Sur de la Florida

Secretaria de Justicia elogia trabajo de autoridades policiales del sur de la Florida

La secretaria de Justicia de EEUU, Loretta Lynch, durante su visita el jueves al Departamento de Policía de la ciudad de Doral.
La secretaria de Justicia de EEUU, Loretta Lynch, durante su visita el jueves al Departamento de Policía de la ciudad de Doral. cmguerrero@elnuevoherald.com

Impulsada por los sucesos de Ferguson, la secretaria de Justicia de Estados Unidos Loretta Lynch vino en su “gira de inspección de comunidades” a Miami para elogiar a las autoridades policiales locales.

Lynch enfatizó en las soluciones que han dado las autoridades locales a las tensas relaciones con vecindarios, que durante años han sufrido tiroteos bajo la presencia policial y ante la violencia con armas de fuego.

Lynch visitó el Departamento de Policía de Doral el jueves, y planea un recorrido el viernes, empezando por los “embajadores de paz” en la secundaria Booker T. Washington High, en el histórico barrio de Overtown.

La secretaria de Justicia llega en un momento en que el Departamento de Justicia y el Departamento de Policía de Miami concluyen el acuerdo de un caso de derechos civiles respecto al uso de la fuerza por parte de la policía en 33 incidentes de violencia armada , con un saldo de siete víctimas mortales de la raza negra entre el 2008 y el 2011 en barrios pobres.

Lynch no quiso comentar el jueves sobre el acuerdo , y sólo dijo que “nos sentimos muy contentos respecto a nuestra relación de trabajo con la Ciudad de Miami”.

El alcalde de Miami Tomás Regalado dijo que los detalles de un “acuerdo tentativo” ya están establecidos. Afirmó que el pacto— provocado por la intervención del Departamento de Justicia en el 2013 — establecería un sistema de supervisión independiente para inspeccionar las reformas de los departamentos de policía en las investigaciones internas de incidentes con armas de fuegoy agentes involucrados, así como una fecha de expiración a la supervisión federal que podría durar hasta tres años.

Los abogados de la Ciudad trabajan para terminar el borrador del acuerdo, el cual tendrá que ser aprobado por la Comisión de la Ciudad de Miami antes de su implementación.

“Creo que eso es algo que finaliza una de las etapas más difíciles que hemos tenido en nuestro Departamento de Policía”, dijo Regalado el miércoles al Miami Herald.

Regalado se refería al tumultuoso período hace seis años en que las agresivas tácticas policiales de Miami contribuyeron a una serie de tiroteos en que hubo agentes involucrados y en algunos había hombres desarmados. Las presiones de la comunidad llevaron al alcalde y a la representante federal, Frederica Wilson, a solicitar una revisión federal sobre si el Departamento de Policía de la Ciudad había violado los derechos civiles de las víctimas. El Departamento de Justicia comenzó su pesquisa en noviembre del 2011.

Wilson dijo el jueves al Miami Herald que había recibido el anuncio del acuerdo, que llamó “un paso en la dirección correcta”.

“Me parece una buena noticia que se haya llegado a un acuerdo”, dijo la demócrata de Miami. “Si se acerca a lo que he visto [propuesto] en el pasado, creo que funcionará”.

Wilson dijo tener la esperanza de que el Departamento de Policía de Miami se esfuerce por mantener “prácticas de labor y entrenamiento policial consistentemente buenas”. Dijo además que el Departamento tendrá que contratar a agentes que “reflejen los valores de la comunidad”, e hizo un llamado al ingreso de más agentes afroamericanos para patrullar los barrios negros.

Pero la representante, cuyo distrito del Northwest de Miami-Dade se ha visto plagado por actos violentos con armas de fuego, dijo que su meta principal es ayudar a la policía a disminuir la creciente tasa de muerte de los jóvenes en su comunidad, donde “los muchachos negros se matan unos a otros”.

El Departamento de Justicia publicó sus duras conclusiones sobre el Departamento de Policía de Miami en julio del 2013. Investigadores concluyeron, tras revisar 33 incidentes, en que policías de Miami dispararon a individuos en tres casos de forma “injustificada” , y que un número no especificado de otros casos incluían un uso excesivo de la fuerza, que “podría haber sido resultado de deficiencias tácticas y de entrenamiento”.

  Comentarios