Sur de la Florida

Terrorista que huyó de Broward se escondió en el norte de México

A la izquierda, la foto de Adnan G. El Shukrijumah. Derecha, Zurah Adbu Ahmed, la madre de Shukrijumah.
A la izquierda, la foto de Adnan G. El Shukrijumah. Derecha, Zurah Adbu Ahmed, la madre de Shukrijumah. El Nuevo Herald/Archivos del FBI

Adnan G. El Shukrijumah, un líder de la red terrorista al Qaeda que residía en el sur de la Florida, se ocultó con otros dos militantes árabes en una ciudad fronteriza mexicana frente a Douglas, Arizona, en el 2004, según dicen documentos recientemente obtenidos del Departamento de Estado.

Uno de los documentos, un cable diplomático, dice que la información sobre Shukrijumah, que resultó muerto en un enfrentamiento militar en Pakistán en el 2014, venía de una fuente confidencial de confianza que tenía un pariente involucrado en el tráfico de inmigrantes.

“Un individuo se acercó al consulado en Ciudad Juárez para proporcionar información relativa a sospechas de que extremistas árabes habían sido introducidos de contrabando a través de México hasta la frontera de Estados Unidos/México”, según el cable desclasificado del Cónsul de Estados Unidos en Ciudad Juárez a la oficina del Secretario de Estado en septiembre del 2004. “Aunque no es absolutamente positivo, uno de los tres es probablemente Adnan G. el Shukrijumah, un ciudadano de Arabia Saudita acusado de ser un líder de una célula terrorista que se pensaba que podría estar en México”.

Aunque los informes de que se había visto a Shukrijumah en México habían surgido anteriormente, el cable del 2004 es la primera evidencia concreta y por escrito de que funcionarios estadounidenses tenían información sobre la supuesta presencia del líder terrorista cerca de la frontera. El cable dice que los árabes estaban “siendo ocultados” en Agua Prieta, una ciudad en el estado mexicano de Sonora y ubicada frente a Douglas, Arizona.

Los cables, obtenidos por la organización Judicial Watch, Inc., añaden nuevos detalles sobre el paradero de Shukrijumah, que eludió por años ser capturado o asesinado hasta que soldados paquistaníes lo mataron en diciembre del 2014 en una zona montañosa conocida como Waziristán del Sur, limítrofe con Afganistán.

Judicial Watch es una organización conservadora no partidista que busca la transparencia, la responsabilidad y la integridad en el gobierno, en la política y la ley, según su sitio web.

En cuanto a los cables diplomáticos, estos sugieren que el gobierno federal se equivocó al negar recientemente que militantes islámicos han tratado de cruzar la porosa frontera con México para llevar a cabo operaciones dentro de los Estados Unidos.

“No hay información de inteligencia creíble que sugiera que hay una trama activa por parte de ISIS para tratar de cruzar la frontera sur”, dijeron funcionarios de Seguridad Interna en una declaración a The New York Times en el 2014.

El caso de Shukrijumah ha atraído amplia atención desde que la comisión del Congreso que investigó los ataques del 9/11 publicó un informe en el 2004 en el que citaba a una funcionario de inmigración diciendo que estaba “75 por ciento segura” de haber visto al ex residente de Miramar con el líder de los secuestradores de aviones Mohamed Atta y otro hombre, en la oficina de inmigración de Miami el 2 de mayo del 2001 —cuatro meses antes de los ataques. Atta piloteó el primer avión en estrellarse contra las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York el 11 de septiembre del 2001. El segundo hombre con Atta, según el informe de la comisión, era posiblemente Ziad Jarrah, el piloto que estrelló su avión en un campo de Pennsylvania después de que los pasajeros se rebelaran y trataran de irrumpir en la cabina de vuelo para recuperar el control de la aeronave.

La posible presencia de Shukrijumah con los pilotos del 9/11 provocó la especulación de que los terroristas de al Qaeda pudieron haber recibido asistencia de militantes locales, mientras organizaban los ataques.

No se sabe con precisión cuando fue que Shukrijumah abandonó su casa en Miramar, donde vivía con su madre, Zuhra. Su madre ha dicho que Shukrijumah partió para Trinidad en enero del 2001 y nunca volvió. Pero su padre dijo a los periodistas antes de su muerte en el 2004, que la última vez que vio a su hijo fue en mayo del 2001, el mismo mes cuando posiblemente visitó la oficina del antiguo Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) en la calle 79 del noreste en Miami. El FBI ha dicho que Shukrijumah se fue del país apenas unas semanas antes de los ataques del 9/11.

En una breve entrevista el pasado miércoles, en la puerta de su casa, la madre de Shukrijumah le dijo a el Nuevo Herald que la última vez que habló con su hijo fue en el 2001.

“No supe nada de él después de eso”, dijo la madre el miércoles en Miramar. “Nada. Nada”.

Dijo también que no estaba al tanto de los cables diplomáticos publicados recientemente que situaban a su hijo en el norte de México en el 2004.

“Nunca veo las noticias”, agregó.

Funcionarios del gobierno de Panamá han dicho que Shukrijumah visitó Ciudad de Panamá en abril del 2001 con una visa de turista.

Zuhra había dicho anteriormente que su hijo la llamó por teléfono dos meses después de los ataques del 9/11 desde Trinidad, una isla en el Caribe donde la familia vivió durante cinco años en la década de 1980.

Su padre dijo tiempo después que la última vez que habló con Shukrijumah por teléfono fue en octubre del 2002, cuando su hijo estaba enseñando Inglés en Marruecos.

Dos años más tarde, funcionarios de Estados Unidos recibieron informes de que Shukrijumah había sido visto en Honduras y luego en el norte de México. En el 2004, de hecho, el FBI emitió una alerta para la frontera mexicana diciendo que Shukrijumah podría tratar de cruzarla para entrar a los Estados Unidos a través de Arizona o Texas.

Los cables obtenidos por Judicial Watch a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información detalla cómo el gobierno de EEUU recibió la pista de que Shukrijumah estaba en el norte de México.

El cable que específicamente se refería a México dice: “Un individuo se acercó al Consulado en Ciudad Juárez para proporcionar información relativa a sospechosos extremistas árabes que han sido introducidos de contrabando a través de México hasta la frontera Estados Unidos/México. La fuente confidencial (SUJETO) manifestó que un miembro de su familia, que es un contrabandista de personas, sabe el paradero exacto de tres árabes que actualmente están ocultos en Agua Prieta, Sonora, México. Aunque no es absolutamente positivo, uno de los tres es probablemente Adnan G. El Shukrijumah, acusado de ser un líder de una célula terrorista saudí que se piensa puede estar en México. El SUJETO también proporcionó información sobre dos redes de contrabando que se especializan en apoyo logístico para las personas árabes que tratan de entrar en los Estados Unidos”.

En otra parte, el mismo cable señala que los diplomáticos estadounidenses, a petición del FBI, habían avisado a los medios de comunicación en el norte de México acerca de la posible presencia de Shikrijumah en los estados de Sonora y Chihuahua.

La oficina regional de seguridad del consulado de Ciudad Juárez contactó a los periódicos para difundir la información, a través de Sonora y Chihuahua, sobre Shukrijuma a petición del Grupo de Tareas Conjunto contra el Terrorismo del FBI en El Paso, dice el cable. El Paso está situado al otro lado de la frontera frente a Ciudad Juárez, que es una ciudad en el estado mexicano de Chihuahua.

Aunque Judicial Watch previamente ha citado fuentes policiales diciendo que Shukrijumah cruzó la frontera a Estados Unidos desde México, no ha habido ninguna confirmación de que se haya visto al sospechoso en el interior del país desde 2001.

Sin embargo, fiscales estadounidenses vincularon a Shukrijumah a una trama de ataques suicidas contra el subterráneo de Nueva York en el 2009.

Un encausamiento federal contra Shukrijumah dice que este estuvo en Pakistán, donde en el 2008 se desarrolló la planificación de los ataques, que nunca ocurrieron. La acusación, dada a conocer en julio del 2010, describe a Shukrijumah como líder del programa de operaciones externas de al Qaeda dedicada a la planificación y realización de ataques terroristas en los Estados Unidos y otros los países occidentales.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios