Sur de la Florida

El tráfico en Miami es atroz; el séptimo peor de Estados Unidos

Un fuerte congestionamiento de tránsito en dirección este por la autopista 836, a la altura de la 57 Avenida del Noroeste, el 25 de agosto del 2015.
Un fuerte congestionamiento de tránsito en dirección este por la autopista 836, a la altura de la 57 Avenida del Noroeste, el 25 de agosto del 2015. cmguerrero@miamiherald.com

No es su imaginación: los enormes embotellamientos de tráfico a la hora pico en la autopista I-95 o en la carretera estatal 836 son realmente terribles y si usted viviera en Orlando, Tampa o incluso Atlanta probablemente llegaría a la casa mucho antes. Por otra parte, hay que decir que Honolulu es peor, al igual que lo son Seattle y San José. Y ni hablemos de Bucarest o Estambul.

De modo que sus paranoicas sospechas sobre la pesadilla que es conducir en el tráfico del sur de la Florida se han confirmado científicamente. La compañía holandesa de navegación y cartografía TomTom, en su reporte anual compilado mediante 14 billones de informes de localizadores electrónicos (GPS), declaró a Miami la séptima ciudad más congestionada de Estados Unidos.


Y estamos empeorando. La congestión de Miami ha aumentado todos los años desde que en el 2008 se publicó el primer estudio de TomTom.

“Aunque el tráfico en San Francisco ha empeorado más”, dijo a modo de consuelo Nick Cohn, experto en tráfico de TomTom. “Y en San Jose, también. Así que la situación es más mala —y todavía mucho más si se piensa en ciudades como Ciudad de México, que tiene dos veces el tráfico— que en Miami a la hora pico. Todo el mundo cree que el tráfico en la ciudad donde vive es peor, pero eso no es siempre cierto. A menos que viva en la capital de México”.

TomTom estudió datos de tráfico de 295 ciudades de todo el mundo y a cada una le asignó una calificación de congestión que compara el tiempo de una hora cuando no hay tráfico —digamos, a las 3 a.m.— con el resto del día. La calificación de Miami de 28 quiere decir que hace falta, como promedio, 28 por ciento más para transitar por nuestras autopistas, calles y carreteras cuando hay vehículos que si estuvieran vacías.


Ello podría parecer que no es muy malo, pero el número aumenta a más de 40 durante la hora pico de por la mañana y a más de 60 por la tarde cuando el tráfico empeora.

Interesantemente las carreteras de Miami no son tan malas como se podría pensar, ya que la calificación es solamente de 16. Pero en vías de superficie regular, aumenta a 36. Eso significa que nuestro tráfico le cuesta a los conductores 125 horas anuales.

Y si usted estuvo conduciendo alrededor del 3 de diciembre del año pasado, tuvo suerte de que la cabeza no le explotara. Fue el día más congestionado del año. ¿Por qué? Quizás porque se celebraba la Semana de Arte de Miami.


De cualquier modo, hay algunas buenas noticias en el reporte realizado por TomTom. Una de ellas es que existen formas de ganarle, o al menos escapar un poco, del tráfico de Miami. Cambiar sus horas para ir y regresar del trabajo o variar su ruta aunque sea ligeramente, puede convertirse en una gran diferencia, dijo Cohn.

“Miami tiene algunas partes donde el tráfico siempre está malo a la misma hora”, dijo el experto. “Sin embargo, algunas arterias no están llenas todo el tiempo. Lo que quiere decir que son las mismas personas que usan la misma ruta a la misma hora y se quedan atrapadas en los embotellamientos. Otra buena noticia es que no vivimos en Washington, D.C. La ciudad terminó en el puesto número 8 en el estudio de TomTom, detrás de nosotros, y una historia publicada en el periódico Washington Post se quejaba: “Quedar en el octavo lugar no es verdaderamente una noticia que celebrar”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios