Sur de la Florida

Avanza proyecto de ley que cambia el manejo de parques y reservaciones estatales de Florida

Los árboles de cedro con sus barbas de musgo bordean las aguas del parque estatal Wakulla Springs al sur de Tallahassee.
Los árboles de cedro con sus barbas de musgo bordean las aguas del parque estatal Wakulla Springs al sur de Tallahassee. mlambert@miamiherald.com

Un amplio proyecto de ley sobre tierras que otorga a las autoridades normativas estatales el poder para dedicar parques y reservas del estado a actividades como la caza, el pastoreo, la tala de árboles e incluso acampar en vehículos recreativos; fue aprobada en la última comisión por que que tenía que pasar en la Cámara estatal el jueves, después que su patrocinador eliminó cláusulas que los ambientalistas temían pudieran afectar programas de conservación.

Los proyectos de ley, HB 1075 en el Senado, y SB 1290 en la Cámara, son propuestos por el Departamento de Protección Ambiental de la Florida para consolidar leyes sobre la gestión de tierras y dar a la agencia más flexibilidad para manejar los más de 13 millones de acres de tierras bajo el control del estado.

Pero algunos ambientalistas advierten que la ley otorga a las autoridades normativas demasiado control al permitirles decidir si tierras que fueron adquiridas para fines de conservación pueden usarse para recreación, lo que diluye la supervisión del gobernador y el gabinete.

Los ambientalistas temen que las reservas estatales —adquiridas a lo largo de muchos años para proteger zonas de recarga del manto acuífero y hábitats en peligro— pudieran convertirse en cotos de caza, bosques de tala o que el estado los pueda arrendar como tierras de pastoreo y ganadería.

“Pensamos que es un caso en que la cola mueve al perro”, dijo David Cullen, cabildero del Sierra Club de la Florida, en una reunión de la Comisión de Asuntos Estatales de la Cámara. “Por orden legislativa, echa mano a una parte del poder ejecutivo, el Departamento de Protección Ambiental, para echar abajo lo que los miembros del gabinete y el gobernador han hecho”.

La propuesta de ley consolida los diferentes elementos de las leyes de manejo de tierras del estado en un estatuto y, en el proceso, actualiza la base de datos de terrenos estatales para incluir las tierras de conservación bajo la propiedad del gobierno estatal, federal y entidades sin fines de lucro, y solicita un estudio sobre el manejo de esas tierras. También da a las autoridades normativas más flexibilidad para cambiar el propósito de dichas tierras.

“El proyecto de ley inicial provocó alguna controversia entre varios defensores del ambiente”, dijo el representante Matt Caldwell, republicano por Lehigh Acres, patrocinador de la medida en la Cámara. Caldwell dijo que trabajó con las organizaciones Audubon of Florida, The Nature Conservancy, la Isaac Walton League y el Condado Palm Beach para modificar el proyecto de ley y tomar en cuenta esas preocupaciones. “Esperamos haber abordado la mayoría de las preocupaciones de estos grupos”, dijo.

Entre los principales cambios que Caldwell aceptó fue eliminar una cláusula que habría permitido al estado usar fondos del programa Florida Forever para pagar el desarrollo de proyectos de recursos acuáticos que anteriormente se pagaban con fondos de los distritos de administración hidráulica. También eliminó una cláusula que hubiera permitido al estado colocar tierras en programas que no cumplen las metas de administración de terrenos del estado, incluso si la Legislatura no asigna los fondos necesarios para pagar esa gestión.

No se modificó una cláusula que permite a los dueños de tierras con propiedades junto a los parques obtener un permiso de conservación para hacerse cargo de esas tierras. Caldwell dijo que este tema es una de sus principales prioridades porque cree que esos permisos y el intercambio de tierras son esenciales para el futuro de la conservación en el estado. Sin embargo, los ambientalistas temen que aunque esa práctica puede ampliar la cantidad de tierras públicas, también tiene el potencial de abuso porque no hay garantía alguna de que el público se beneficie de esos acuerdos.

Los grupos felicitaron a Caldwell por trabajar con ellos y la comisión votó unánimemente a favor de la medida.

Durante los cuatro años, el Departamento de Protección Ambiental ha tratado de encontrar formas de reducir el inventario de tierras de conservación del estado o maneras de comercializarlas, pero se ha controlado ante las protestas públicas. En el 2011, por ejemplo, la agencia propuso infructuosamente la construcción de un parque para vehículos recreativos en el Parque Estatal Honeymoon Island en el Condado Pinellas, y agregar terrenos para acampar en otros 55 parques como forma de aumentar los ingresos del estado.

En el 2013, la agencia trató infructuosamente de lanzar un programa para vender tierras estatales de conservación al mayor postor. Y en el 2015, la agencia propuso arrendar una parte del Parque Estatal Myakka River para pastoreo, pero retiró la propuesta después que el público mostró oposición.

Siga a Mary Ellen Klas en Twitter: @MaryEllenKlas

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios