulando a la presidencia, dijo al Herald en un comunicado en noviembre que el Congreso debería “eliminar las lagunas jurídicas que están siendo explotadas por aquellos que están abusando de las leyes federales”.

Los congresistas no quiere derogar la ley por completo, como lo propuso en octubre el representante Paul Gosar de Arizona, una propuesta que no ha ganado terreno aún en la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes.

La propuesta de Curbelo tendría que esperar hasta el año que viene para ir a una votación. Paul Ryan, presidente de la Cámara, ha dicho que no discutirá ninguna legislación de inmigración. Curbelo presentó su legislación como un proyecto de ley presupuestario cuyo fin es ahorrar dinero al gobierno, y sería examinado en la Comisión de Medios y Finanzas. Aun no está claro a cuánto ascendería el posible ahorro.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar

  Comentarios