Sur de la Florida

David Beckham busca accionistas y podría no ser el principal dueño del equipo de fútbol

El ex astro británico del fútbol David Beckham ha pasado los últimos seis meses buscando socios accionistas para que lo ayuden a invertir $300 millones que le costaría construir un estadio y establecer un equipo profesional en Miami.
El ex astro británico del fútbol David Beckham ha pasado los últimos seis meses buscando socios accionistas para que lo ayuden a invertir $300 millones que le costaría construir un estadio y establecer un equipo profesional en Miami. EL NUEVO HERALD

David Beckham planea ser el rostro y el presidente del propuesto equipo de las Grandes Ligas del Fútbol (MLS) de Miami, pero es posible que él acabe por no ser el dueño mayoritario.

Beckham ha pasado los últimos seis meses peinando el globo en busca de socios accionistas bien forrados para que lo ayuden a invertir los $300 millones que se estima que costará construir un nuevo estadio, establecer una oficina central y adquirir jugadores de alta calidad.

De acuerdo con una fuente cercana a las negociaciones, ha habido “un interés enorme” por parte de inversionistas serios, entre ellos el magnate ruso de los negocios Roman Abramovich (propietario del Chelsea, el gigante de las grandes ligas inglesas), un grupo chino, algunos estadounidenses y un par de grupos del Medio Oriente, incluyendo a Qatar Sports Investments (QSI), propietario del principal equipo de fútbol de la liga francesa, Paris Saint Germain (PSG), con los cuales Beckham jugó en el 2013.

El equipo de Miami necesita tener establecidos sus propietarios y financiamiento para poder cerrar la compra del terreno del estadio.

El grupo de Beckham espera poder adquirir un terreno de nueve acres para el estadio en el borde oeste de Overtown para finales de febrero. El estadio de 25,000 asientos quedaría en la esquina de NW 6 Avenue y NW 7 Street.

El asociado y principal negociador de Beckham, Tim Leiweke, tenía fijada una reunión con funcionarios de la Ciudad y el Condado el miércoles para conversar sobre asuntos de construcción y zonificación, coaliciones comunitarias, y para arreglar otros detalles con vistas a la compra del terreno.

“Estamos llevando a cabo todos los pasos adecuados en relación con la sede de nuestro estadio en lo que nos preparamos para adquirir propiedades privadas y una tercera parcela del Condado en las próximas semanas”, dijo Tadd Schwartz, portavoz de Miami Beckham United, radicado en Miami.

Mientras tanto, continúan las negociaciones con posibles socios accionistas — quienes podrían pedir una participación mayoritaria — y se espera que haya un acuerdo en las próximas semanas.

Cuando Beckham entró al Galaxy de Los Angeles en el 2007, parte de su contrato fue la opción para comprar una franquicia de las MLS con un fuerte descuento. Dos años atrás, él usó esa opción, pagando un total reportado de $20 millones por un equipo en Miami. Otros equipos de expansión de las MLS en Portland, Orlando, Montreal y Vancouver se vendieron por alrededor de $100 millones.

El grupo propietario del Chelsea vincularía el equipo de Beckham con uno de los clubes más populares y de mayor éxito del mundo, y a la duodécima persona más rica de Rusia, Abramovich, cuyo patrimonio neto se estima en $7,800 millones.

Beckham tiene buenas relaciones con el presidente de PSG Nasser Al-Khelaifi, ex jugador profesional de tenis que es también presidente de BeINSport Media Group, una red global de 22 canales deportivos de televisión que incluyen BeINSports USA, con sede en Miami. BeINSport Media Group es propietario de los derechos de transmisión de las principales ligas de fútbol de España, Italia y Francia, así como todos los juegos calificados de la Copa Mundial de Sudamérica.

QSI adquirió Paris Saint Germain en el 2012 por $130 millones y luego invirtió unos $340 millones en el club. Al poco tiempo, los jugadores de alineación de apertura del PSG estaban ganando un promedio de $8.3 millones, haciendo del club el mejor pagado y uno de los más prestigiosos del mundo.

Fuentes afirmaron que Beckham está siendo muy cuidadoso en seleccionar al grupo de socios accionistas. Él y su equipo prefieren socios con conocimiento de los deportes profesionales — en particular el fútbol — y que tengan la sabiduría y la capacidad financiera para ayudar a adquirir jugadores de élite que entusiasmen al muy conocedor público del sur de la Florida. Vincularse a una marca global del fútbol daría al equipo de Miami una credibilidad instantánea y un alcance internacional de mercado.

Asimismo, él quiere socios que le ayuden a financiar una academia de entrenamiento con todos los hierros, cuyos entrenadores formados a nivel internacional puedan desarrollar los talentos locales y establecer lazos con la juventud y las comunidades de fútbol de las escuelas secundarias del sur de la Florida.

La vinculación de equipos de las MLS con los grandes clubes europeos ha sido discutido ya por mucho tiempo. En el 2008, FC Barcelona estuvo en conversaciones con el asociado actual de Beckham, Marcelo Claure, presidente ejecutivo de Sprint, sobre la posibilidad de asociarse con un equipo en Miami, un acuerdo que no llegó a realizarse.

New York City FC, un nuevo equipo de MLS, es copropiedad del Manchester City, de la primera división de Inglaterra, y los Yankees de Nueva York. Ellos pagaron $100 millones por el equipo y han contratado a jugadores muy conocidos como David Villa de España, Frank Lampard de Inglaterra y Andrea Pirlo de Italia.

Una vez que el equipo de Beckham cuente con el grupo de accionistas y el acuerdo del estadio, la Junta de Gobernadores de las MLS tendrá que llevar a votación la aprobación de la franquicia y dar luz verde al equipo para que se prepare a una planeada temporada inaugural en el 2018.

  Comentarios