Sur de la Florida

La apuesta de FIU por Miss Universo tiene un precio alto

Pete Garcia, director de Atletismo de FIU, al centro, junto a Donald Trump y figuras públicas de Doral en octubre.
Pete Garcia, director de Atletismo de FIU, al centro, junto a Donald Trump y figuras públicas de Doral en octubre. el Nuevo Herald

La Universidad International de la Florida (FIU) estará en el escenario central el domingo próximo cuando albergue el concurso Miss Universo, un evento que se transmitirá a una audiencia mundial.

Los administradores de la casa docente apuestan a la exposición para elevar el perfil de la a veces subestimada universidad. Pero los registros y correos electrónicos de FIU muestran que la oportunidad de disfrutar del esplendor de la gala del 25 de enero del multimillonario Donald Trump viene con algunos costos inesperados.

FIU, que anunció el acuerdo antes de firmar un contrato formal, gastará un estimado de $544,073 para albergar el concurso –un precio que se infló en unos $400,000 en arreglos al techo de la arena para acomodar cámaras y luces.

Resulta que a algunos estudiantes y a la facultad no les gusta la imagen que envía el concurso, lo que deja a los dirigentes de la FIU enfrentándose tanto a los costos en aumento como a la disidencia interna. Un frustrada profesora escribió al presidente de la universidad, alertándolo sobre los peligros de la “cosificación de la mujer”.

Y una propuesta puede echar leña a ese fuego. Para compensar por los gastos inesperados de albergar a 88 reinas internacionales de belleza, los administradores atléticos tranquilamente propusieron usar los fondos de otro grupo de mujeres – las atletas estudiantes de FIU.

Un memorando del 4 de noviembre sobre los costos del concurso destaca que el edificio de los vestidores femeninos de softbol y golf se verían “probablemente afectados” debido a Mis Universo – una acción potencialmente sensible que FIU inicialmente descartó en una serie de solicitudes de registros públicos del Miami Herald durante los dos últimos meses. Hace menos de un año, el entonces entrenador de softbol Jake Schumann elogió la instalación planeada como “una joya en el reclutamiento para atraer grandes talentos al Sur de la Florida.

El memorando se adjuntó a un correo electrónico enviado por el director de Instalaciones y Operaciones Atléticas, Justin Van Nice. Entre los receptores estaba el director de la Asociación Atlética de la Tercera Edad, Heath Glick.

En una declaración escrita, Pete García, director de atletismo y entretenimiento de FIU, desestimó el memorando como incorrecto. “Esperamos que el proyecto comience esta primavera”, escribió.

En una entrevista anterior –antes de que FIU diera a conocer una versión no redactada del desglose de costos, titulada La lista de puntos por pérdida de uso debido al evento Miss Universo– García insistió en que ningún proyecto debería sufrir por los gastos del concurso. “Absolutamente no”, dijo.

Pero aparte de la cancelación potencial de los proyectos atléticos, registros suministrados por FIU discuten sólo vagamente los planes sobre cómo pagar por el concurso. En una serie de entrevistas, los administradores dijeron que la mayoría del costo vendría de los programas atléticos –incluyendo los dólares del departamento de venta de entradas y los recaudados con fondos privados.

Los administradores de FIU insisten en que el concurso devolverá mucho – y no sólo debido a la exposición a los medios de comunicación mundiales. Ellos creen que la arena de la FIU se hará más competitiva para albergar conciertos y otros eventos de alto perfil.

“Vamos a recuperar nuestro dinero y ganar algo”, dijo García.

Cientos de páginas de los registros de FIU y correos electrónicos suministran una imagen diferente. En primer lugar, los registros muestran que algunos detalles financieros clave se eliminaron sólo después de que FIU anunció que albergaría el concurso.

El 1 de octubre, el día antes de que García se uniera a Trump en una conferencia de prensa, la abogada general de FIU, M. Kristina Raattama, escribió en un correo electrónico que “Pete trabaja en un acuerdo para traer Miss Universo a FIU”. Y continuó: “Pete tomó la decisión de que está bien seguir adelante con los anuncios sin firmar un acuerdo que está obviamente bien y su llamado – sólo quiere asegurar que todos están en la misma página [con respecto] a los cambios en las instalaciones”.

El mayor de esos cambios involucra el fortalecimiento del techo de la arena para aguantar el peso de las luces y cámaras de televisión.

García defendió en una entrevista las acciones de la casa docente, al decir que “una vez que se haga el anuncio, ya tenemos un acuerdo verbal en los puntos importantes”.

Pero numerosos registros sugieren que las mejorías al techo terminarían costando $400,000 – casi seis veces más que el estimado original de $70,000.

