Sur de la Florida

VIDEO: Mujer defiende a su esposo de un atacante en Lauderhill

Sin pensar en su propia seguridad, Fern se interpuso entre su esposo y el agresor, hasta que el hombre terminó huyendo del lugar, según se muestra en el video de vigilancia.
Sin pensar en su propia seguridad, Fern se interpuso entre su esposo y el agresor, hasta que el hombre terminó huyendo del lugar, según se muestra en el video de vigilancia. CBS4

Tras recibir una golpiza que lo dejó con moretones en la cara, Douglas Brochet dijo estar más enamorado que nunca de su esposa con la que lleva 50 años de casado.

“Es una buena mujer”, dijo mirándola, mientras hablaba con el periodista de CBS4 Ted Scouten.

El domingo pasado, una cámara de vigilancia de una gasolinera Shell, ubicada en el 1901 North State Road 7, captó el momento en que un hombre atacaba a Brochet cuando se preparaba para pagarle al cajero.

Fue entonces que su esposa, Fern Brochet, dijo: “¡No voy a dejar que le peguen!”

“Y usted entró en acción”, le dijo Scouten.

Riendo, la mujer respondió: “Nunca me detuve a pensar en nada. Lo único que pensé fue defenderlo”.

Sin pensar en su propia seguridad, Fern se interpuso entre su esposo y el agresor, hasta que el hombre terminó huyendo del lugar.

“Es muy valiente”, dijo Douglas.

“¡No, no lo soy!”, dijo ella riendo.

El agresor, Jovaughn Walker, está acusado de golpear al canadiense de 81 años con un objeto de algún tipo de metal. Brochet sufrió muchas heridas y magulladuras.

“En la frente”, señaló Douglas, “en el lado izquierdo y el lado derecho”.

Brochet también salió con los ojos morados y ensangrentados y hubo necesidad de darle ocho puntos de sutura.

Antes de escapar, Brochet dijo que Walker se montó en su Jaguar pero no llegó a robárselo.

Sin embargo, el agresivo frenesí de Walker no terminó allí. Después de irse de la gasolinera, llegó a la tienda Swap Shop donde de repente atacó a un empleado con una espada de samurai, de lo que también fue acusado.

En un video de vigilancia aparece Walker cuando la emprende con la espada contra el empleado de 49 años.

“Escuché un grito terrible”, dijo Lawrence Hawkins, que también trabaja en la tienda. “Era peor que una película de horror. ¡Era algo que estaba pasando de verdad!”.

Hawkins escuchó toda la conmoción y corrió a ayudar a su colega, pero cuando llegó ya Walker había escapado. Entonces, lo persiguió y cuando Walker bajó la espada, junto a otro hombre logró sujetarlo hasta que llegó la policía.

“No lo pensé mucho, entré en acción rápidamente”, dijo Hawkins. “No pensé en mi vida, sino en el peligro de que atacara al hijo, la madre o la hermana de alguien. No hubiera podido vivir con eso en mi conciencia”.

Walker está ingresado en un hospital donde está siendo evaluado psicológicamente. Por el momento está detenido sin derecho a fianza. También fue acusado de robo de autos en Deerfield Beach.

  Comentarios