Sur de la Florida

Nueva campaña por la marihuana medicinal en Florida

La nueva campaña para promover el uso medicinal de la marihuana en Florida comenzó este año con una propuesta que busca evitar que delincuentes se aprovechen de esta iniciativa y que deja al control de los padres el uso entre menores, además de establecer un marco legal “más claro” para los médicos.

“La nueva petición simplemente proporciona aclaraciones sobre las cuestiones clave que se convirtieron en puntos de fricción en 2014”, aseguró este martes Ben Pollara, director de la campaña United for Care.

Este grupo, que impulsó la enmienda el año pasado, realizó varias modificaciones a su propuesta inicial con las que busca estamparla de nuevo en papeleta electoral, pero esta vez para las elecciones presidenciales de 2016.

“Aunque nada en la enmienda de 2014 inmunizaba a médicos por negligencia en la recomendación de la marihuana medicinal, la nueva enmienda establece más específicamente que la negligencia y las malas prácticas no están sujetas a la inmunidad ante la ley”, explicó el abogado John Morgan, presidente de la campaña a favor de la medida y el mayor donante.

En noviembre pasado casi el 58 % de los votantes aprobaron el uso medicinal de la marihuana en Florida en las elecciones legislativas, en un referendo que necesitaba sin embargo superar el 60 %.

“En esta ocasión, tenemos el beneficio de 3.3 millones de votantes que ya han intervenido con su apoyo a la marihuana medicinal, más tiempo para recolectar las peticiones, y más tiempo para educar al público sobre lo que la enmienda realmente dice y hace”, precisó Morgan.

Esa cifra “es una prueba clara de que el pueblo de Florida quiere una ley de marihuana medicinal”, aseveró por su parte Pollara, quien ya presentó la nueva propuesta ante el Gobierno de Florida.

Según sus directrices, el Departamento de Salud tendrá que establecer los requisitos y normas para aquellas personas que quieran hacerse cargo del cuidado de pacientes que califican para ser tratados con marihuana medicinal, eso incluye la verificación de antecedentes criminales.

Pollara dijo que “la nueva petición aborda de manera más explícita cuestiones fundamentales planteadas por la oposición”, y una de ellas es, por ejemplo, el control de los padres, que además también deberá ser constatado por el Departamento de Salud.

No obstante, el activista indicó que la misión de la nueva enmienda sobre marihuana terapéutica sigue siendo la misma: “proporcionar acceso a las personas con enfermedades debilitantes que desesperadamente la necesitan”.

Pollara insistió que la medida aclara “explícitamente” que el uso “debe ser” para pacientes con “condiciones debilitantes” y “excluye condiciones no debilitantes”, con lo que buscan contrarrestar las críticas, especialmente de la fiscal general de Florida, Pam Bondi, y la Asociación de Jefes de Policía de Florida (FPCA).

En Florida, muchos de los cuestionamientos que recibió la iniciativa pasada tuvieron que ver con el lenguaje que utilizó, que, según sus detractores, podría generar un uso descontrolado entre pacientes y el abuso de personas no enfermas.

La nueva iniciativa, que apenas comienza, cuenta ya con el apoyo del exvicegobernador republicano Jeff Kottkamp (2007-2011), quien ya ha mencionado que el legislativo estatal puede patrocinar un proyecto en ese sentido.

“Creo que hemos visto que, como mínimo, el 57 por ciento de los residentes de la Florida aprueban la marihuana medicinal. Tenemos una oportunidad única para dar forma a una política pública con nuestra legislación, y para arreglar algunos de los problemas técnicos inherentes a (la enmienda) y traer algo muy compasivo a la mesa”, aseguró Kottkamp al Sunshine State News.

Por ahora, la campaña inició de nuevo con la meta de recolectar unas 100,000 firmas antes de marzo, cuando comienzan las sesiones legislativas en Florida.

En Estados Unidos 23 estados y el Distrito de Columbia permiten el uso médico de la droga, mientras que en Washington y Colorado fue aprobado su uso recreativo en 2012.

En noviembre pasado los estados de Oregón y Alaska y el Distrito de Columbia también aprobaron en sendos referendos la legalización de la marihuana con fines recreativos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios