Sur de la Florida

Médicos de Miami dan asistencia a los cubanos en Costa Rica

Los médicos de FMMT Jorge Beato (izq.) y Manuel Alzugaray atienden a una paciente cubana en el refugio en Costa Rica.
Los médicos de FMMT Jorge Beato (izq.) y Manuel Alzugaray atienden a una paciente cubana en el refugio en Costa Rica. Cortesía

Mientras continúan los vuelos que han transportado a cientos de cubanos desde Costa Rica hacia México, los cubanos que esperan reanudar su viaje hacia Estados Unidos se encuentran bajo el cuidado del gobierno de Costa Rica. El Miami Medical Team visita a los viajeros con frecuencia, y han sido testigos del trato excelente que han recibido los miles de cubanos que esperan su turno de emprender vuelo.

Desde mediados del 2015, miles de cubanos volaron hacia Ecuador, un país que no requería visa de ingreso. Después, la oleada de inmigrantes cubanos avanzó hacia el norte, rumbo a Estados Unidos. Para miles de cubanos, el viaje fue aplazado por la decisión de Nicaragua de cerrar sus fronteras en noviembre pasado, lo cual causó que quedaran varados en Costa Rica hasta que pudieran reanudar su viaje.

Mientras tanto, los cubanos han recibido el auxilio tanto del gobierno de Costa Rica, como de fundaciones humanitarias tales como el Miami Medical Team.

La Fundación Miami Medical Team (FMMT) es una entidad sin fines de lucro que presta ayuda en los países en vías de desarrollo. Ellos cuentan con personal médico especializado que está dispuesto a ofrecer servicios de salud para las personas más necesitadas.

El Miami Medical Team jugó un papel de importancia ante la crisis de los balseros cubanos de 1994. Al ser testigos de la necesidad de ayuda humanitaria para los cubanos afectados por la crisis, ellos le pidieron al presidente Bill Clinton la salida de miles de niños y cubanos enfermos desde la base de Guantánamo. Los esfuerzos de la FMMT aseguraron que miles de cubanos fueran evacuados ordenadamente hacia Estados Unidos.

El Miami Medical Team ha viajado a Costa Rica tres veces desde que Nicaragua cerró sus puertas al éxodo cubano. Todos los gastos de los viajes, además de la ayuda médica, vienen directamente de la fundación.

En su último viaje, del 4 al 7 de febrero, la fundación llevó a cinco médicos, un asistente médico, y dos estudiantes de medicina voluntarias de la Universidad Internacional de la Florida (FIU). Juntos visitaron 35 refugios para los cubanos en Costa Rica. Cada refugio cuenta entre 80 y 300 personas.

En una entrevista con el Nuevo Herald, el presidente del Miami Medical Team, el Dr. Manuel Alzugaray, planteó sus observaciones sobre las condiciones de vida de los cubanos que se encuentran en Costa Rica.

“Antes que nada”, dijo Alzugaray, “quisiera aclarar que aunque se los denomine ‘inmigrantes’, los cubanos que se encuentran en Costa Rica son, en realidad, refugiados del régimen cubano”. Alzugaray reiteró varias veces que la mayoría de los cubanos que han abandonado su país son personas que, sobre todo, buscan liberarse de la opresión castrista.

Alzugaray asegura que los cubanos varados en Costa Rica reciben la atención ininterrumpida de varias entidades gubernamentales costa ricenses, entre ellos El Ministerio de Salud, que se encarga de higiene y sanidad; el Departamento de Seguridad Social, que se encarga del servicio de hospitales y La Cruz Roja de Costa Rica. Además Alzugaray dijo que la Iglesia Católica “ha hecho un trabajo tremendo al proveer refugio y comida”.

Además del auxilio otorgado por el gobierno de Costa Rica, los refugiados cubanos también cuentan con la solidaridad y apoyo del pueblo de su país benefactor. Alzugaray dijo que los cubanos y costa ricenses han desarrollado una verdadera simbiosis anclada sobre principios humanitarios.

“El pueblo de Costa Rica ha recibido muy bien a los cubanos”, dijo Alzugaray. “Hay cubanos que están tan agradecidos que ofrecen sus servicios como mecánicos, o ayudan a pintar las casas de los habitantes”.

En el comedor del albergue de San Ramón, los cubanos han escrito un collage de párrafos sobre tela blanca. La obra de arte improvisada adorna un altar de la Virgen María. Casi todos los escritos expresan agradecimiento a Dios y a Costa Rica por toda la ayuda prestada ante tan dificultosa travesía.

A pesar de la buena atención de Costa Rica y el Miami Medical Team, el estado de ánimo de los cubanos varados en Costa Rica fluctúa de acuerdo con los acontecimientos de su situación.

Desde que los vuelos han empezado la extracción de núcleos familiares hacia México, los refugiados que deben seguir la espera miran hacia el norte tanto con entusiasmo como con desesperación. Aunque están felices que su problema se esté resolviendo, muchos deben permanecer en los albergues y esperar la evacuación de las familias que tienen prioridad para obtener asientos en los aviones. El choque paradójico de sentimientos es la carta del día para el grupo de cubanos que albergan en un país que han llegado a querer, pero que al mismo tiempo desean abandonar.

“Los cubanos entraron en shock cuando el gobierno de Nicaragua les cerró la frontera”, dijo Alzugaray. “Después de recuperarse de ese shock y recibir la ayuda de los vuelos, la presión que crece es ahora sobre ‘quién se va primero’.”

Alzugaray también advierte que entre más tiempo transcurra, es natural que la desesperación otorgue vida a rumores falsos sobre la actual situación de los refugiados cubanos – rumores que amenazan con desestabilizar aún más el estado de ánimo de las personas que siguen a la espera de su boleto de partida.

Basándose en sus observaciones, Alzugaray piensa que todos los refugiados llegarán pronto a sus destinos. Sin embargo, él teme que entre más larga sea la estadía de los cubanos en América Central, existe más oportunidad que los viajeros puedan ser infectados por el virus Zika.

El Zika es una enfermedad transmitida por picaduras de mosquitos, y ha sido vinculada con el nacimiento de más de 3,000 bebés con microcefalia en Brasil. Los nacidos con hidrocefalia presentan cabezas y cerebros subdesarrollados. El Zika se ha propagado a través de varios países de Sur América y América Central, incluyendo Colombia, Panamá, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y México – todos países en la ruta de los cubanos que se dirigen hacia Estados Unidos.

“Se está creando un verdadero problema humanitario”, dijo Alzugaray. “El virus (Zika) penetra la placenta y ataca directamente al feto”.

Aunque las mujeres embarazadas tienen prioridad para abordar los aviones que sobrevolarían los países con brotes de Zika, una estadía alargada en Centro América aumentaría las posibilidades que sus bebés sean infectados por el virus, sobre todo en el caso de que tengan que continuar su viaje por tierra.

De acuerdo a las observaciones, conocimiento y optimismo de Alzugaray, todos los cubanos varados en Centro América podrían pronto estarle ofreciendo una cordial despedida a Costa Rica, el país que se torció en ángulos inimaginables para ayudarlos. Alzugaray está seguro que cuando los cubanos por fin lleguen y residan en su destino final, recordarán a Costa Rica y a su gente con cariño y admiración. Miles de refugiados procedentes de un país que nunca les brindó ni una pizca de libertad para cumplir sus sueños, encontraron a otro país más que dispuesto para ayudarles a cumplir sus sueños de libertad y prosperidad.

El Miami Medical Team continuará prestando sus servicios humanitarios gratuitos hasta el final de la travesía de los refugiados cubanos. Alzugaray, el equipo de médicos profesionales, sus agentes de logística y los voluntarios, estarán siempre dispuestos a prestarle la mano a quienes lo necesiten. Aunque fueron altas y fuertes las barreras que detuvieron el avance de la oleada de soñadores cubanos, los esfuerzos de las fundaciones humanitarias tales como el Miami Medical Team muestran nuevamente que ni ideologías, ni políticas tienen el poder para detener la fortaleza del amor humanitario.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios