Sur de la Florida

Hombre que provocó accidente en el Turnpike habló de suicidarse

Tzvi Ference. Cortesía CBS4
Tzvi Ference. Cortesía CBS4

Tres días antes de que Tzvi Ference estrellara su automóvil contra una rastra de 18 ruedas en el Turnpike de la Florida, le comunicó su dolor en Facebook a su familia, amigos y cualquier otra persona que pudiera escucharlo. Les dijo que trataría de suicidarse en un choque de frente en la autopista I-95, pero a última hora se arrepintió de hacerlo.

“Quince minutos después que empecé a manejar, llegué casi al turnpike. Comencé a decir el Sh’ma Yisrael [una oración hebrea]. Primero despacio y luego más rápido una y otra vez. Me emocioné tanto que empecé a llorar. Llorando histéricamente le pedí a Hashem [Dios] que me ayudara. Que me ayudara con mi dolor. Lloraba tanto y eran tantas las lágrimas que me detuve a la entrada del turnpike y lloré sin parar durante más de 10 minutos”.

A alrededor de las 11:40 p.m. del domingo, Ference cumplió su trágico plan: condujo su Hyundai Accent del 2009 en sentido contrario: en dirección sur por las sendas en dirección norte del Turnpike, hasta que chocó con una rastra de 18 ruedas a la salida de Griffin Road en el Condado Broward.

El chofer de la rastra trató de dar un giro para evitar el choque y perdió el control del vehículo, que quedó atravesado en medio de la autopista. El automóvil de Ference se volcó y terminó bocarriba.

Ference, de 26 años, pereció de inmediato por el brutal impacto. No tenía puesto el cinturón de seguridad y llevaba las luces apagadas.

Las dos personas que iban en la rastra, el conductor y una mujer que dormía en la cabina, salieron ilesos del aparatoso accidente. El chofer, Yadian Palomino Leyva, llevaba puesto el cinturón de seguridad, pero la mujer, Leany Cervantes Rodríguez, no.

Según una publicación en diciembre en el blog de Ference, un lúgubre y honesto relato de su intensa batalla con una depresión severa, en ese momento ya había tratado de matarse siete veces. Un intento previo también contemplaba una rastra de 18 ruedas.

Ference escribió francamente sobre sus encontronazos con la muerte. Hace 10 años se paró en medio del tráfico en una calle muy concurrida, listo para lanzarse contra un auto.

Pero el corazón me habló: ‘No Tzvi, un carro pequeño no lo hará. Sólo una rastra puede matarte’.

Esperé. Pasaron algunos carros. Por fin una rastra de 18 ruedas se acercó. Me incliné hacia ella, listo para saltar, preparado para morir.

Pero el corazón me habló de nuevo: ‘No Tzvi, no dejes que un camión te mate o te deje paralítico. Házlo con tus propias manos. Muere con un poco de dignidad’.

La publicación en Facebook de Ference sobre su intento de suicidio mencionó su plan para “matarse de una vez y por todas” y que estaba “más determinado que nunca en mi vida a cometer suicidio”.

Terminó su publicación en Facebook, una de las muchas sobre su batalla pública con una enfermedad mental, agradeciendo el poder de la oración.

Ference era un hombre profundamente religioso, dijo su rabino, Marc Philippe, del Templo Emanu-El en Miami Beach, donde Ference vivía.

Sin embargo, Ference también estaba profundamente perturbado. El sábado, escribió en Facebook sobre un incidente en el templo en el que guardias de seguridad lo alejaron de las oraciones.

“Traté de comunicarme con el rabino y con otros miembros porque me sentía muy solo y deprimido. Pero no me devolvieron las llamadas, sino que fui ignorado y se sintieron amenazados por mí cuando lo único que yo buscaba era que me ayudaran”, escribió en Facebook.

A Ference se le prohibió entrar en el templo durante dos meses debido a “comentarios que hostigaban” que Philippe no quiso describir. Philippe dijo que Ference llamó y envió mensajes de texto de una forma que hizo sentirse incómoda a las muchachas que acuden al lugar.

“Es un problema serio: todo el mundo en la comunidad tiene que estar al tanto de cualquier enfermedad mental”, dijo Philippe. “A un paciente de cáncer no se le dice que tiene que mejorar de la noche a la mañana”.

Hace cuatro años, la Universidad de Miami (UM) dio a conocer una “alerta de seguridad”, donde se le advertía a los estudiantes sobre Ference, que entonces tenía 22 años, “quien en repetidas ocasiones ha acosado a estudiantes y autoridades de la universidad”.

La pérdida de Ference se sentirá mucho en la comunidad, sobre todo para los que trataron de ayudarlo, señaló Phillipe.

“No es sólo una pérdida”, dijo el rabino, “sino una verdadera catástrofe”.

En sus propias palabras, Ference escribió: “Tengo depresión pero no es algo que me defina”.

Ference quería terminar la universidad y hacerse maestro de Matemáticas. Le gustaba leer novelas de espionaje y pasar un rato con amigos en la playa. De igual modo, encontraba placer en practicar kayak, montar bicicleta, nadar, caminar, escribir y ver y jugar béisbol. Le tenía gran temor a las alturas.

“Hay una luz al final del túnel. Hay una forma de que uno pueda separarse de la depresión. Una forma de vivir una vida mejor, más feliz y más exitosa”. escribió. “Uno se da cuenta de que puede alcanzar esa luz y vivir en la felicidad en vez de vivir en la oscuridad de la depresión.

Ference disfrutaba pasar tiempo con su familia, sobre todo siendo el mayor de los seis hijos. Ansiaba tener una relación romántica e hijos.

Su madre, Tamar Ference, es doctora de Psiquiatría en la Facultad de Medicina Miller de la UM, y su batalla contra el cáncer salió en un reportaje em el Miami Herald hace cuatro años.

En noviembre de 2014, Tzvi Ference escribió un artículo para el Herald titulado: “Choferes irresponsables provocan el caos”.

Mi madre me dice siempre lo aterrorizada que está de conducir por las autopistas y carreteras de Miami con todos esos choferes inconscientes que manejan a alta velocidad y zigzaguean entre carros sin importarles la seguridad de los demás.

Pero ya basta. ¿Cuántas personas más tienen que morir o quedar incapacitadas para toda la vida para que se haga algo sobre este problema?

Algo tiene que hacerse antes de que la vida de otra persona quede trágicamente truncada por un conductor irresponsable.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios