Sur de la Florida

Alcalde de Hialeah no negociará con Comisión de Ética

El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, habla a los medios de prensa en el ayuntamiento de la ciudad en abril del 2014.
El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, habla a los medios de prensa en el ayuntamiento de la ciudad en abril del 2014. el Nuevo Herald

El alcalde de Hialeah Carlos Hernández dijo el jueves que no negociará con la Comisión de Ética del Condado Miami Dade, que el miércoles le presentó dos cargos por mentir en inglés y español sobre sus negocios con el joyero Luis Felipe Pérez “Felipito”.

“Yo no pienso negociar con ellos de ninguna forma, mi posición siempre ha sido la misma”, dijo Hernández a el Nuevo Herald. “Repito que la Comisión de Ética es una organización política, no es la policía ni la fiscalía”.

Hernández también puso en duda la efectividad de la Comisión.

“Más importante es preguntar qué es lo que están recibiendo los ciudadanos por ese presupuesto de dos millones que invertimos en la comisión”, opinó el funcionario público. “Creo que tenemos que mirar y usar esos fondos para aumentar la unidad del FBI de anticorrupción, para tener más recursos y usarlos para combatir las cosas de verdad, serias, que pueden ocurrir en esta comunidad”.

La Comisión fue establecida por los votantes en 1996 tras una racha de corrupción en el Condado.

El miércoles, tres miembros de esa entidad decidieron de manera unánime presentar los cargos contra el alcalde por violación a la Carta de Derechos de los Ciudadanos al “conscientemente dar información falsa sobre un asunto público” durante una conferencia de prensa el 13 de octubre del 2011. En ese entonces Hernández aseguró a los medios que nunca recibió pagos por intereses de los prestamos que le hizo a Pérez.

El alcalde habría cambiado esa versión en abril, cuando testificó en un juicio federal contra el ex alcalde de Hialeah Julio Robaina y su esposa Raiza por presunta evasión de impuestos. Durante la audiencia Hernández declaró bajo juramento haber recibido pagos de 3 por ciento mensual, o un 36 por ciento anual, por parte de Pérez, quien cumplió cinco años de prisión por una estafa piramidal de $40 millones. Los Robaina fueron absueltos de todos los cargos.

Las leyes de la Florida estipulan que cualquier tasa de interés que supere el 25 por ciento anual es considerada como usura, lo cual es un delito.

Hernández, un antiguo agente de policía que se encuentra en su segundo término en la alcaldía, enfrenta multas de hasta $1,500 por los dos cargos. De no llegar a un acuerdo con la Comisión de Ética, el alcalde tendría que presentarse a una audiencia pública en fecha aún por definir.

Pero no está claro si el alcalde cumpliría con el castigo que se le pudiera aplicar.

“Tendríamos que ver cuando lleguemos a ese momento como ellos colectan y como funcionará eso”, dijo Hernández el jueves. “Lo que sí repito es que yo no voy a ser parte de ese circo político”.

Esta es la primera vez que la Comisión de Ética persigue un caso bajo la Carta de Derechos de los Ciudadanos. En el 2012 los votantes otorgaron a la comisión más poder para hacer cumplir la ordenanza de la Carta de Derechos e imponer penalidades.

El alcalde de la Ciudad que Progresa ha mantenido la posición de que sus negocios con Pérez nunca fueron un préstamo sino una inversión.

“Yo estoy muy claro en lo que siempre he dicho”, finalizó.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios