Sur de la Florida

Floridanos inician votación en primaria presidencial

Matt Parri (izq.) y Martin Munro, empleados del Departamento de Elecciones del condado Pinellas, organizan los pallets de boletas de ausentes en un almacén de Largo, el 9 de febrero. “Estamos viendo una acumulación de varios ciclos electorales”, dijo Deborah Clark, Supervisora de Elecciones de Pinellas, quien ha impulsado el voto por correo como algo conveniente desde el 2008.
Matt Parri (izq.) y Martin Munro, empleados del Departamento de Elecciones del condado Pinellas, organizan los pallets de boletas de ausentes en un almacén de Largo, el 9 de febrero. “Estamos viendo una acumulación de varios ciclos electorales”, dijo Deborah Clark, Supervisora de Elecciones de Pinellas, quien ha impulsado el voto por correo como algo conveniente desde el 2008. / Tampa Bay Times

En momentos en que se contaban los votos en la primaria presidencial de New Hampshire el martes pasado, más de un millón de boletas de ausentes llegaban por correo en la Florida, un mes antes de la primaria presidencial del estado.

Los supervisores de Elecciones de los condados han identificado un gran interés de voto y esperan que una cifra mayor de lo normal de electores acudan a las urnas. Esta es la primera primaria presidencial en la Florida desde 1980 donde se observan carreras poco predecibles y competitivas en ambos partidos, junto con la presencia de candidatos del estado, como Jeb Bush y Marco Rubio, lo que resalta el entusiasmo.

“Definitivamente, hay entusiasmo en el ambiente”, dijo Brian Corley, supervisor de Elecciones del Condado Pasco. “La gente parece estar prestando mucha atención [a estas primarias]”.

Más personas que nunca votarán por adelantado en la Florida debido al aumento en la popularidad del voto por correo, que antes se denominaba “voto de ausente”.

Combinado con la votación adelantada, que en algunos condados comienza el 29 de febrero, existe una posibilidad real de que se emitan más de medio millón de votos antes que los colegios electorales se abran en toda la Florida el 15 de marzo.

El Condado Pinellas envió más de 206,000 boletas el martes pasado, a un tercio de los electores inscritos, más que en cualquier condado en el estado. Muchos de esos electores aprovechan una ley que les permite solicitar el voto por correo en dos elecciones generales consecutivas.

“Estamos viendo una acumulación de varios ciclos electorales”, dijo Deborah Clark, Supervisora de Elecciones de Pinellas, quien ha impulsado el voto por correo como algo conveniente desde el 2008. “Una vez que la gente vota por correo, sigue haciéndolo”.

Los electores de Pinellas pueden marcar una cuadrícula en el sobre de la boleta para indicar que quieren seguir recibiéndola por correo, y cientos de boletas habían llegado a la Oficina de Elecciones el viernes.

Por su parte, Miami-Dade envió por correo más de 157,000 boletas el martes pasado, y Broward planea enviar 102,000 el 16 de febrero. Palm Beach envió 83,000 el viernes.

Muchos electores que piden votar por correo y no envían las boletas con su elección recibirán llamadas telefónicas de la campaña de los candidatos con el fin de contar con la mayor cantidad de votos posible.

La primaria presidencial de la Florida ocurre en momentos en que el estado experimenta un aumento histórico en la cantidad de electores sin afiliación partidistas. Esos electores no pueden votar por candidatos republicanos o demócratas porque estado tiene un sistema de “primarias cerradas”.

Los supervisores de Elecciones dicen que están recibiendo llamadas de algunos de esos electores, quienes se muestran descontentos de que les impidan participar en un primaria presidencial.

En Tallahassee, una de las mayores ciudades universitarias, el supervisor de Elecciones, Ion Sancho, envió tarjetas a los 38,000 electores sin afiliación partidista del Condado Leon para facilitarles el poder inscribirse en un partido y votar en la primaria.

Es la primera vez que Sancho ha enviado tantas tarjetas, y para el viernes había recibido más de mil tarjetas, que deben llegar a la Oficina de Elecciones para el martes para que los que cambian de partido puedan votar en la primaria.

“La respuesta ha sido abrumadora”, dijo Sancho. “Todo apunta a un alto nivel de interés en esta primaria”.

Los electores no afiliados pueden votar en los comicios no partidistas en la boleta de la primaria, como elecciones municipales o referendos.

El Condado Hillsborough envió más de 93,000 boletas el viernes. En la última primaria presidencial en el 2012, 170,000 electores de Hillsborough votaron por correo.

“Es más conveniente que ir a un colegio electoral. Muchas veces hay filas largas y hay que encontrar estacionamiento y pasar mucho tiempo en el lugar”, dijo Mark Johnson, de 49 años y de Tampa, gerente de proyectos de construcción que espera a que le llegue su boleta de ausente.

Johnson, quien se mudó de Colorado a la Florida en el 2004, es uno de esos electores sin afiliación. Después de darse cuenta de que no podía votar en la primaria partidista, dijo que planea inscribirse como republicano antes de la fecha tope del martes, para votar por Rubio o Ted Cruz.

En toda la Florida, los electores pueden solicitar el voto por correo a través de la página de Internet para electores del condado, y seguir la pista al procesamiento de su boleta.

Cuando los electores reciban las boletas, verán que hay varios candidatos que ya han abandonado la contienda, como el demócrata Martin O’Malley y siete republicanos.

Los republicanos que han abandonado la campaña pero que siguen incluidos en la boleta de la Florida son Chris Christie, Carly Fiorina, Jim Gilmore, Lindsey Graham, Mike Huckabee, Rand Paul y Rick Santorum.

Sus nombres siguen en la boleta porque se retiraron de la campaña después de la fecha tope para imprimir las boletas. Ninguno se retiró oficialmente, una decisión que exige notificar a la División de Elecciones del estado.

“Suspender la campaña no es lo mismo que retirarse legalmente”, dijo Corley, el supervisor de Elecciones de Pasco. “De manera que los electores tienen que estar informados y saber cuáles candidatos siguen activos”.

La primera primaria presidencial preferencial de la Florida se celebró en 1972, cuando los demócratas favorecieron a George Wallace, gobernador de Alabama, sobre el candidato que a final de cuentas escogió el partido, George McGovern, en una carrera que también tuvo la mayor votación en una primaria en el estado, 58 por ciento.

Desde entonces, la participación ha bajado sin cesar: fue de 43 por ciento tanto en 1980 como en 1988, 42 por ciento en el 2008 y 41 por ciento hace cuatro años.

Amy Sherman, reportera del Times/Herald, y Caryn Baird, investigadora del Times, contribuyeron a este reportaje.

Usted puede contactar a Steve Bousquet en Bousquet@tampabay.com o llamándolo al (850) 224-7263.

  Comentarios