Sur de la Florida

A pesar del show de botes, el Miami Marine Stadium sigue igual

Desde un drone se puede apreciar el Miami International Boat Show y el viejo y destartalado estadio hacia el centro, el viernes.
Desde un drone se puede apreciar el Miami International Boat Show y el viejo y destartalado estadio hacia el centro, el viernes. Cortesía

Mientras el Miami International Boat Show hacía olas este fin de semana en su debut en su nueva y amplia sede de Virginia Key, la pieza central de dicha sede — el histórico e icónico Miami Marine Stadium — permanece exactamente igual que ha estado durante los últimos 23 años: clausurado, vandalizado, con su dramática tribuna sobre el agua y su majestuosa techumbre de concreto plegado sirviendo sólo de lienzo para los grafitis.

La restauración del estadio, que pertenece a la Ciudad, era una de las razones fundamentales en el plan de la exposición anual de barcos de mudarse a ese lugar procedentes del Centro de Convenciones de Miami Beach, el cual está cerrado por reconstrucción. Un año más tarde, sin embargo, la Ciudad de Miami no tiene plan alguno para la renovación y operación del estadio, y no ha identificado fondo alguno para esa labor, que se espera costará al menos $37 millones.

En ese mismo intervalo de tiempo, bajo la presión de una fecha límite para lanzar la exposición de barcos, la Ciudad movilizó grandes recursos y transformó el vasto y destartalado estacionamiento del estadio en un “parque flexible” (”flex park”) para acomodar las tiendas de exposición y una parte de su cuenca en una marina temporal, por un costo de $20 millones.

Ahora los preservacionistas que lucharon para salvar el estadio de ser demolido tienen la esperanza de que la Ciudad usará un sentido de urgencia similar para finalmente reabrirlo de nuevo, una meta que la administración del alcalde Tomás Regalado ha afirmado por mucho tiempo como suya.

“La Ciudad ha estado muy ocupada con la exposición de barcos. Ya eso está listo”, dijo Don Worth, quien durante ocho años ha encabezado una campaña para salvar el estadio de 1963, considerado por muchos en la actualidad como una joya de arquitectura e ingeniería. “Esto se ha mantenido en un segundo plano. Es hora de pasarlo a primer plano”.

Preservacionistas locales y nacionales han lanzado una petición y están recogiendo firmas tanto en Internet como en un quiosco en frente al mismo estadio durante la exposición de barcos. Cada día a partir de las 4 de la tarde, hasta el cierre de la exposición el lunes, la tribuna del estadio estará iluminada, mientras una pantalla gigante instalada donde iban los asientos muestra un video de una hora, compilado por la artista y VJ de Miami Psyberpixie, a base de clips de la instalación en su época de esplendor como sede de carreras de barcos y conciertos, y su presente mucho menos espléndido, pero aún impresionante.

El estadio fue limpiado de la maleza que ocultaba su fachada cubierta de intricados diseños geométricos, y sus superficies de concreto recibieron una limpieza parcial para la exposición. Se yergue detrás de una cerca en el mismo centro de la exhibición, un fuerte recordatorio de lo que podría ser. Esa es una visión que los preservacionistas esperan que despierte una renovación del interés en el edificio y del apoyo por su pronta renovación.

“Cien mil personas están a punto de ver de cerca el estadio por primera vez en toda su arruinada gloria”, dijo Jason Clement, director de divulgación comunitaria del Fideicomiso Nacional de Preservación Histórica (National Trust for Historic Preservation), el cual ha nombrado el estadio como tesoro nacional y apoya los esfuerzos por renovarlo. “Eso va a servir de catalizador para la imaginación de todos”.

Regalado dijo que los preservacionistas “tienen razón”, y prometió redoblar los esfuerzos para conseguir abrirlo. Regalado prometió dar detalles sobre los planes de renovación cuando dé su discurso del estado de la Ciudad el 3 de marzo. Dijo que daría además su apoyo a una ordenanza para dedicar al estadio todos los ingresos generados por el uso del parque flexible.

“Creo que la exposición de barcos llamará la atención sobre el estadio marino, y el Fideicomiso Nacional y el Fideicomiso del Patrimonio de Dade (Dade Heritage Trust) mostrarán que existe interés para echar adelante el plan, y rápido”, dijo Regalado. “Ahora, con la participación y el apoyo político del Fideicomiso Nacional, creo que podemos hacerlo”.

No obstante, algunos críticos de la exposición de barcos afirman que la Ciudad no está hablando en serio sobre la restauración del estadio.

La alcaldesa de Key Biscayne Mayra Peña Lindsay, cuyo municipio está presentando una demanda para detener la posible reubicación permanente de la exposición de barcos a Virginia Key, dijo que la Ciudad ha usado el estadio como “pista falsa” para conseguir apoyo público para el traslado. Funcionarios de la villa han criticado el celo de los funcionarios de Miami en la creación del parque flexible, que según ellos indica que la Ciudad se propone celebrar grandes eventos especiales en ese sitio con regularidad a pesar de sus declaraciones diciendo lo contrario, y lo comparan con la falta de progreso en el estadio.

Pero Regalado señala que el plan maestro de la Ciudad del 2010 para Virginia Key, adoptado por la comisión de la Ciudad tras extensos debates públicos, establece la creación del espacio flexible tanto para eventos especiales y recreación pública como para formar parte integral del nuevo uso del estadio.

“El parque flexible no es una excusa”, dijo Regalado. “Es el primer paso”.

  Comentarios