En un correo electrónico del 2 de octubre, Kenneth Jessell, jefe financiero de FIU, escribió que García le dijo tanto a él, como al presidente de FIU, Mark Rosenberg, “que el estimado estaba alrededor de $70,000”.

Jessel sugirió que la promesa de FIU era que sólo se harían “esfuerzos razonables” para mejorar el techo. Si eso no fuera suficiente, Trump tendría que encontrar un Plan B, como usar el equipo del piso en la arena.

“Desde mi punto de vista, no podemos comprometernos a suministrar las reparaciones estructurales necesarias para apoyar al equipo, pues no tenemos idea del costo”, escribió Jessell.

Pero los representantes de Miss Universo objetaron enérgicamente, al escribir en un correo electrónico del 17 de octubre que un Plan B “simplemente no es una opción para nosotros”. La solicitud de Jessell de limitar los gastos se dejó fuera del contrato final.

En una entrevista, García negó saber sobre algún estimado de $70,000, al decir que quizás Jessel se refería a sólo una parte del Proyecto del techo, no al total.

García y los administradores de FIU también minimizaron los $400,000 en mejorías del techo, al decir que el concurso simplemente aceleraba el trabajo que ellos ya planeaban. En años recientes, FIU gastó casi $10 millones en la arena – al agregar palcos, una pantalla de anotación con videos, vestidores y una “entrada principal pintoresca”.

Incluso sin Miss Universo, FIU habría mejorado el techo dentro de los próximos meses, dijo García.

FIU suministró registros adicionales que muestran que mejorías similares del techo se habían discutido anteriormente. Pero en cientos de páginas de correos electrónicos internos, ninguno menciona que el proyecto del techo se haya aprobado antes de que llegara Miss Universo.

Al mismo tiempo que la FIU luchaba con los costos, Rosenberg tuvo su propia tarea difícil: calmar la reacción negativa sobre el inminente concurso.

Los profesores se quejaron por una variedad de razones: no se les notificó con antelación; algunos pensaron que un concurso era inapropiado para una institución académica seria; otros estaban profundamente molestos por el concurso de belleza y punto.

La profesora de FIU Susanne Zwingel, una experta en temas de derechos de la mujer e igualdad de género, escribió una carta de cuatro páginas a Rosenberg expresando su decepción.

“Sr. presidente, la cosificación de la mujer es una parte peligrosa de la corriente principal de la sociedad estadounidense”, escribió, alegando que FIU “tiene un deber de hacer frente al status quo, pero en su lugar lo perpetuaba”.

“Una universidad también tiene una responsabilidad hacia los jóvenes varones”, escribió Zwingel. “Debe ayudarlos a desaprender los mensajes enviados por la sociedad como un todo –que ellas van a ser juzgadas por su apariencia y que está bien tratarlas como objetos para las fantasías de los hombres”.

Cuando la profesora auxiliar de leyes de FIU J. Janewa Osei-Tuto envió un correo electrónico a sus compañeros en la facultad sobre la discusión de Miss Universo en una reunión del senado de la facultad, escribió: “Aparte sobre las discusiones sobre el estacionamiento, ¡no he visto una reunión del senado tan acalorada?”

Para tranquilizar las preocupaciones, Rosenberg estuvo de acuerdo en distanciar a la FIU del concurso. La universidad ha optado por no llamarse a sí misma una patrocinadora de Miss Universo y sacar el logotipo de FIU del sitio web del concurso. FIU también sacó su logo de delantales usados en una competencia de cocina llamada Miss Universo/Especies Badia – incluso cuando el evento se celebró en el campus.

Para los administradores de FIU, el lado negativo de mencionar las preocupaciones de la facultad ha hecho perder algo del foco internacional que la casa docente esperaba asegurar.

En una reunión de octubre con el senado de la facultad, Rosenberg presentó el punto de que una “exposición mundial como ésta es difícil de obtener”, de acuerdo con un sumario por escrito de la reunión. Rosenberg destacó que la matrícula de estudiantes internacionales de FIU se ha mantenido constante en el nivel de no graduados y ha descendido entre los estudiantes graduados.

“El pensó que los que observaran el evento en el extranjero tendrían suficiente curiosidad para ir al sitio web de FIU para aprender más sobre la institución”, asegura el sumario.

Durante la transmisión por televisión, FIU recibirá también un grupo de “10 segundas menciones” salteadas durante el programa – un beneficio que sobrevivió al clamor de la facultad. Y más de 100 canales de medios de comunicación del mundo esperan estar en FIU.

Zwingel, la profesora de FIU, dijo “la posición de la facultad que he oído más frecuentemente es que “No todos los anuncios son buenos anuncios”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios