Sur de la Florida

Joven de Miami sobrevive de milagro tras recibir siete disparos

El estudiante de décimo grado estaba caminando a la altura de la Avenida 17 del Noroeste y la Calle 39, antes de las 3 de la tarde, cuando dos personas encapuchadas comenzaron a disparar contra Pieze.
El estudiante de décimo grado estaba caminando a la altura de la Avenida 17 del Noroeste y la Calle 39, antes de las 3 de la tarde, cuando dos personas encapuchadas comenzaron a disparar contra Pieze.

Jamal Pieze podría haber muerto este sábado luego de recibir siete disparos, según dijeron sus familiares.

“Está asustado; tiene mucho dolor pero gracias a Dios está vivo porque esto podría haber terminado mucho peor”, le dijo a CBS4 Alicia Jackson, la tía de la víctima.

De alguna manera, el adolescente de 16 años sobrevivió.

“Estoy muy agradecido de que esté con vida”, dijo Joe Pieze, el padre de Jamal.

El jugador de football americano de la secundaria Miami Jackson High fue baleado en Allapatah, a menos de una cuadra de su escuela.

“Es un gran atleta, esperamos que se recupere y que pueda tener una vida normal”, dijo Jackson. “Son las temporadas de fiestas y la familia es lo más importante, nuestras oraciones están con él ahora”.

La policía dijo que el estudiante de décimo grado estaba caminando a la altura de la Avenida 17 del Noroeste y la Calle 39, antes de las 3 de la tarde, cuando dos personas encapuchadas comenzaron a disparar contra Pieze.

El muchacho salió corriendo, pero los dos atacantes lo persiguieron a los tiros.

“Sabemos que alrededor de 30 o 40 municiones fueron disparadas, así que [Jamal] tiene mucha suerte de estar con vida”, dijo el vocero de la policía de Miami-Dade, René Pimentel.

Una bala perdida destrozó la ventana de un automóvil que circulaba en el momento del incidente. Los fragmentos de vidrio hirieron al conductor, que tuvo que ser llevado al hospital.

Los familiares de Pieze lo trasladaron al hospital, donde los médicos les dijeron que no podían creer que el joven siguiera con vida.

“Tiene una fractura en la pierna, una en el cráneo, también le dieron en la cadera y en uno de sus brazos”, dijo Jackson.

“Está muy adolorido pero se está recuperando”, dijo su padre. “Se mueve, puede hablar. Está recostado ahora”.

La familia no sabe por qué intentaron matar al adolescente.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios