Sur de la Florida

Decenas despiden a joven colombiana que murió en Key Biscayne

La hermana menor de Daniela Benavides San Miguel, llora fuera de la Iglesia Católica St. Agnes.
La hermana menor de Daniela Benavides San Miguel, llora fuera de la Iglesia Católica St. Agnes. El Nuevo Herald

Una muchacha que amaba los amaneceres, viajar, probar platos exóticos, y que irradiaba alegría, así la describieron amigos y familiares a Daniela Benavides San Miguel, una joven colombiana de 18 años que falleció trágicamente la madrugada del viernes en un accidente vial en Key Biscayne.

Más de 150 personas, algunas de pie por la falta de espacio y otras con lágrimas en los ojos, se congregaron el lunes por la mañana en la Iglesia Católica St. Agnes para recordar y despedir a la joven.

“No se puede esconder el dolor de tantas personas, que incluso sin conocer a Daniela traen ese dolor, y sienten su pérdida, como perdiendo la esperanza en un mundo prometedor”, dijo el Padre Juan Carlos Paguaga durante la misa. “Es normal pensar que la vida es cruel al ver la muerte de una niña, de una criatura que se va como un sol”.

Benavides alcanzó a avistar su último amanecer, uno de sus placeres, la mañana del viernes, cuando regresaba de festejar la llegada del nuevo año con dos amigos. Minutos después las luces se apagarían para siempre.

Aproximadamente a las 7:45 a.m. del primer día del 2016, el Porsche plateado modelo 2008 que conducía Isaías Medina, de 17 años, perdió el control e impactó contra tres árboles, un poste de luz y finalmente el buzón de la casa ubicada en el 700 Harbor Drive.

Benavides, quien iba sentada en uno de los asientos traseros del coche deportivo, falleció al instante. Medina y Mathew Saldana, el otro acompañante y también de 17 años, fueron trasladados al Hospital Jackson Memorial con heridas en la cabeza.

Autoridades del hospital le dijeron a el Nuevo Herald que ambos muchachos fueron dados de alta este lunes.

Por su parte, la policía de Miami-Dade continúa investigando las causas del accidente, que no afectó a ningún otro vehículo.

“El caso sigue bajo investigación. La velocidad puede haber sido un factor; todavía no sabemos con certeza si el conductor estaba bajo la influencia del alcohol o de alguna droga”, dijo Jennifer Capote, vocera de la policía condal.

La joven que falleció se había graduado de la prestigiosa escuela privada miamense Gulliver Preparatory. Muchos de sus ex compañeros de secundaria se hicieron presentes en el funeral.

Entre ellos estaba la venezolana Paula Pérez.

“Me sentí muy triste cuando me enteré. Yo fuí a clase con Daniela. Era una gran compañera, siempre tenía una sonrisa puesta,” dijo Pérez, residente de Coral Gables. “Espero que su familia la recuerde así como la recuerdo yo: una niña llena de amor que siempre me encontró con manos abiertas”.

Adriana Wenn, otra amiga de Benavides, también hizo énfasis en la personalidad de Daniela.

“Irradiaba alegría y creaba un ambiente positivo. Era muy divertida,” dijo Wenn. “Era una persona increíble”.

Luego de graduarse de Gulliver, Benavides se mudó a California para asistir a la Universidad Pepperdine de Malibú. Tras su primer semestre fuera de casa, volvió a Key Biscayne para pasar las fiestas de fin de año en familia.

Karl Lippert, padrastro de la víctima, agradeció a los presentes por el apoyo brindado por parte de la comunidad en los días posteriores al accidente.

“Aunque haya estado con nosotros por poco tiempo, tuvo un impacto muy grande en todos los que la conocieron”, dijo Lippert, presidente para América Latina de SABMiller, una de las cervecerías más grandes del mundo. “Me pone contento que Daniela nos haya dejado en un instante. Que no haya sufrido y experimentado el dolor de lo que causó su muerte”.

“Juntos vamos a superar este periodo de oscuridad”, dijo Lippert.

Siga a Sergio Cándido en Twitter: @sncandido

  Comentarios