Sur de la Florida

Decenas de parejas participan en una boda masiva homosexual en Miami

John y Shel Goldstein se besan después de celebrar su boda el martes, 06 de enero 2015, en Delray Beach, Florida. La prohibición de la Florida sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo terminó en todo el estado en el filo de la medianoche el lunes, 05 de enero, y los secretarios judiciales en algunos condados de Florida no perdieron tiempo en emitir licencias de matrimonio durante la noche para parejas del mismo sexo.
John y Shel Goldstein se besan después de celebrar su boda el martes, 06 de enero 2015, en Delray Beach, Florida. La prohibición de la Florida sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo terminó en todo el estado en el filo de la medianoche el lunes, 05 de enero, y los secretarios judiciales en algunos condados de Florida no perdieron tiempo en emitir licencias de matrimonio durante la noche para parejas del mismo sexo. AP

Cerca de 40 parejas del mismo sexo se dieron este sábado el “sí quiero” en una boda masiva celebrada a orillas de la bahía de Miami, en un acto que constituyó a su vez una celebración por la legalidad de los matrimonios homosexuales en Florida desde esta semana.

“Hoy estamos celebrando el amor, porque Florida está aceptando el matrimonio del mismo sexo. Fuimos un poquito lentos, pero por fin lo podemos celebrar”, señaló a Efe Elizabeth Longo, una ministra de la organización espiritual Unity on The Bay, de Miami, que coordinó la boda masiva gratuita de hoy.

Las parejas que participaron en la ceremonia, desarrollada en una iglesia aconfesional del centro de la ciudad, expresaron su satisfacción porque ahora podían conseguir “calidad” y “estabilidad”, ya que los organismos estatales de Florida otorgaban legalidad a sus uniones.

Entre los presentes figuró el ecuatoriano Juan de Hierro, quien junto a su pareja Thomas Gantt Jr. formó parte de una demanda civil colectiva presentada en marzo de 2014 en una corte federal de Florida, y que defendió en los tribunales La Unión Americana de Libertades Civiles de Florida (ACLUF), con el fin de que se reconozcan en este estado los matrimonios homosexuales.

“No pensábamos que iba a ser tan emocionante” señaló De Hierro a Efe, en alusión al resultado de la batalla legal contra la ley estatal, respaldada por los votantes en 2008, que prohibían los matrimonios entre personas del mismo sexo y definía a este como la unión entre un hombre y una mujer.

La prohibición quedó abolida cuando el juez federal Robert Hinkle anuló en agosto pasado el mandato en Florida por inconstitucional y señaló luego que todos los auxiliares judiciales estaban obligados por la Constitución a emitir licencias matrimoniales a todas las parejas gais que lo solicitasen a partir de la medianoche del pasado martes.

Para Edward González, nacido en Argentina pero residente en el sur de la Florida, la celebración supone “un acto de libertad” que servirá “para que las personas te respeten”. “Llevo viviendo aquí hace dos años y es muy agradable que te puedan reconocer por quién eres”, manifestó González.

Por su parte, Gustavo Olivieri y Joel Pérez señalaron que llevaban “18 años esperando para tener los mismos beneficios” que una pareja heterosexual, y hoy se congratularon de salir “de la burbuja” en la que vivían tras obtener su licencia de matrimonio.

“Nos parece tan raro que una ciudad tan abierta a los homosexuales como Miami no tuviera esos derechos. Pero bueno, ya llegamos”, celebró Pérez.

Desde las cero horas del pasado 6 de enero, el matrimonio entre personas del mismo sexo se convirtió en una realidad en Florida, el número 36 del país en legalizar este tipo de uniones.

En el condado de Miami-Dade, el más poblado de Florida, la jueza Sara Zabel falló que las parejas homosexuales no tenían que esperar hasta el día 6 de enero para contraer matrimonio, por lo que un día antes la pareja formada por Todd y Jeff Delmay se convirtió en la primera en sellar su compromiso en la sala de la magistrada, en Miami.

La incorporación de Florida, con 19,9 millones de habitantes, a la lista de estados que permiten las uniones entre parejas homosexuales significa, en términos de población, que el 70 % de esta reside en áreas del país donde el matrimonio gay es aceptado.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios