Sur de la Florida

Con Bush fuera, republicanos de Miami cierran filas con Marco Rubio

Líderes republicanos del sur de la Florida dieron su apoyo el lunes al senador federal cubanoamericano Marco Rubio, uno de los principales candidatos a la presidencia de Estados Unidos.

“Gracias Marco por aceptar el desafío”, dijo la congresista Ileana Ros-Lehtinen. “Tu vas a traer nuevos votantes, vas a traer nuevas voces a nuestro Partido Republicano, tu puedes unir a demócratas e independientes y por eso mi voto de ausente, mi voz y todo mi apoyo irá a Marco Rubio para presidente”.

Ros-Lehtinen fue una de los tres congresistas republicanos de Miami que apoyaban al ex gobernador de la Florida y también candidato presidencial Jeb Bush, que suspendió su campaña el sábado luego de quedar en cuarto lugar en la primaria de Carolina del Sur. En ese proceso electoral, Rubio quedó segundo detrás del magnate Donald Trump.

Los también congresistas republicanos Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo otorgaron igualmente su respaldo a Rubio. Ninguno hizo referencia alguna a Ted Cruz, el senador cubanoamericano de Texas que quedó en tercer lugar en la primaria de Carolina del Sur.


El evento en Coral Gables marcó el cierre de filas de los líderes republicanos del sur de la Florida detrás de Rubio, que nació y creció en Miami, e hizo su carrera política desde esta ciudad.

Otros dos participantes en la conferencia de prensa fueron el ex congresista Lincoln Díaz-Balart, hermano de Mario, y el vicegobernador de la Florida, Carlos López-Cantera. Díaz-Balart también había apoyado previamente a Bush, pero López-Cantera desde un principio estuvo con Rubio, quien ha sido su amigo por dos décadas.

La conferencia de prensa comenzó cuando Ros-Lehtinen mostró la boleta de voto ausente que había recibido por correo e instaba a todos a votar por Rubio. Recordó que conoció a Rubio muy joven.

“Marco Rubio fue uno de los primeros pasantes en mi oficina en Miami”, dijo Ros-Lehtinen. “Marco iba conmigo a muchos eventos y tenía cualidades de liderazgo desde entonces”.

Luego le siguió Mario Díaz-Balart.

“El que tiene la habilidad para unir, primero al Partido Republicano, y luego a este gran país, es Marco Rubio,” dijo Díaz-Balart.

Como Ros-Lehtinen, que citó los logros de Rubio como senador, tales como una ley que acarreó sanciones contra miembros del gobierno izquierdista venezolano, Díaz-Balart también señaló que había sido crucial su liderazgo para evitar que compañías de seguros se aprovecharan de la ley de salud conocida como Obamacare.

A continuación habló el congresista Curbelo.

“El Partido Republicano y el pueblo estadounidense se merecen un candidato a presidente que respete al pueblo americano, que respete la Constitución de este gran país y que pueda atraer nuevos votantes a participar en nuestras elecciones”, dijo Curbelo. “Marco Rubio es ese candidato”.

La decisión de Curbelo de apoyar a Rubio fue criticada por ex congresista Joe García, que de nuevo se ha lanzado como candidato al Congreso.

“El congresista Curbelo continua aliándose al ala más conservadora del Partido Republicano al dar su apoyo al senador Marco Rubio, quien está tan desconectado con el sur de la Florida que niega la ciencia sobre el cambio climático, promete retroceder la igualdad en el matrimonio y ha dicho a los floridanos que en su primer día como presidente cancelaría la Acción Diferida para Llegadas en la Infancia —deportando a decenas de miles de hijos e hijas que crecieron en el sur de la Florida”, dijo García en un comunicado.


García perdió su escaño ante Curbelo en la elección de 2014.

López-Cantera, el vicegobernador, dijo que aunque no había apoyado a Jeb Bush, lo admiraba y respetaba.

“Pero hoy estoy orgulloso de estar junto a estos líderes para apoyar al próximo presidente de Estados Unidos, Marco Rubio”, dijo López-Cantera, que desde un principio apoyó a Rubio.

Por su parte, Lincoln Díaz-Balart, que fungió como representante en el Congreso hasta el 2011, dijo que si Rubio llegara a ser presidente, este cambiaría de inmediato la política estadounidense de deshielo hacia Cuba instituida por el presidente Barack Obama.

“Una presidencia de Marco Rubio va a significar desde el primer día el fin del colaboracionismo con la tiranía de los Castros, de ayudar a la tiranía en vez de ayudar a la oposición”, dijo Lincoln Díaz-Balart. “Desde el primer día, Estados Unidos va a estar ayudando a la oposición cubana y buscando formas para liberar a Cuba, de una vez por todas”.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios