Sur de la Florida

Escuelas de Hialeah y Miami entre las más equitativas del país

El superintendente Alberto Carvalho habla con estudiantes de la escuela primaria Twin Lakes Elementary de Hialeah, una de las escuelas que se destacó en el Índice de Igualdad Escolar por el buen desempeño de los estudiantes de bajos recursos.
El superintendente Alberto Carvalho habla con estudiantes de la escuela primaria Twin Lakes Elementary de Hialeah, una de las escuelas que se destacó en el Índice de Igualdad Escolar por el buen desempeño de los estudiantes de bajos recursos. Miami Herald

Desafortunadamente, es un hecho en el mundo de la educación que los estudiantes de bajos ingresos tienden a tener peores resultados en la escuela que sus coetáneos más adinerados.

Líderes de la educación llaman a este fenómeno “brecha de rendimiento”. A pesar de habérsele prestado considerable atención, la brecha se mantiene tercamente en todo el país.

Pero no en Hialeah. A pesar de que el 83 por ciento de los estudiantes provienen de familias de bajos ingresos, Hialeah cuenta con las menores brechas de rendimiento de la nación, según el Índice de Igualdad en la Educación (Education Equality Index) inaugural. El Gran Miami también obtuvo buenos resultados, con la tercera brecha más pequeña del país de entre las 100 grandes ciudades en 35 estados que fueron analizadas.

“Nuestros muchachos — sin importar la situación financiera de sus familias — están al mismo nivel competitivo de otros muchachos con mucho más dinero y muchas más oportunidades”, dijo el alcalde de Carlos Hernández.

Funcionarios de la Ciudad y de educación citaron los resultados para destacar todo tipo de cosas, desde las contribuciones de los inmigrantes al éxito de las escuelas chárter, pero los panegíricos tienen algunas salvedades. Un experto cuestionó el extraordinario salto de los resultados académicos en algunas escuelas destacadas en el informe. Y las agencias sin ánimo de lucro que dieron a conocer el índice, que se publica por primera vez este año, tuvieron que retractarse de una parte de los rankings que comparaban los estados entre sí.

No obstante, el superintendente escolar Alberto Carvalho dijo que es “un logro indudable” que dos de las 10 ciudades principales en Estados Unidos que han reducido la brecha de rendimiento estén en el condado Miami-Dade.

“Está claro que los muchachos en Miami-Dade están teniendo resultados”, dijo. “La educación en nuestra comunidad carece de paralelo”.

El índice fue compilado por las agencias sin ánimo de lucro Education Cities y GreatSchools, y financiado por la Fundación Michael & Susan Dell. Los rankings fueron determinados midiendo cuántos estudiantes de bajos ingresos en una ciudad particular obtuvieron resultados de “competente” en los exámenes estatales. Luego se comparó su rendimiento con el de todos los estudiantes en el estado que tomaran los mismos exámenes.

En una conferencia de prensa celebrada el jueves, funcionarios de educación y de la Ciudad dijeron que los logros de Hialeah y Miami contrastan drásticamente con la retórica de la campaña presidencial con respecto a los inmigrantes.

“Esto es importante, porque nuestras ciudades son ciudades de inmigrantes”, dijo el alcalde de Miami Tomás Regalado. “Esto tiene que ser un mensaje para aquellos que aspiran a ser líderes nacionales: que los inmigrantes tienen la visión, el deseo y la voluntad de conseguir el Sueño Americano”.

En Miami-Dade, 20 escuelas fueron reconocidas por el Índice de Igualdad en la Educación por tener una brecha de rendimiento particularmente baja o hasta inexistente. Muchas fueron escuelas chárter, las cuales reciben fondos públicos pero son administradas por compañías privadas.

Entre ellas estaban un grupo de escuelas bajo el nombre y la administración de Mater Academy. Judith Marty es la directora de Mater Academy Middle, Mater Academy High y Mater Performing Arts & Entertainment.

Marty dijo que sus escuelas se destacan debido a una “cultura de altas expectativas con respecto a todos”, así como estrategias de apoyo tales como tutoría tanto para los estudiantes sobresalientes como para los de malas notas.

“Yo creo que todo el mundo puede aprender, pero no todo el mundo puede aprender con el mismo paso”, dijo Marty.

Algunas escuelas que salieron destacadas obtuvieron mejoras de dobles dígitos entre sus estudiantes de menor rendimiento académico.

En Pinecrest Academy North, también una escuela chárter, el porcentaje de estudiantes con desventajas económicas que sacaron notas “satisfactorias” subió en 38 puntos en matemática y 21 puntos en lectura en el curso de cuatro años.

Durante ese mismo período, Miami-Dade presentó como distrito mejoras de nueve puntos en matemática y cinco en lectura. El estado mejoró seis puntos en matemática y tres en lectura.

Walter Haney, profesor emérito de Boston College, dijo que aumentos extremos en los resultados de los exámenes ponen a prueba toda credibilidad. Haney, experto en exámenes que ha estudiado el sistema de evaluaciones de la Florida, dijo que aumentos de 10 puntos son algo más típico. Cambios drásticos podrían ser el resultado de matricular menos estudiantes pobres o pertenecientes a minorías, afirmó.

“Yo me sentiría muy escéptico”, dijo Haney.

Los datos estatales no muestran grandes variaciones en los patrones de matrícula en Pinecrest. Victoria Larrauri, directora de Pinecrest, atribuyó sus éxitos al método de la escuela de enfocarse en dar tutoría a los estudiantes con problemas académicos en grupos pequeños.

“Creemos que lo que realmente nos está funcionando son las clases en grupos pequeños desde el kindergarten hasta el sexto grado”, dijo Larrauri. “Nosotros no nos centramos en los exámenes”.

Ethan Gray, fundador y presidente ejecutivo de Education Cities, dijo que las clasificaciones brindan un punto inicial desde donde cuestionarse lo que está pasando en las escuelas individuales, y cómo reproducir el éxito.

“Hay muchas historias que contar. El Índice de Igualdad en la Educación apenas está rozando la superficie”, dijo. “En lo que se refiere a las escuelas individuales y por qué tienen éxito o no, esa no es una pregunta que pudimos contestar”.

Education Cities y GreatSchools tuvieron que retractarse de sus clasificaciones para los estados tras descubrir que su metodología estaba favoreciendo los estados con altos niveles de pobreza. No obstante, la organización mantiene la validez de sus raninas de ciudades, ya que estos se basan en comparaciones dentro del estado de cada ciudad.

“Es un tipo de medición completamente diferente”, dijo Gray. “Tan pronto como nos dimos cuenta del error en las clasificaciones de los estados tomamos medidas para corregir el problema”.

Siga a Christina Veiga en Twitter: @cveiga

  Comentarios